Panna cotta con coulis de frambuesa

Sofía Alcausa Hidalgo · 15 enero, 2019
Es importante que dejemos reposar la pana cotta para que se solidifique. En el caso de utilizar claras de huevo en lugar de gelatina, este proceso requerirá más tiempo

La panna cotta es un postre típico del Piamonte italiano. Es muy parecido al flan pero con una textura más compacta, ya que lleva gelatina. Sin dudas es uno de los dulces más apreciados, tanto en Italia como en el resto del mundo tanto por la sencillez en su elaboración como en el resultado tan exquisito.

La Panna Cotta

En italiano, panna significa nata o crema de leche y cotta, cocida, con lo cual es difícil de olvidar en qué consiste este postre. Por su parte, en Francia, recibe el nombre de Pesebre Blanc.

Este riquísimo postre es ideal para principiantes en el mundo de la repostería o para personas que tienen poco tiempo para cocinar y que quieren quedar bien con sus invitados.

No te entretenemos más y te presentamos todos los consejos para preparar una riquísima panna cotta casera.

Receta clásica y rápida de panna cotta

Fresas-HD

Ingredientes

  • 500 ml de nata líquida o 250 ml de leche y 250 ml de nata
  • 1-2 vainas de vainilla, un tubo de canela,
  • cáscara de limón o lima (elige lo que más te guste)
  • 2-3 hojas de gelatina
  • 100-150 gramos de azúcar glas

No te pierdas: «Descubre cuál es el mejor postre del mundo según la Universidad de Harvard»

Elaboración de la panna cotta:

  1. Pon la nata en una cacerola con las vainas de vainilla y el azúcar glas. Si no te gusta la vainilla, la puedes sustituir por un trocito de cáscara de limón.
  2. Coloca la cacerola a fuego lento sin que hierva y añádele la gelatina previamente hidratada. Retira del fuego.
  3. Quita la vainilla e introduce la mezcla en un molde grande o en 4 individuales, previamente humedecidos en agua o licor. Esto facilitará  que luego puedas desmoldar mejor tu postre.
  4. Introduce tu panna cotta unas 5 horas en el frigorífico, hasta que esté bien cuajada. Te aconsejamos que le pongas papel film como tapadera al molde, para que no tome sabores de otros alimentos que tengas en la nevera.
  5. Para desmoldar la panna cotta, puedes introducir el molde en agua hirviendo.

Ingredientes para el coulis de frambuesa

  • 200 gramos de azúcar glas
  • 150 gramos de frambuesa
  • 50 gramos de fresa
  • 2 cucharadas de zumo de limón

Elaboración del coulis de frambuesa

  1. Tritura las frambuesas con las fresas en la batidora.
  2. Añade el zumo de limón.
  3. Cuela la mezcla por un colador. Si no quieres colar la fruta, en lugar de batirla puedes pasarla por una licuadora.
  4. Añade el azúcar glas y mezcla todo con la batidora o con unas varillas.

Panna cotta light

Ingredientes

  • 2 vasos de leche de almendras
  • 5 hojas de gelatina neutra
  • 1 gramo de estevia
  • 1 vaina de vainilla, 1 tubo de canela, cáscara de limón o lima

Elaboración

  1. Cuando la leche esté a punto de hervir, la retiras del fuego.
  2. Añade la gelatina hidratada.
  3. Cuando esté templada, la metes en la nevera al menos 3 horas.

Descubre: «3 postres light para no sentir culpabilidad»

Panna cotta original, sin gelatina:

Ingredientes

  • 500 ml de nata líquida
  • 100-150 gramos de azúcar glas
  • 1-2 vainas de vainilla, 1 tubo de canela, cáscara de lima o limón
  • 5 claras (las puedes comprar pasteurizadas)

Elaboración

  1. Calienta la nata con el azúcar sin que llegue a hervir.
  2. Cuando esté fría, añade las claras. Estas no deben estar montadas. Si las utilizas pasteurizadas, añádelas tal cual y si son frescas, hay que removerlas un poco, simplemente para romper la clara.
  3. Coloca en un molde.
  4. Mete en el horno a 150º al baño María durante una hora más o menos.
  5. Cuando la panna cotta esté fuera del horno y templada, la puedes meter en el frigorífico. Hay que dejarla unas 24 horas.

Variantes e ideas para tu panna cotta

Adelgazar con frambuesas

La panna cotta admite muchas variantes. A continuación te damos algunas de ellas:

  • Si no encuentras frambuesas frescas, puedes optar por comprarlas congeladas.
  • Según la tradición piamontesa más antigua, la panna cotta se debe dejar enfriar en moldes con caramelo, igual que los flanes. Puedes hacer tú mismo el caramelo con agua y azúcar o comprarlo.
  • Se puede acompañar de caramelo, crema de turrón, chocolate derretido o mermelada de frambuesa en lugar del coulís.
  • Si te asusta un poco desmoldar la panna cotta, puedes dejarla en vasitos de cristal por ejemplo, los de yogur son ideales. Cuando la panna cotta esté cuajada, le puedes poner el coulís encima. La ventaja es que, además de asegurarte de que no se te va a romper al desmoldarla, el contraste en el cristal del blanco de la panna cotta y el rojo intenso del coulis queda precioso.

¿Cuándo prepararás una sabrosa panna cotta? Estamos seguros de que con este postre casero conquistarás los estómagos de los comensales más exigentes.

  • VV.AA. ESCUELA DE COCINA ITALIANA. POSTRES. Paidós, 2015.
  • Clark, M. COCINA ITALIANA: RECETAS FACILES PARA DISFRUTAR DE UNA DELICIOSA COMIDA ITALIANA. CEAC, 2010.
  • Divina Cocina. REPOSTERIA EXPRES. Timún Más, 2017.