¿Para qué sirve el alcanfor?

Yamila Papa Pintor · 27 febrero, 2020
Aunque tiene múltiples usos, el alcanfor no sirve para perder peso. Su consumo excesivo puede ser tóxico, por lo que debemos tomarlo con mesura

¿Has oído hablar alguna vez del alcanfor? Seguro que tu madre o tu abuela te lo han nombrado en innumerables ocasiones. Se trata de una planta usada para aliviar variadas dolencias, sobre todo, catarros, inflamaciones de las vías respiratorias y el congestionamiento nasal. Puedes conocer más usos del alcanfor en el siguiente artículo.

Características del alcanfor

También conocido como “alcanforero”, su nombre científico es Laurus camphora, y es un árbol originario de la isla de Borneo, en el continente asiático. Su uso se ha difundido en toda Europa y desde hace siglos se utiliza para aliviar síntomas de varias enfermedades y controlar malos olores.

El alcanfor es una sustancia cristalina con un leve color blanquecino nácar, que suele usarse tanto como insecticida, hasta como antiséptico y aromatizante. Seguramente conoces el aroma al alcanfor, porque es bastante distintivo y fresco. Se puede conseguir en diferentes formatos:

  • Aceite esencial: usado como vaporizador para aliviar dolores de estómago.
  • Cremas: para masajes descontracturantes.
  • Líquido: para todo tipo de aplicaciones.
Características del alcanfor..

¿Para qué sirve el alcanfor?

Su olor es un tanto amargo, como  el de la menta. Al momento de la aplicación, es probable sentir un entumecimiento o adormecimiento, ya que el alcanfor tiene propiedades analgésicas.

Algo que solemos desconocer del alcanfor es que es absorbido rápidamente por los poros (hay que prestar atención, ya que algunas personas son alérgicas y podrían sufrir una irritación después de la aplicación tópica). Por ello, es muy importante que, si vamos a usarlo, consultemos primero con nuestro médico.

Entre otras cosas, el alcanfor sirve para:

Te recomendamos ver: 10 formas sorprendentes de sacarle provecho al Vicks VapoRub

Contraindicaciones

Aunque son muchas las aplicaciones del alcanfor, es conveniente utilizarlo con precaución, ya que una dosis excesiva puede provocar problemas en el organismo y convertirlo en tóxico. Recuerda, es imprescindible que consultes primero con tu médico de confianza.

No se recomienda el uso en niños pequeños; tampoco en mujeres embarazadas o durante el periodo de lactancia; está prohibido personas con epilepsia o enfermedad de Parkinson.

La sobreingesta de alcanfor puede causar:

  • Vómitos
  • Cólicos
  • Irritación
  • Dolor de cabeza

No debemos aplicar alcanfor en el rostro, heridas abiertas y raspones, fosas nasales (sobre todo en personas con asma) ni tampoco en caso de sufrir trastornos de la piel (dermatitis, psoriasis, etc.).

Cuidado, el alcanfor no sirve para adelgazar

¿Para qué sirve el alcanfor?

Si buscas cuáles son las propiedades del alcanfor seguramente encuentres que es bueno para bajar de peso. No es cierto, hay que tener mucho cuidado con los tratamientos mágicos de Internet. No es posible usarlo para adelgazar, ya que las dosis que se recomiendan para supuestamente lograr el objetivo son muy altas. Como hemos explicado, en esas dosis son extremadamente tóxicas.

En estos tratamientos se garantiza que en una dieta con esta planta no tendremos apetito y eliminaremos el agua del organismo a través de la orina y la transpiración. Pero no te dejes engañar: no existen investigaciones médicas serias que indiquen que el alcanfor sirva para adelgazar y, además, las cantidades que se necesitarían para lograr tal efecto son muy peligrosas para la salud.

Ver también: Caminar y perder peso: ¿Cuál es el modo correcto de hacerlo?

Usos caseros

Ya te hemos dicho que las cantidades de alcanfor deben ser extremadamente pequeñas. Ahora bien, ¿cómo se usa? Todo depende de lo que queramos conseguir:

  • En agua caliente para hacer vapores.
  • En crema para dolores musculares.
  • Aceite esencial para masajes descontracturantes o terapéuticos.
  • Embebido en un trozo de tela para ahuyentar insectos.
  • Unas gotas en una bola de algodón para heridas o picaduras.
  • Combinado con otros aceites esenciales para aromaterapia.
  • Sahumerio o desodorante para el ambiente.

Te interesa: La aromaterapia para sentirse mejor

¿Podría ser un aliado para la limpieza del hogar?

Los efectos del alcanfor en la limpieza del hogar.

Si no te animas a probar el alcanfor porque has leído que es tóxico, o bien quieres aprovechar sus propiedades de una manera más general, puedes utilizarlo al limpiar tu casa. Suele usarse como ambientador del hogar y, sobre todo, para aromatizar el baño o las habitaciones.

Tiene un olor muy agradable y brinda una sensación de relajación y tranquilidad en el ambiente. Puede ayudarte a desconectar y a mitigar los efectos del cansancio (sobre todo, mental) y a reducir el estrés.

Puedes echar unas gotas en el agua que estás usando para limpiar el suelo, por ejemplo. También puedes incluirlo en un pulverizador y usar para desinfectar las cortinas, las alfombras o las mantas. ¡Perfecto para que no haya insectos! Y tu hogar, además, siempre tendrá un aroma a limpio y desinfectado.

  • Pérez Piñeiro, R., Carabaño Aguado,I. (2015).Manejo práctico de las picaduras de insecto en Atención Primaria.http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322015000300019
  • VV.AA. (2013).Vapor Rub, Petrolatum, and No Treatment for Children With Nocturnal Cough and Cold Symptoms.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3600823/
  • Craven, Rebecca. (2005).The comfort of camphor.https://www.nature.com/articles/nrn1801
  • VV.AA. (2000).Essential Oils of Camphor Tree (Cinnamomum camphora Nees & Eberm) Cultivated in Southern Brazil.http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1516-89132000000300011
  • VV.AA. (2017).Aceites esenciales y sus componentes como una alternativa en el control de mosquitos vectores de enfermedades.http://www.scielo.org.co/pdf/bio/v37s2/0120-4157-bio-37-s2-00224.pdf
  • Koulivand, Peir Hossein.,Khaleghi Ghadiri, Maryam., Gorji, Ali. (2013).Lavender and the Nervous System.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3612440/