Paroniquia: ¿qué es y cuáles son sus tratamientos?

24 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La paroniquia es una patología de origen infeccioso, ya sea bacteriano o por hongos, que afecta a las uñas de los dedos de las manos y los pies. Se caracteriza por enrojecimiento e hinchazón.
 

La paroniquia es una infección de la piel que rodea las uñas de los pies o manos. Según organizaciones médicas, esta patología se manifiesta en la base (cutícula) o a los lados de la uña. El área afectada se presenta enrojecida, con una ampolla llena de pus y es más sensible al tacto.

Al igual que cualquier infección de naturaleza bacteriana o fúngica, existe un riesgo asociado (aunque muy bajo) de que el foco se disperse por otros tejidos. Por ello, es esencial detectar la enfermedad con presteza y ponerle remedio de forma eficaz. Aquí te contamos, entonces, qué es la paroniquia y cuáles son sus síntomas y tratamientos.

¿Qué es la paroniquia?

Como ya hemos dicho con anterioridad, esta patología responde a un proceso infeccioso alrededor de la uña. Estudios indican que la lámina ungueal (un tejido córneo situado sobre el extremo distal del dorso de los dedos) manifiesta inflamación. Además de eso, se produce una destrucción de la cutícula (parte dura de la uña), a veces acompañada de supuración.

Esta enfermedad infecciosa se puede catalogar de distintas formas, según los criterios médicos. Te los presentamos a continuación.

Según el agente causal

El patógeno que genera la enfermedad condicionará la permanencia y la gravedad de la misma. Fuentes oficiales, como la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, relatan que existen dos tipos de paroniquia según el agente:

  • Aguda: de etología bacteriana, por estreptococos, estafilococos o pseudomonas. Aparece de repente, no dura mucho y suele encontrarse localizada en un solo dedo, usualmente de la mano.
 
  • Crónica: causada por hongos del género CandidaSe presenta en más de un dedo y se asocia a un periodo de recuperación más prolongado con posibles recaídas.
Paroniquia en las manos.
La inflamación alrededor de las uñas puede ser de origen bacteriano o fúngico, con distintos niveles de gravedad.

Según su gravedad

La clasificación previa es de gran utilidad desde un punto de vista de la epidemiología, pues permite saber qué esperar de la enfermedad según el patógeno que la causa. Aún así, desde un prisma quirúrgico, es necesario distinguir a la paroniquia según la gravedad de sus síntomas. Fuentes citadas con anterioridad recogen esta clasificación:

  • Primer grado: cuando las bacterias no han penetrado a mucha profundidad. Se forma una ampolla de pus localizada.
  • Segundo grado: aparición de un absceso (acumulación de pus) en la bolsa ungueal, debido a una mayor penetración bacteriana.
  • Tercer grado: cuando el absceso se extiende hasta el tejido adiposo subcutáneo.
  • Cuarto y quinto grado:  afectaciones más profundas que pueden llegar al hueso o manifestarse en forma de necrosis (muerte del tejido).

Como hemos podido ver, esta infección se hace más grave cuanto más ahondan las bacterias en el tejido afectado. Por esta razón, se hace esencial detectarla de forma rápida para evitar las raras, aunque posibles, complicaciones.

 

Para saber más: Cómo tratar la dermatitis atópica en niños

Síntomas y causas

Los síntomas de la paroniquia dependen del microorganismo que la cause y el nivel de gravedad de la infección. Portales oficiales recogen algunos de los signos clínicos más evidentes, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Dolor, hinchazón y enrojecimiento en la base de una o más uñas.
  • Aparición de ampollas llenas de pus localizadas en el área de infección.
  • Cambios de color en la uña o separación de la misma de la yema del dedo.
  • En caso de diseminación de la infección bacteriana al resto del cuerpo, el paciente puede experimentar fiebre, escalofríos, malestar y dolor muscular entre otros síntomas.

¿Por qué se produce?

Las causas de esta infección están ligadas a la facilidad de entrada de los patógenos, más allá de las barreras dérmicas externas. Daños mecánicos continuados, tales como morderse la piel de las uñas, chuparse los dedos o crecimientos atípicos con lesiones, pueden predisponer a la aparición de la enfermedad.

Por otra parte, según estudios científicos, la exposición a humedad continuada promueve la aparición de infecciones por hongos. Por ello, personas con profesiones ligadas a la manipulación de aguas (lavar platos o limpieza, por ejemplo) son más susceptibles a sufrir paroniquia crónica por Candida.

Otro factor de riesgo puede ser la diabetes, pues investigaciones clínicas han observado que, en pacientes monitorizados, hasta el 30 % de los que presentaban infecciones fúngicas en las uñas eran diabéticos.

 

Tratamiento de la paroniquia

Este tipo de infección suele ser autorresolutiva, es decir, se soluciona por sí misma tras unos días. Se recomienda sumergir la uña afectada en agua tibia varias veces al día para reducir los síntomas.

En caso de una diseminación del área inflamada o la aparición de abscesos, la visita al médico se hace obligada. Es posible que se receten antimicóticos o antibióticos según el agente causal. Si el absceso resulta complicado, la intervención quirúrgica localizada puede ser necesaria.

Inflamación en los pies.
Las uñas de los pies también son susceptibles de padecer paroniquia, a veces originada en calzados apretados.

Quizás te pueda interesar: Dermatitis atópica en el bebé, cuidados básicos

Paroniquia: ¿qué recordar?

Como hemos podido ver, esta enfermedad se caracteriza por su naturaleza infecciosa localizada en las uñas. En el caso de ser producida por bacterias, no siempre es necesario un tipo especial de tratamiento, pero las infecciones por Candida pueden requerir de una intervención médica.

Para prevenir este tipo de patologías asociadas a las uñas, se hace esencial no morderlas, cortarlas con regularidad y acudir al podólogo ante crecimientos anormales. La piel es nuestra primera barrera de defensa; es esencial cuidarla y no someterla a estrés innecesario.

 
  • Langer, M. F., Lötters, E., Wieskötter, B., & Surke, C. Infecciones del surco ungueal de los dedos. Tratamiento de la paroniquia.
  • Paroniquia, Medlineplus.gov. Recogido a 22 de agosto en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001444.htm
  • Paroniquia, Hospital San Diego. Recogido a 22 de agosto en https://www.rchsd.org/health-articles/paroniquia/
  • Alvarado, A., Hernández-Álvarez, G., Fernández, R., & Arenas, R. (2014). Onicomicosis por Candida en las uñas de las manos. Dermatología Revista mexicana58(4), 323-330.
  • Abad-González, J., Bonifaz, A., & Ponce, R. M. (2007). Onicomicosis because of Candida associated to diabetes mellitus. Dermatología Revista Mexicana51(4), 135-141.
  • Riquelme, Pablo Ruiz, and Esteban Urrutia Hoppe. "Manejo de la osteomielitis de la mano: revisión a propósito de un caso clÃnico." ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas 44.2 (2019): 17-22.
  • Goettmann-Bonvallot, S., et al. "Patología ungueal." EMC-Dermatología 51.4 (2017): 1-27.