¿Para qué sirve y cómo funciona una endoscopia?

María Enriquez · 27 febrero, 2014
Gracias al avance de la tecnología las endoscopias actuales presentan una serie de molestias mínimas. Es fundamental seguir los consejos previos del especialista para que la prueba salga bien

Hoy día la medicina ha avanzado notablemente y los métodos de diagnóstico no son la excepción. En situaciones donde se hace indispensable una mejor inspección o valoración de la zona enferma o comprometida se hace necesaria la utilización de métodos tales como la endoscopia.

La endoscopia es un procedimiento médico que se realiza para observar el interior de alguna zona específica del cuerpo. Para ello se utiliza un instrumento llamado endoscopio.

¿Para qué sirve la endoscopia?

Sirve como método de diagnóstico e incluso para llevar a cabo ciertas cirugías. Las cuales en años anteriores debían ser realizadas a través de cortes o incisiones importantes, con un mayor tiempo de recuperación y complicaciones propias de la intervención quirúrgica.

Durante el procedimiento también se pueden tomar pequeñas muestras de tejidos (biopsia)  a través de pequeñas pinzas para su posterior análisis . Asimismo extraer cuerpos extraños, o detener sangrados. De acuerdo a la intención del procedimiento el médico decidirá qué tipo de endoscopio utilizar.

Existen diferentes tipos de endoscopios, la mayoría incluye una fuente de luz y constan de una cámara pequeña en el extremo que puede transmitir una imagen en tiempo real a través de una pantalla. Lo que permite al médico obtener un mejor panorama, con más detalles de la situación por la que atraviesa un paciente y de esa manera implementar el tratamiento más acertado.

Endoscopia

De acuerdo a la zona que es necesaria visualizar se elegirá en tipo de endoscopio adecuado. Existen endoscopios rígidos o flexibles, y varían también en el tamaño. Se pueden introducir en el cuerpo a través de orificios naturales tales como boca, nariz, uretra, ano, vagina. O a través de una pequeña incisión en la piel.

Tipos de endoscopias

Esta técnica se irá denominando de acuerdo a la zona del cuerpo examinada, como por ejemplo:

  • Artroscopia: examina el interior de una articulación. El endoscopio se introduce a través de una incisión en la piel.
  • Colonoscopia: examina el colon e intestino grueso. El endoscopio se introduce a través del ano.
  • Laparoscopia: examina el espacio entre el abdomen y la pelvis. Se introduce a través de una incisión en la piel del abdomen.
  • Cistoscopia: observa la vejiga, y se introduce a través de la uretra.
  • Histeroscopia: observa el útero y se introduce a través de la vagina.
  • Laringoscopia: examina la laringe. Se introduce a través de boca o nariz.
  • Broncoscopia: examina tráquea y bronquios. Se introduce a través de boca o nariz.
  • Gastroscopia o endoscopia digestiva alta: examina el esófago, estómago y parte del duodeno. Se introduce a través de la boca.

Anestesia…

Para realizar esta técnica el médico generalmente seda al paciente y coloca un anestésico local previo a la introducción del tubo, en ciertos casos es necesaria la anestesia general. Dependiendo del estado del paciente.

Su médico es quien evaluará el tipo de anestesia a utilizar. En caso de que le indiquen este procedimiento, el profesional le explicará en primer lugar el tipo de endoscopia que se realizará, además de la preparación necesaria, como ser: ayuno, cambios en su dieta, o la aplicación laxante o enemas.

En la mayoría de los casos el miedo es la principal causa de ausencia a este tipo de pruebas diagnósticas. Pero debe saber que hoy día las molestias generadas por la endoscopia deberían ser mínimas. Es de vital importancia la correcta explicación del médico sobre la técnica, detallando de manera sencilla el proceso, esclareciendo todo tipo de dudas en cuanto a riesgos y contra-indicaciones.

La detección temprana de cualquier patología ayuda a tener un mejor pronóstico. Siga siempre las recomendaciones de su médico, así mediante el correcto diagnóstico y posterior tratamiento adecuado, usted podrá disfrutar de un mejor estado de salud y en consecuencia una mejor calidad de vida.