Pancreatitis crónica: causas, síntomas y tratamiento

Edith Sánchez·
14 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Elisa Martin Cano al
14 Julio, 2020
La pancreatitis crónica se puede prevenir con un estilo de vida saludable. En particular, se debe evitar el consumo del alcohol. ¿Cómo evitar complicaciones? En este espacio lo detallamos.
 

La pancreatitis crónica no es una urgencia médica, pero sí un estado delicado de salud que debe ser tratado. Aunque muy rara vez constituye una causa directa de muerte, sí puede originar otros problemas graves de salud y deteriorar la calidad de vida.

Esta enfermedad es más habitual en hombres que en mujeres y se presenta casi siempre en edades comprendidas entre los 30 y los 40 años. Su pronóstico es incierto, pero quienes la padecen tienen una esperanza de vida inferior al promedio habitual.

¿Qué es la pancreatitis crónica?

La pancreatitis crónica es una inflamación del páncreas que conduce a una pérdida de sus funciones. Esto se debe a que hay una destrucción progresiva e irreversible de sus células, las cuales son sustituidas por tejido fibroso, que es una especie de cicatrización.

En estas condiciones, el páncreas disminuye de tamaño y se atrofia. El proceso es de larga evolución y progresivo en el tiempo. Al final, se produce un daño permanente. Con frecuencia provoca mala digestión o diabetes.

 

El páncreas es un órgano situado detrás del estómago, que produce unas enzimas necesarias para digerir los alimentos. También segrega dos hormonas: la insulina y el glucagón.

Si se presenta la pancreatitis crónica, este órgano ya no producirá la cantidad correcta de enzimas. Esto hace que no se puedan digerir de forma adecuada las grasas y otras sustancias.

Aunque en términos generales se considera una condición irreversible, con el tratamiento adecuado se consigue detener el avance de la enfermedad. En algunos casos, incluso, hay una cierta recuperación en las lesiones.

¿Qué es la pancreatitis crónica?
La inflamación del páncreas puede derivar en una pérdida de sus funciones.

Causas de la enfermedad

En la mayoría de los casos, la pancreatitis crónica está causada por un consumo excesivo de alcohol, durante varios años. Esto hace que se presenten episodios agudos de la enfermedad y, con el tiempo, hace que se vuelva crónica.

 

Hay que anotar que también hay casos en los que pequeñas ingestas regulares de alcohol provocan pancreatitis crónica. De todas formas, el 80 % de los casos están asociados al consumo de esa sustancia.

Otras posibles causas de la pancreatitis crónica son las siguientes:

  • Causas tóxico-metabólicas. Algunos trastornos o enfermedades del metabolismo, como la hipercalcemia, o exceso de calcio en el organismo, causan pancreatitis. Lo mismo sucede con la insuficiencia renal crónica.
  • Genéticas. A veces se producen mutaciones en los genes que dan lugar a una modalidad de pancreatitis hereditaria.
  • Autoimunidad. Cuando el propio sistema inmunológico ataca al páncreas y provoca inflamación crónica.
  • Obstructivas. Cuando se obstruye el conducto de secreción que tiene el páncreas. Hay una relación entre los cálculos en la vesícula y la pancreatitis, pero no es claro por qué sucede esto.
  • Recidivante. Episodios repetidos de pancreatitis aguda causan su forma crónica.
  • Idiopática. Corresponde a los casos en los que no se puede identificar la causa, después de estudios detallados.
 

También te puede interesar: Pancreatitis: ¿cuál es la dieta más adecuada?

Síntomas

El síntoma típico de la pancreatitis crónica es el dolor. Este, por lo general, se localiza en el centro del abdomen y se irradia hacia ambos lados de la espalda, en lo que se conoce como «dolor en cinturón». Lo habitual es que aparezca después de comer o tras consumir alcohol.

Dicha molestia puede durar por horas o días, y a veces es quemante. Además, hay otros síntomas derivados de la pérdida de las funciones del páncreas. Esto lleva a que haya problemas digestivos y fallas en la regulación del azúcar.

Las alteraciones digestivas se manifiestan con «esteatorrea», es decir, heces con grasa, de color claro y con mal olor. También hay pérdida crónica de peso (incluso si la persona come en abundancia), diarrea, náuseas y vómitos.

