¿Para qué puede servir el ayuno?

Yamila Papa Pintor · 26 octubre, 2019
El ayuno intermitente puede tener varios beneficios para la salud. Sin embargo, lo principal antes de iniciarlo es consultar con un médico si está indicado para nosotros.

Ayunar es provocar en el organismo una serie de reacciones mediante la supresión del aporte de comida sólida, lo que hace que se viva a costa de las propias reservas de calorías, desencadenándose por ello una revolución física y psíquica. Puede llevarse a cabo por diferentes motivos, como ser una dieta especial, querer desintoxicarse o con fines religiosos. Aprende más sobre el ayuno en el siguiente artículo.

Recuerda: El ayuno no sustituye la aplicación de un tratamiento médico. Consulta con un especialista si tienes algún problema y quieres utilizar el ayuno como tratamiento.

¿Qué el ayuno?

Es una práctica donde la persona no consume ningún tipo de alimento por diferentes razones. Hay diferentes tipos de ayuno:

  • Ayuno 0: Solamente a base de agua. Se trata de la forma de ayuno más practicada entre los higienistas.
  • Toma de infusiones: El ayuno se lleva a cabo con infusiones que ayudan a tratar el problema personal del individuo.
  • Toma de mucílagos: En el caso de personas con problemas intestinales, pueden inferirse sustancias mucilaginosas. Ejemplos son el agar-agar, la zaragatona… Estos alimentos no contienen calorías y ayudan al tracto intestinal y eliminar toxinas.
  • Ayuno Büchinger: Ayuno a base de caldos, infusiones o zumos. Es un ayuno común, y asequible.
  • Cura de limón, con sirope de arce, de palma y cayena: Algunos «naturópatas» no lo exponen como ayuno, pero podría considerarse una de sus modalidades.

El ayuno se practica desde hace miles de años, está incluido en la Biblia, en la Torá y en el Corán. En el caso de los ayunos religiosos también se prohíben otras prácticas durante ese periodo, como por ejemplo, las relaciones sexuales o fumar.

Lee también: Ayuno intermitente para perder peso y fortalecer la salud

El ayuno como curación natural

Una de las alternativas naturales que se utilizan para tratar de curar algunas enfermedades es el ayuno. Se dice que es como una especie de reinicio para nuestro cuerpo. Sin embargo, ¿es esto del todo cierto?

Observaciones generales sobre el ayuno:

  • Aunque hay enfermedades en las que el ayuno está indicado, siempre debemos tener en cuenta la situación personal concreta.
  • El ayuno a veces, como la propia enfermedad, es una forma de recuperar el equilibrio; es parte de un sistema de regulación amplio al servicio de la evolución.
  • Como preventivo para personas sabias, es una indicación de rutina.
  • Para los mayores de 40 años habría una indicación especial: más vale prevenir que curar. Con el ayuno provocamos la enfermedad antes de que venga, se insta al cuerpo a recuperar el equilibrio.

 

ayuno

Lee también: Dieta de smoothies: alimentación para depurar tu organismo

Los beneficios del ayuno

El ayuno intermitente puede tener beneficios diversos:

1. El ayuno intermitente inicia la autofagia

En ayunas durante más de 6 horas, el cuerpo libera la hormona del crecimiento humano (HGH) que activa el catabolismo o la autofagia.

Autofagia es una palabra griega, auto que significa «sí mismo» y fagía que significa «comer». Literalmente significa comerse uno mismo. Cuando su cuerpo determina que no hay suficiente comida para comer, comienza a buscar en sus células cualquier cosa que no necesite.

El cuerpo recicla las células dañadas o inútiles en combustible o materiales de construcción para renovar sus células. Eliminas la basura inútil o dañina y obtienes nuevas células sanas. De este modo, el cuerpo se mantiene joven y saludable.

2. El ayuno intermitente aumenta la hormona del crecimiento humano

La hormona de crecimiento humano (HG) es una pequeña proteína producida por la glándula pituitaria y liberada en el torrente sanguíneo. La HGH se libera en ráfagas, a medida que aumentan los niveles después del ejercicio, el trauma y el sueño.

Además de activar la autofagia, la HGH inicia cambios en el metabolismo que promueven la quema de grasa, ahorran proteínas y desarrollan músculo.

Estas proteínas y aminoácidos se utilizan para mejorar el procesamiento del cerebro y las neuronas. También reconstruyen el colágeno que mejora la fuerza y la función de los huesos, músculos, ligamentos y tendones.

Investigadores del Intermountain Medical Center Heart Institute descubrieron que los hombres que ayunaron durante 24 horas tuvieron un aumento del 2,000% en los niveles sanguíneos de HGH. Las mujeres también tuvieron un aumento del 1300% en la HGH.

3. El ayuno intermitente reduce la resistencia a la insulina

El ayuno intermitente puede disminuir el azúcar en la sangre, reducir la resistencia a la insulina y prevenir la diabetes tipo 2.

La insulina, una hormona producida por su páncreas, desbloquea sus células. Esto permite que el azúcar de los alimentos que consume ingrese a sus células para ser utilizada como energía. En general, las personas con diabetes tipo 2 tienen una combinación de resistencia a la insulina y niveles altos de azúcar en la sangre.

4. El ayuno intermitente puede aliviar la inflamación

El estrés oxidativo proviene de un equilibrio desfavorable de radicales libres y antioxidantes. Los radicales libres son moléculas altamente reactivas e inestables que se producen cuando el oxígeno pierde un electrón. Los radicales libres pueden dañar moléculas biológicamente vitales como el ADN, proteínas, lípidos y carbohidratos.

El estrés oxidativo es uno de los principales factores del envejecimiento y la mayoría de las enfermedades crónicas, que incluyen:

  • Cáncer
  • Enfermedad cardiovascular
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Diabetes
  • Enfermedad de Parkinson
  • Degeneración macular

Varios estudios muestran que el ayuno intermitente puede ayudar a su cuerpo a reducir el daño oxidativo y mejorar la resistencia al estrés de su célula.

Otros estudios encuentran que el ayuno intermitente puede reducir la inflamación: La inflamación es uno de los mecanismos de curación de su cuerpo, pero la inflamación crónica promueve enfermedades crónicas y el envejecimiento.

5. El ayuno intermitente puede ser bueno para tu corazón

La enfermedad cardíaca es actualmente la principal causa de muerte en el mundo.

El ayuno intermitente puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca al mejorar los biomarcadores de la salud. Estos biomarcadores incluyen grasa visceral, peso corporal, niveles de colesterol, sensibilidad a la insulina, función vascular, presión arterial y niveles de lípidos en la sangre.

 

Ayuno para mejorar tu sistema inmunológico

¿Cuándo no hay que ayunar?

Son pocas las situaciones que prohíben el ayuno, como pueden ser los casos de personas con tuberculosis diseminada, cáncer avanzado, cirrosis hepática, con transplantes, con enfermedades cardíacas severas y con problemas de tiroides.

Tampoco se aconseja ayunar a aquellos que toman muchos medicamentos a diario, sobre todo insulina, corticoides, anticoagulantes, betabloqueadores y broncodilatadores. Para las mujeres embarazadas no es recomendado el ayuno porque puede dañar al bebé.

En el caso de los ayunos religiosos, por ejemplo en el Islam, las mujeres que están en su período menstrual no pueden ayunar, tampoco los que se encuentran de viaje.

En cualquier caso, lo primero y principal es consultar con un especialista. Según nuestra condición personal puede estar indicado o no.