¿Qué pasa en tu boca cuando salen las muelas del juicio?

Daniela Castro 30 mayo, 2018
La salida de las muelas del juicio puede provocar desplazamiento de las piezas dentales e infecciones en la boca. Por eso, es importante retirarlas a tiempo cuando no se desarrollan de forma adecuada.

La salida de las muelas del juicio es un motivo de preocupación para muchas personas. Aunque no todos experimentan complicaciones relacionadas, siempre existen dudas con respecto a los cambios que producen en la boca.

En la mayoría de los casos se sugiere su extracción, dado que con el paso del tiempo pueden ser el detonante de problemas en la cavidad oral y otras partes del rostro. Además, pueden causar presión sobre las demás piezas dentales y producir su desplazamiento.

Los síntomas que producen muchas veces se confunden con los de algunas infecciones dentales. Por eso, es importante informarse sobre cómo se da su desarrollo, cuáles son sus complicaciones y en qué casos se requiere la cirugía de extracción.

¿Qué son las muelas de juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como tercer molar o cordales, son las cuatro piezas dentales que crecen detrás de los segundos molares, tanto en la maxilar superior como en la inferior. Es decir, son aquellos molares que se ubican en la última posición.

Estas piezas dentales son las últimas en erupcionar y suelen desarrollarse entre los 17 y 25 años de edad, cuando los demás dientes ya están acomodados. Solo en casos reducidos se desarrollan en años posteriores, incluso a los 30 años o más.

De hecho, en algunas personas no llegan a crecer nunca o su presencia no representa ningún problema. Dado que a veces hay suficiente espacio para su crecimiento, la persona no enfrenta ninguna sintomatología derivada de estas.

Síntomas de las muelas de juicio

dolor de muela

Como ya lo indicamos, no todos presentan molestias cuando se produce la erupción de las muelas del juicio. Sin embargo, en algunos casos la ausencia de síntomas puede conducir a complicaciones más graves, ya que la persona piensa que no necesita un tratamiento.

Cuando las muelas crecen sanas, salen de la encía y su posición es correcta, no tiene por qué existir ninguna complicación. Pero cuando no es así o cuando causan síntomas intermitentes, el especialista sugiere su extracción. Algunos de los síntomas que pueden causar son:

  • Dolor severo en la zona de crecimiento de la cordal
  • Endurecimiento maxilar en esta área
  • Dolores de cabeza recurrentes
  • Inflamación y enrojecimiento que se nota hasta en las mejillas
  • Dolor de oídos

¿Qué pueden causar las muelas de juicio en la boca?

Por lo general, las muelas del juicio no se desarrollan de forma adecuada, se enquistan durante su erupción y provocan dolor. Esto quiere decir que no brotan del hueso o la línea de la encía, quedando bloqueadas en distintas posiciones. Aunque no siempre se desarrollan las cuatro cordales, casi todos presentan al menos una.

Debido a la falta de espacio para su alojamiento, las muelas de este tipo deben ser extraídas lo antes posible. De no ser así, son desencadenantes de muchos problemas en la boca. A continuación repasamos los principales:

Infección o enfermedad de las encías

Persona mostrando sus encías doloridas

Se produce porque el molar ejerce presión al estar en una posición inapropiada. Además, incide la acumulación de bacterias y restos de comida que suelen alojarse en el interior de la encía, por detrás del segundo molar.

Infección en el hueso

Cuando la infección de las encías no se trata a tiempo puede propagarse hasta el hueso adyacente a la muela. De hecho, en casos graves afecta las piezas vecinas o se extiende hacia el cuello y la mejilla. Si ocurre esto último, detona síntomas como fiebre alta, inflamación de la cara y problemas para deglutir.

Quistes

La muela de juicio está cubierta por un saco de tejido grueso y blando que desaparece cuando esta consigue erupcionar al exterior. Si su desarrollo es anormal, este saco se puede llenar de líquido, originando un quiste que puede deteriorar el hueso.

Desplazamiento de las piezas dentales

eliminar la placa dental naturalmente

En su intento por salir al exterior cuando no tienen suficiente espacio, las muelas del juicio ocasionan una presión sobre los dientes vecinos provocando un desplazamiento de los mismos. Si esto no se controla a tiempo se origina lo que se conoce como apiñamiento.

¿Cuándo es necesario extraer las muelas del juicio?

La mejor manera de prevenir las complicaciones relacionadas con las muelas del juicio es visitando de forma periódica al dentista. Debido a que casi siempre tienen poco espacio para crecer, en la mayoría de los casos se sugiere una cirugía de extracción.

Los profesionales encargados de este procedimiento son los odontólogos especializados en cirugía o implantes o un cirujano maxilofacial. Por tanto, estos mismos son quienes determinan si es conveniente hacer la intervención.

El procedimiento es bastante sencillo y se puede llevar a cabo con anestesia local. Su duración varía en función del estado de los molares, es decir, si han salido de manera completa o parcial o si están interviniendo en otras estructuras orales.

Te puede gustar