Paraplejia: todo lo que debes saber

La paraplejia puede ser congénita o causada por un traumatismo en la médula espinal, entre otros motivos.

La paraplejia es una debilidad motora que afecta la funcionalidad de ambas extremidades inferiores. Se produce como consecuencia de una lesión medular o una enfermedad congénita. También puede estar causada por un tumor o por una polineuropatía.

Es una enfermedad permanente, no progresiva, en la que se pierde la sensibilidad y movimiento de los miembros paralizados, implicando una serie de efectos secundarios que disminuyen de forma considerable la calidad de vida. No se debe confundir como hemiplejia, que consiste en la parálisis de un solo lado del cuerpo, ni con tetraplejia, que además de los miembros inferiores, también compromete los miembros superiores.

Causas de la paraplejia

Espina bífida

La paraplejia está causada principalmente por lesiones que afectan la médula espinal o por enfermedades que comprometen el sistema nervioso.

Te recomendamos leer: La espina bífida: todo lo que debes saber

Traumatismos

La médula espinal puede verse afectada por situaciones como:

  • Lesiones durante el parto
  • Accidentes de tránsito
  • Lesiones deportivas
  • Accidentes al saltar al agua de cabeza
  • Accidentes en un trampolín
  • Disparos o puñaladas

Enfermedades

Enfermedades

El sistema nervioso central es una compleja estructura que transmite las señales de movimiento desde el cerebro hacia los órganos efectores. Cualquier enfermedad que interfiera en sus funciones puede acabar en paraplejía. Las más frecuentes son:

  • Mielitis transversa
  • Esclerosis múltiple
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Enfermedad de la neurona motora

Te recomendamos leer: Tratamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Otras causas

  • Infecciones en y alrededor de la médula espinal
  • Lesiones vasculares, incluyendo el infarto de la médula espinal
  • Tumores, incluyendo mieloma, neurofibromatosis y gliomas periféricos
  • Accidentes anestésicos que llevan a la hipoxia de la médula espinal.
  • La enfermedad de Pott (tuberculosis vertebral)

¿Cuáles son las consecuencias de la paraplejia?

Cuáles son las consecuencias de la paraplejia

Las consecuencias de la paraplejia varían en función de la gravedad y ubicación de la lesión. Algunos pacientes pueden caminar hasta cierto punto; no obstante, casi siempre requieren una silla de ruedas, prótesis u otros elementos para poder movilizarse.

Otros efectos secundarios incluyen impotencia y ciertos niveles de incontinencia urinaria y fecal. Algunos deben utilizar catéteres o programas de gestión del intestino (enemas, supositorios o estimulación digital de los intestinos) para sobrellevar estos problemas. Los síntomas también pueden abarcar:

  • Úlceras por presión
  • Espasmos musculares
  • Huesos debilitados
  • Dolor crónico
  • Aislamiento social y depresión

Complicaciones

Por las consecuencias que implica, sobre todo en cuanto a la movilidad, la paraplejia puede producir varios tipos de complicaciones médicas. No obstante, algunas de estas se pueden prevenir con cuidados básicos, fisioterapia y uso de dispositivos tecnológicos. Las más comunes son:

  • Úlcera decúbito
  • Trombosis
  • Impotencia sexual
  • Neumonía
  • Infección de las vías urinarias

Diagnóstico de la paraplejía

Diagnostico me

El diagnóstico de la paraplejía implica una minuciosa exploración neurológica, puesto que el hallazgo de un nivel sensitivo puede ayudar a determinar el grado de la lesión y, por lo tanto, resulta útil para planear el estudio de imagen.

Las pruebas tienen como objetivo averiguar dónde y cómo de afectada está la columna vertebral. Por esto, se utilizan exámenes como:

  • Tomografía computarizada: útil para registrar imágenes de las estructuras internas del cerebro y de la médula espinal.
  • Imagen de resonancia magnética: mediante ondas magnéticas ayuda a obtener imágenes de estructuras internas del cerebro y columna vertebral.
  • Estudio de conducción nerviosa: mide la velocidad y el grado de actividad eléctrica en un nervio para determinar si funciona con normalidad. A menudo se usa cuando la causa de la paraplejía no es un traumatismo.
  • Mielografía (usada rara vez): consiste en la inyección de un tinte especial dentro del canal espinal de una persona. Luego, se usan rayos X o tomografías computarizadas para identificar las áreas dañada.
  • Punción lumbar: recolecta una muestra de líquido cefalorraquídeo cuando hay sospecha de una enfermedad neurológica.

Tratamiento

La primera medida para tratar las lesiones de la columna vertebral incluye reforzar la columna para evitar que se mueva y genere lesiones sobre la médula ósea. En ciertos casos se utilizan esteroides, como la cortisona, y otros medicamentos que ayudan a aminorar el daño de los nervios y tejidos adyacentes.

La recuperación y rehabilitación puede iniciar de 1 a 4 semanas después, en función de la gravedad con que se presente. Este proceso puede incluir:

  • Medicamentos
  • Cirugía
  • Fisioterapia intensiva
  • Asesoría psicológica
  • Silla de ruedas (para facilitar el desplazamiento de los pacientes)

La recuperación es un proceso lento cuyos resultados pueden variar en cada persona. Casi siempre comienza en el lapso del primer año.

  • Byrne TN, Waxman SG. Paraplegia and Spinal Cord Syndromes. En: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel G, Jankovic J. Neurology in Clinical Practice. (pp 355-363). Philadelphia 2004. 4th Edition.
  • Binard JE. Care and treatment of spinal cord injury patients. J Am Paraplegia Soc. 1992;15:235-249.
  • Spinal cord injury. Mayo Clinic Brain and Nervous System Center website. Disponible en: http://www.mayoclinic.com/invoke.cfm?objectid=FF176B51-D345-4049-99F4E7BC2B3E4A27&dsection=1.
  • USA. Cuadriplejia y paraplejia http://www.upmc.com/healthmanagement/managingyourhealth/healthreference/diseases/?chunkiid=1275672005