¿Es posible el parto vaginal después de la cesárea?

El parto vaginal después de una cesárea (VBAC) tiene tanto sus beneficios como sus riesgos. Para que sea exitoso, la madre debe tener un determinado perfil. Conoce más de este procedimiento a continuación.

El parto vaginal después de una cesárea se conoce como VBAC (Vaginal Birth After Cesarean). Este procedimiento se puede realizar solo bajo la condición de que no exista ningún tipo de riesgo, ni para la madre ni para el bebé. Antes de hablar sobre el VBAC, se hace necesario definir los siguientes términos:

Cesárea

Es una operación quirúrgica que sirve para extraer el feto y la placenta abriendo el abdomen y el útero. Es el procedimiento más frecuente debido a que se utiliza para evitar las complicaciones del parto vaginal y mantener el bienestar fetal y el de la madre.

Parto vaginal

Es la forma tradicional de parto bajo la cual el bebé sale del útero hacia el exterior pasando por la vagina. También, es la forma más recomendable cuando no existen complicaciones de parto.

Las posibilidades de éxito aumentan si la madre ya ha dado a luz por parto vaginal y disminuyen si anteriormente ha tenido complicaciones durante el alumbramiento.

Complicaciones del parto vaginal

Parto prolongado

Cómo superar el miedo de la cesárea en el parto

Se caracteriza por contracciones débiles e irregulares, lo que retrasa la dilatación del cuello uterino y la progresión del parto. Factores como desproporción entre la pelvis de la madre y la cabeza del bebé, inducción del parto con el cuello muy cerrado o alguna anomalía en el bebé pueden influir en este tipo de parto.

 Te recomendamos leer: La dinoprostona: un gran aliado durante el parto

Parto prematuro

El parto prematuro se da antes de las 37 semanas de gestación debido a la ruptura prematura de las membranas, anomalías uterinas, enfermedades por parte de la madre, malnutrición, infecciones u otras causas desconocidas.

Sufrimiento fetal por falta de oxígeno

Esta complicación se da cuando el feto presenta una frecuencia cardíaca alarmante o existe presencia de meconio en el líquido amniótico, impidiendo que reciba el oxígeno necesario.

Posición de feto

Cuando el feto viene de nalgas, tiene cuatro veces más posibilidades de sufrir lesiones en un parto vaginal. También, existe la posibilidad de complicaciones si el feto busca salir con uno o ambos pies, así como con las rodillas por delante.

Si la mujer, luego de tener en cuenta esta información sobre las complicaciones de los partos vaginales, aún desea que le practiquen un VBAC, es recomendable que visite a un médico especialista para que determine si tiene el perfil para aplicársele este procedimiento.

A continuación, algunas de las condiciones para sobrellevar exitosamente un VBAC.

Condiciones de la paciente para aplicársele un VBAC

  • Tener una sola cesárea realizada con una incisión transversal horizontal.
  • No tener otro tipo de cicatrices en el útero.
  • El tamaño de la pelvis debe ser considerado clínicamente adecuado.
  • No haber tenido una ruptura uterina, complicaciones médicas o problemas obstétricos como placenta previa o fibromas uterinos.
  • Estar sana en cuanto a complicaciones durante el embarazo como diabetes, alta presión arterial, enfermedad cardíaca o herpes genital.

Beneficios del VBAC

Cómo recuperar la figura después del parto

  • Se evita tener una cirugía abdominal mayor.
  • Disminuye el riesgo de presentar problemas de placenta en futuros embarazos.
  • En comparación con un parto por cesárea, hay menos pérdida de sangre y un menor riesgo de infección.
  • Tiene menos riesgos de complicaciones asociadas con cirugías repetidas, incluyendo daños en los intestinos o vejiga.
  • Menos dolor después del parto.
  • El bebé nace cuando está listo y no de forma prematura, como en el caso de la cesárea.
  • Los pulmones del bebé son mucho más saludables cuando el parto es vaginal.

Riesgos del VBAC

  • Hay que tener en cuenta que ningún tipo de parto está fuera de riesgo. Sin embargo, los estudios demuestran que hay menos mortalidad con los VBAC exitosos que con las cesáreas repetidas.
  • Existe la posibilidad de que el útero se rompa en el lugar donde se tenía la cicatriz de la cesárea, lo que causaría hemorragia y podría afectar el traspaso de oxígeno al bebé.
  • Si la madre requiere oxitocina (Pitocin) para comenzar las contracciones, los expertos recomiendan abandonar el intento de un VBAC.
  • En caso de abandonar el VBAC y tener que recurrir a una cesárea no programada, podrían surgir complicaciones quirúrgicas como una hemorragia, infecciones uterinas o en la incisión. Si esto sucediera, el bebé llegaría a tener daños neurológicos a largo plazo e incluso morir.

Ver también: El 60 por ciento de los casos de cáncer del útero se pueden prevenir

Lo necesario durante un VBAC

Parto prematuro

Se requiere de un monitoreo fetal electrónico constante para seguir la frecuencia cardíaca del bebé, ya que esto podrá mostrar si hay algún problema. También, se precisa de una intravenosa y evitar cualquier alimento durante el parto por si llega a ser necesario una cesárea de emergencia.

Te puede gustar