¿Para qué sirve el clavo de olor?

Uno de los usos más extendidos del clavo de olor es el de anestésico. Es muy útil, por ejemplo, para aliviar los dolores de muelas y reducir la inflamación de encías

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirve el clavo de olor? Pues bien, además de ser una maravillosa especia con fines culinarios, este ingrediente tiene propiedades que se pueden aprovechar como base para remedios alternativos.

Debido a su poder aromático y antioxidante, cuenta con interesantes aplicaciones para mejorar la salud. De hecho, gracias a sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y anestésicas, se destaca en la medicina natural como aliado contra varios tipos de dolencias.

¿Qué es el clavo de olor?

Los clavos de olor son una especia que se obtienen de los brotes de las flores del árbol del clavo. Su nombre en inglés deriva de “clavus”, que es una palabra latina que significa uña. El ingrediente se obtiene cuando las flores se secan hasta adquirir un color marrón.

Su consistencia es dura, pero en su interior contiene sustancias oleosas que son la base de sus propiedades nutricionales y sabor. Aunque inicialmente se usaron como remedio para la halitosis, hoy se sabe que tienen otras importantes aplicaciones.

Clavos de olor

Propiedades nutricionales del clavo de olor

Antes de saber para qué sirve el clavo de olor, es importante hacer un breve repaso de sus propiedades. Desde el punto de vista nutricional, podemos encontrar en este ingrediente:

  • Ácidos grasos
  • Manganeso
  • Magnesio
  • Vitamina K
  • Potasio
  • Vitamina B
  • Calcio

Uno de sus componentes más importante es el eugenol, conocido por su potente efecto antioxidante. Este principio activo mejora la circulación de la sangre y disminuye la formación de coágulos. Asimismo, protege contra el estrés oxidativo y minimiza el riesgo de ciertas enfermedades.

¿Para qué sirve el clavo de olor? Sus usos principales

para qué sirve el clavo de olor

Llegó la hora de saber para qué sirve el clavo de olor. Aunque muchos se han limitado a usarlo en la preparación de recetas, en realidad tiene otros importantes usos que vale la pena aprovechar. Por su aporte de nutrientes, aceites y antioxidantes, el clavo de olor se emplea en:

  • Prevenir y tratar infecciones bacterianas, virales y fúngicas
  • Reducir la inflamación
  • Aliviar el dolor de muelas
  • Disminuir los dolores musculares y de cabeza
  • Favorecer la expulsión de flemas
  • Combatir la acumulación de gases
  • Eliminar el mal aliento (halitosis)
  • Evitar la inflamación abdominal
  • Reducir los cólicos menstruales
  • Combatir los problemas de sueño
  • Aliviar las infecciones vaginales
  • Controlar la ansiedad y el estrés

¿Cómo se utiliza el clavo de olor?

Existen varios remedios naturales para aprovechar las propiedades del clavo de olor en beneficio de la salud. Por supuesto, es válido añadirlo en diferentes recetas. Sin embargo, para prevenir y tratar enfermedades, vale la pena tomarlo de la siguiente forma:

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel de abejas (15 g)
  • ¼ de cucharadita de clavo de olor en polvo (1,5 g)
  • 1 taza de agua caliente (250 ml)

Preparación

  • Combina la miel y el clavo de olor en polvo.
  • Posteriormente, diluye la preparación en una taza de agua caliente.
  • Déjala reposar unos minutos y consúmela.

Nota: puedes ingerir este remedio en caso de náuseas, inflamación abdominal y dolores de cabeza.

Si deseas emplear este ingrediente para dolores en los dientes o infecciones, mézclalo con aceite de oliva y frótalo en las zonas afectadas. En caso de congestión de pecho, estrés y mala circulación, adquiérelo en aceite y úsalo de forma externa mediante masajes.

Contraindicaciones del clavo de olor

Los remedios con clavo de olor están contraindicados para personas que sufren de úlceras gástricas o problemas de gastritis. De igual modo, se debe evitar en caso de presentar alguna reacción alérgica a los componentes del clavo.

Los pacientes que están bajo tratamiento con anticoagulantes deben consultar al médico antes de tomar clavo de  olor en cualquiera de sus formas. No se recomienda su uso en periodo de embarazo y lactancia.

 

  • Shan, B., Cai, Y. Z., Sun, M., & Corke, H. (2005). Antioxidant capacity of 26 spice extracts and characterization of their phenolic constituents. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf051513y
  • Niki, E. (2010). Assessment of antioxidant capacity in vitro and in vivo. Free Radical Biology and Medicine. https://doi.org/10.1016/j.freeradbiomed.2010.04.016
  • Nzeako, B. C., Al-Kharousi, Z. S. N., & Al-Mahrooqui, Z. (2006). Antimicrobial activities of clove and thyme extracts. Sultan Qaboos University Medical Journal.