La regulación inadecuada del azúcar en la sangre, como consecuencia de la pancreatitis crónica, lleva a desarrollar diabetes mellitus. Por lo general, esta se presenta en los casos más avanzados y en pacientes que ya tienen esteatorrea.

 
Mujer con dolor abdominal
El síntoma habitual de la pancreatitis crónica es el dolor abdominal. En ocasiones, se irradia hacia los costados.

No te pierdas: 6 síntomas de un problema en el páncreas

Tratamiento de la pancreatitis crónica

La medida más importante para tratar la pancreatitis crónica es una dieta adecuada. Esta debe ser muy baja en grasas y abundante en fuentes de vitaminas y calcio. También se recomienda beber muchos líquidos y consumir comidas pequeñas y frecuentes, en lugar de pocas comidas copiosas.

Algunas personas pueden necesitar suplementos de calcio. Asimismo, en algunas ocasiones, el médico prescribe enzimas pancreáticas; estos medicamentos se consumen con cada una de las comidas, inclusive con los refrigerios. Lo adecuado es no consumir alcohol ni cafeína, y evitar el tabaco.

Las personas con dolor intenso o pérdida severa de peso pueden requerir hospitalización. Es posible que necesiten analgésicos potentes y una alimentación por vía intravenosa, de manera temporal. A veces, es necesario hacer un bloqueo quirúrgico de nervios para aliviar el dolor.

 

Si hay un bloqueo, es posible que sea necesaria una intervención quirúrgica. Los casos más graves podrían exigir la extirpación parcial o total del páncreas. De otro lado, los pacientes con pancreatitis crónica pueden requerir de insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

 
  • Benjamin O, Lappin SL. Chronic Pancreatitis. [Updated 2020 Jun 26]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482325/
  • Gussinyé, M., Yeste, D., Clemente, M., Albisu, M. A., & Carrascosa, A. (2010). Actitud ante una hipercalcemia. Rev Esp Endocrinol Pediatr, 1, 81-5.
  • Lévy P, Domínguez-Muñoz E, Imrie C, Löhr M, Maisonneuve P. Epidemiology of chronic pancreatitis: burden of the disease and consequences. United European Gastroenterol J. 2014;2(5):345-354. doi:10.1177/2050640614548208
  • Carbonell, P., Glover, G., Fernández, J. A., Ramírez, M., Marín, C., Castellanos, G., & Parrilla, P. (2006). Pancreatitis hereditaria causada por una nueva mutación en el gen del tripsinógeno. Presentación de una familia. Cirugía Española, 79(4), 252-254.
  • Raya, E. C. V. (2012). Pancreatitis crónica: más allá del alcohol. Gastroenterología y Hepatología, 35(8), 577-584.
  • Bradley EL 3rd. Chronic obstructive pancreatitis as a delayed complication of pancreatic trauma. HPB Surg. 1991;5(1):49-60. doi:10.1155/1991/73834
  • Chowdhury P, Gupta P. Pathophysiology of alcoholic pancreatitis: an overview. World J Gastroenterol. 2006;12(46):7421-7427. doi:10.3748/wjg.v12.i46.7421
  • Kota SK, Krishna SV, Lakhtakia S, Modi KD. Metabolic pancreatitis: Etiopathogenesis and management. Indian J Endocrinol Metab. 2013;17(5):799-805. doi:10.4103/2230-8210.117208
  • Pham A, Forsmark C. Chronic pancreatitis: review and update of etiology, risk factors, and management. F1000Res. 2018;7:F1000 Faculty Rev-607. Published 2018 May 17. doi:10.12688/f1000research.12852.1
  • Li BR, Pan J, Du TT, et al. Risk Factors for Steatorrhea in Chronic Pancreatitis: A Cohort of 2,153 Patients. Sci Rep. 2016;6:21381. Published 2016 Feb 15. doi:10.1038/srep21381
  • Ewald N, Hardt PD. Diagnosis and treatment of diabetes mellitus in chronic pancreatitis. World J Gastroenterol. 2013;19(42):7276-7281. doi:10.3748/wjg.v19.i42.7276
  • Rasmussen HH, Irtun O, Olesen SS, Drewes AM, Holst M. Nutrition in chronic pancreatitis. World J Gastroenterol. 2013;19(42):7267-7275. doi:10.3748/wjg.v19.i42.7267