Parestesia o ardor en la rodilla

Valeria Sabater·
14 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
25 Noviembre, 2018
El ardor de rodilla puede ser indicativo de una dolencia subyacente por lo que, si lo experimentamos muy a menudo, debemos consultarlo con el especialista para que nos realice los exámenes oportunos.

La sensación de ardor en la rodilla es una dolencia que se presenta de forma muy habitual. Notamos un molesto hormigueo y una sensación similar a pequeños alfileres clavándose en el interior. Puede resultar muy invalidante.

Esta condición no se relaciona únicamente con la artrosis o el clásico desgaste óseo. De hecho, es muy común que lo notemos un buen día, y sin razón aparente, al caminar.

Al apoyar todo el peso sobre una de las piernas percibimos de pronto un afilado pinchazo en la rodilla.

No importa la edad que tengamos o el estilo de vida que llevemos. Este tipo de parestesias puede aparecer en cualquier momento de la vida. En algunos casos, desaparece por sí mismo pero, en otros casos, se necesitará de un tratamiento adecuado.

Veámoslo con detalle a continuación.

El ardor en la rodilla y sus nervios

Rodilla como sitio de dolor de la pseudogota.

La sensación de adormecimiento en la rodilla acompañado por ese dolor incisivo se llama parestesia.

Todos estos síntomas no son algo casual. En realidad, son problemas que afectan a uno o varios nervios de la zona de las rodillas. Lo más común es que tengamos un nervio sensorial dañado, enfermo o lesionado.

A veces es por un mal paso, una sobrecarga o el efecto de alguna enfermedad asociada. Las principales causas que pueden determinar la aparición del ardor en la rodilla incluyen las que vamos a comentar a continuación.

Neuropatía periférica

Los nervios periféricos son los que llevan información desde diversas zonas del cuerpo hasta el cerebro, y a la inversa. A su vez, están conectados a la médula espinal y a diversas partes como, por ejemplo, las rodillas.

  • Cuando una persona sufre alguna neuropatía periférica significa que estos nervios no funcionan apropiadamente. Puede ser un problema puntual, localizado únicamente en la rodilla o, por el contrario, localizarse también en otras partes.
  • Las razones que determinan que suframos una neuropatía periférica son muy diversas. A veces es por la mala circulación, otras debido a la artritis, déficits vitamínicos o incluso por una tiroides hipoactiva.

Serán los médicos quienes nos den el diagnóstico. Por ello, es importante que acudas a un especialista si presentas constantemente estos episodios.

Ciática

Estamos nuevamente ante un tipo de neuropatía, pero esta afecta al nervio ciático. Esta raíz nerviosa se localiza en la espalda, justo en el segmento lumbar 3 (L3). Si lo has sufrido en alguna ocasión sabrás, sin duda, que el dolor puede irradiar a una de las piernas. El ardor en la rodilla es uno de sus síntomas.

Procesos inflamatorios

Las inflamaciones son producto de una enfermedad subyacente que hay que conocer. Si sufres muy a menudo de ardor en la rodilla, si no es algo puntual y lo padeces de forma frecuente, acude al médico. Estas son algunas dolencias donde los procesos inflamatorios son habituales:

  • La espondilitis anquilosante. Es un tipo inflamación de las articulaciones que se localiza en la columna vertebral.
  • Otra enfermedad asociada a este problema es la bursitis. Muy común también, y se caracteriza por la inflamación de las bolsas de líquido que protegen las articulaciones.
  • La artritis infecciosa, así como la reumatoide son otras de las afecciones donde el dolor articular en esta zona es habitual.
  • Asimismo, las personas que sufran lupus eritematoso experimentarán esta dolencia sumada a otros síntomas igual de complejos, e igual de limitantes.

Problemas vasculares graves

Este es un aspecto que no debemos descuidar. En caso de que aparezca un ardor súbito en la rodilla, acompañado por un hormigueo intenso, que nos impide incluso andar con normalidad, hemos de acudir al médico de urgencia.

  • Es posible que no estemos recibiendo un adecuado suministro de sangre.
  • Los accidentes vasculares se asocian muchas veces a este ardor súbito en las extremidades inferiores, a estas parestesias a las que no siempre damos la importancia que merecen.

Conoce también: 6 ejercicios para tratar el dolor cervical

La vitamina B12 para el dolor de los nervios periféricos

La vitamina B12 es esa gran desconocida en la dieta que, a menudo, no consumimos. Sin embargo, hemos de recordarlo: consumir vitamina B12 nos ayuda a regenerar la mielina que rodea los nervios.

Su tarea es esencial, porque al disponer de la mielina en un estado más fuerte, el impulso nervioso es más rápido y seguro. Dejamos de sentir ese ardor, esos “pinchazos” y, en esencia, las molestas parestesias.

Asimismo, la vitamina B12 aumenta la regeneración y el crecimiento de las células nerviosas. Por consiguiente, es un nutriente que no deberíamos descuidar en el día a día ya que puede reducir el impacto de las dolencias anteriormente citadas.

Vitamina B12 y anemia megaloblástica
La deficiencia de vitamina B12 es uno de los factores que conllevan a la anemia megaloblástica.

Si deseas incluir este elemento en tu dieta, puedes consultar con tu médico la posibilidad de tomar algún complemento vitamínico. No obstante, toma nota de que alimentos te  ayudarán a adquirirla de forma natural:

  • Soja.
  • Atún.
  • Trigo.
  • Lácteos.
  • Huevos.
  • Sardinas.
  • Pechuga de pollo.
  • Levadura de cerveza.

La buena salud y la prevención de enfermedades es muy importante. En ocasiones, la mala alimentación genera un desbalance muy perjudicial para muchas funciones del cuerpo. Recuerda incluir proteína, vitaminasy suplimentos nutritivos en tus platillos.

  • Viladot, A. (2001). Biomecánica de la rodilla. Lecciones Básicas de Biomecánica Del Aparato Locomotor.
  • Góngora García LH, Rosales García CM, González Fuentes I, P. V. N. A. (2003). Articulación de la rodilla y su mecánica articular. Medisan.
  • Fortune, J., Paulos, J., & Liendo, C. (2010). Manual de Ortopedia y Traumatología. Pontificia Universidad Católica de Chile. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004