Qué papel cumplen los hidratos de carbono en la dieta

Para llevar una dieta equilibrada tienes que comer alimentos de todo tipo. Hoy vamos a analizar el papel de los hidratos de carbono en la dieta.

Los hidratos de carbono son fundamentales para el ser humano, al ser la fuente de energía del cerebro y otros tejidos nerviosos. Se almacenan en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno, para posteriormente ser transformados en glucosa y producir energía.

Los hidratos de carbono, sobre todo la glucosa y el glucógeno, son la fuente energética de la que se abastece el organismo para poder realizar las diferentes actividades que ejecuta el cuerpo humano. Con tan importantes que se asocia la fatiga muscular a la falta de disponibilidad de hidratos de carbono en el organismo.

Por ello, una adecuada cantidad de glucosa es clave para poder realizar un determinado ejercicio físico con la intensidad adecuada. Esto se debe a que la oxidación de proteínas y grasas produce una menor cantidad de energía que los hidratos de carbono.

Tipos de hidratos de carbono

Hidratos de carbono saludables.

Existen diferentes clasificaciones de hidratos de carbono. Atendiendo al número de moléculas de glucosa, pueden distinguirse los hidratos de carbono sencillos y los complejos:

  • Hidratos de carbono sencillos: dentro de estos se encuentran los monosacáridos –compuestos por una unidad de glucosa-, como la glucosa, la fructosa y la sucrosa, y los disacáridos –compuestos por dos unidades de glucosa-, como la lactosa, la galactosa y la maltosa. Algunos alimentos ricos en hidratos de carbono sencillos son el azúcar, ya sea blanco o moreno, la miel, la melaza y los zumos de frutas. Asimismo, los hidratos de carbono sencillos pueden tener fibras o no tenerlas.
  • Hidratos de carbono complejos: también denominados polisacáridos, se componen de muchas unidades de glucosa unidas entre sí que forman cadenas muy largas, como el almidón o las fibras. Algunos alimentos ricos en hidratos de carbono complejos son el trigo, el arroz, la cebada, la patata, los garbanzos o las judías verdes.

Funciones de los hidratos de carbono

Como hemos comentado, la función principal que cumplen los carbohidratos es la aportación de la energía necesaria para llevar a cabo nuestro día a día. Sin embargo, también contribuye con otras tares relacionadas con una buena salud:

  • Aporte de energía: los carbohidratos funcionan como reserva energética, pudiendo usarse de manera inmediata porque las despensas energéticas tienen la capacidad de movilizarse rápidamente para producir glucosa en caso de que sea necesario. Esta función hace que el aporte de hidratos de carbono tenga que ser diario.
  • Ahorro de proteínas: al usarse los hidratos de carbono como fuente de energía del organismo, se deja a un lado el uso de las proteínas con este fin, de manera que estas puedan ser utilizadas para muchas otras funciones.
Realizar ejercicio físico.

  • Formación de tejidos importantes: los hidratos de carbono son parte imprescindible de tejidos conectivos y nerviosos. Además, también se encuentran en las moléculas del ADN y el trifosfato de adenosina o ATP, un nucleótido necesario para obtener energía.
  • Ayuda contra los cuerpos cetónicos: cuando el cuerpo no tiene suficientes hidratos de carbono para obtener energía, el cuerpo utiliza la grasa en su lugar, por lo que se producen unos desechos que son conocidos como “cuerpos cetónicos”. Estos, si están presentes en abundancia, pueden provocar arritmias cardiacas y una posible osteoporosis.

Te interesa leer: 8 tips para eliminar el azúcar refinado de tu alimentación

Los hidratos de carbono como reguladores del organismo

Además de participar en todas las tareas anteriores, la celulosa o fibra alimentaria se encarga de regular el tránsito intestinal teniendo, además de este, otros efectos beneficiosos para la salud, tales como:

  • Disminución del estreñimiento al ablandar las heces y aumentar su volumen.
  • Aumento de la sensación de saciedad, lo que permite controlar mejor las ingestas de comida.
  • Ralentización del vaciado del estómago, lo que permite una mejor gestión de los alimentos ingeridos.
Carbohidratos: pasta.

  • Disminución de la absorción de sustancias como el colesterol.
  • En el caso de personas diabéticas, permite disminuir las subidas de azúcar en sangre, permitiendo un mejor control sobre este factor.
  • Efectos protectores contra el cáncer de cólon y las enfermedades cardiovasculares.

Leer también: 12 sorprendentes usos del almidón de maíz o maicena

Debido a todos estos efectos beneficioso sobre el organismo, queda clara la importancia de una ingesta frecuente de carbohidratos. Este tipo de alimentos serán la base de una alimentación sana y adecuada para una actividad física frecuente. Sin embargo, deben ser consumidos en su justa medida, para evitar una ingesta excesiva de calorías, lo que será contraproducente para una dieta sana.