¿Para qué sirven los corticoides?

11 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Al intervenir en muchos procesos orgánicos, los corticoides presentarán efectos adversos bastante variados. Por ejemplo, se ha descrito un aumento considerable de la susceptibilidad de la sufrir infecciones, ya que son inmunosupresores.

Los corticoides son un tipo de medicamentos también conocidos como corticosteroides. Esto es porque, en verdad, estos fármacos tienen la estructura química de los esteroides naturales que se sintetizan en el cerebro. Por esta razón, los corticoides, al igual que las hormonas, interfieren en numerosos procesos orgánicos.

Entre estas reacciones podemos mencionar algunas como los procesos metabólicos de nutrientes, como las proteínas o los hidratos de carbono, o los procesos inflamatorios. También intervienen en el funcionamiento del sistema inmunitario, como veremos más adelante, y en la respuesta al estrés.

Los corticoides están sujetos a receta médica al presentar unos efectos muy potentes. Las dosis y la posología tienen que estar controladas por el médico, ya que un mal uso de este tipo de medicamentos es altamente peligroso.

Por otra parte, y tal como veremos  a lo largo del artículo, los corticoides están indicados para combatir numerosas enfermedades. Por ejemplo, se utilizan para el tratamiento de las enfermedades reumáticas o para la enfermedad de Crohn.

¿Para qué se usan los corticoides?

corticoides

Como hemos comentado, los corticoides son unos medicamentos que se utilizan para el tratamiento de numerosas enfermedades. Es por ello por lo que también están disponibles en muchas formas farmacéuticas.

En primer lugar, estos medicamentos se utilizan de forma muy amplia para el tratamiento de las enfermedades pulmonares crónicas, como puede ser el asma o la EPOC, así como para el tratamiento puntual de la bronquitis crónica. Para estas enfermedades hay disponibles en el mercado inhaladores que permiten su administración por nebulización.

Además, también está la formulación clásica en píldoras para la administración oral. Se utiliza, fundamentalmente, con el fin de tratar casi todo tipo de enfermedades inflamatorias, como las que se clasifican dentro de las enfermedades reumáticas como artritis reumatoide, la artrosis o las lumbalgias. No obstante, para los dolores articulares se puede administrar por vía intramuscular.

Otro uso que tienen los corticoides es el tratamiento de la psoriasis, eccemas o diferentes dermatitis. Para estas enfermedades se utiliza la formulación tópica que se aplica directamente sobre la zona afectada.

Finalmente, otra de las indicaciones que tienen este tipo de medicamentos son las enfermedades autoinmunes, como es el lupus eritematoso sistémico.

Quizá también te interese leer: Dieta y lupus, ¿qué tengo que comer y qué debo evitar?

Acciones farmacológicas de los corticoides

Como ya sabemos, los corticoides afectan a numerosos procesos del organismo, lo que hará que desencadenen numerosos efectos en el mismo. A continuación, mencionaremos algunas de las acciones farmacológicas principales:

  • Metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas, lípidos, agua y electrolitos: los corticoides elevan los niveles de glucosa y piruvato en sangre. Intervienen en la redistribución de la grasa y aumentan la sensación del apetito. Asimismo, retienen sodio y agua, pero favorecen la excreción de potasio e hidrógeno. Pueden desencadenar osteoporosis y miopatías.
  • Acciones en el sistema cardiovascular: facilitan la aparición de edemas.
  • Inmunosupresión: afectan al sistema inmune, debilitándolo, lo que justifica su eficacia en las enfermedades autoinmunes.
  • Acción antiinflamatoria: disminuyen los síntomas de la inflación, tales como el rubor, el calor, el dolor y el edema. También inhiben la secreción de histamina.

Lee también: Los antiinflamatorios no esteroideos

Reacciones adversas de los corticoides

corticoides

Al igual que todos los medicamentos comercializados, los corticoides no están exentos de producir una serie de reacciones adversas que se han reportado en los ensayos clínicos con estos fármacos.

En este sentido, al intervenir en muchos procesos orgánicos, los corticoides presentarán efectos adversos bastante variados. Por ejemplo, se ha descrito un aumento considerable de la susceptibilidad de la sufrir infecciones, ya que son inmunosupresores.

Otros efectos adversos habituales de estos medicamentos son:

  • Problemas musculoesqueléticos, como dolor muscular, osteoporosis y necrosis ósea.
  • Pancreatitis y úlcera péptica.
  • Hipertensión.
  • Acné.

Además de estas reacciones, también pueden producir otros efectos, como alteraciones psicológicas como depresión, psicosis o insomnio, cataratas, glaucoma o problemas endocrinos (diabetes, sobrepeso o disminución del crecimiento, por estar relacionados con la hormona del crecimiento)

Conclusión

Los corticoides son unos medicamentos relacionados con las hormonas esteroideas del organismo que van a desencadenar numerosos efectos en el paciente que los tome. Se trata de medicamentos con unos efectos muy potentes, por lo que hay que tener mucha precaución con su uso, aferrarse a las indicaciones del médico y nunca automedicarse.

  • Francisco Pizarro, I. (2014). Historia de los corticoides. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/s0716-8640(14)70120-8
  • Azparren, A., Servicio, A., & Farmacéuticas, D. P. (2009). Corticoides tópicos. Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra.
  • Grau, P. S. (2006). Corticoides tópicos. Actualización. Medicina Cutanea Ibero-Latino-Americana.