Paso a paso llegaremos muy lejos

Los triunfos no se consiguen de un día para otro. Por eso debemos perseverar y ser constantes, sin perder de vista nuestros objetivos. Si nos lo proponemos, llegaremos muy lejos

No es necesario correr para lograr lo que nos proponemos. Sin embargo, creemos que, cuanta más prisa nos demos, llegaremos más lejos.

No podríamos estar más equivocados. Las prisas provocan que tropecemos mucho antes de lo que pensamos. Pero esto no es todo. También nos decepcionaremos más rápido.

Descubre: Acepta en lugar de esperar, tendrás menos decepciones

Dar pasos cortos no está entre nuestras posibilidades. Tal vez porque el tiempo nos apremia y tenemos miedo a perderlo innecesariamente.

No obstante, si corres demasiado tal vez no llegues nunca al final que buscas. Recuerda la fábula de la liebre y la tortuga. No fue el más rápido quien ganó.

Llegaremos muy lejos si tenemos paciencia

Mujer-soplando

¿Te consideras una persona con poca paciencia? Entonces, quizás comprendas esta necesitad de obtener resultados aquí y ahora.

No concibes el hecho de tener que esperar. Es más, cuando piensas mucho en ello, rápidamente te adelantas a tirar la toalla.

Sin embargo, tener calma te será de gran ayuda. Los cambios no se suceden de un día para otro, ya que conllevan un proceso largo, tedioso y lleno de momentos de los que aprenderás.

Si no tienes paciencia, jamás llegarás a tu objetivo por los siguientes motivos:

  • No te permitirás cometer errores: Equivocarse es normal y durante nuestro camino tropezaremos muchas veces.

Si no esperas, lo que lograrás será que todo el esfuerzo que has hecho hasta el momento no haya servido para nada.

  • Te decepcionarás a la mínima: Considerarás que no sirves o que ese no es tu objetivo. Sin embargo, no estás en lo cierto. Has corrido tan deprisa que el golpe ha sido mayor, pero esto no quiere decir que no puedas lograr lo que deseas.
  • Sufrirás la terrible frustración: Como cada paso que das es lento, creerás que no te será posible alcanzar tu tan ansiado deseo. Esto te desilusionará hasta tal punto que dejarás de hacer todo esfuerzo posible para lograr tu objetivo.

Lee: 5 claves para calmar la mente inquieta y encontrar la paz interior

niña-con-una-hoja-en-la-mano

Aunque creas que la tranquilidad no es importante, en este caso sí lo es. Ella nos ayudará a mantener la calma, pensar en positivo y seguir adelante aunque nos cueste horrores.

Las cosas nunca se consiguen de un día para otro y esto es lo que hace que, cuando llegues a la meta, te sientas más satisfecho que nunca.

Persevera y alcanzarás lo que te propongas

Mujer-fuerte

Cuando pensamos en correr en vez de ir paso a paso con nuestros propósitos estamos evitando que consigamos perseverar.

La perseverancia es muy importante en todo lo que nos propongamos. De ella dependerá que logremos, o no, llegar a la meta que nos hemos propuesto.

Si nos rendimos por el camino, jamás llegaremos a nuestro objetivo. Las cosas no se van a poner nada fáciles…

Para empezar, no todo irá como lo pensaste al principio. Se sucederán problemas, cambios de planes y diversas circunstancias que intentarán hacerte desistir de tu meta.

No obstante, esto no estará tirando de ti hacia atrás, sino que, si lo tomas como un aprendizaje, podrás impulsarte hacia adelante.

No te pierdas: 5 señales de madurez emocional

Tu emociones, a veces, no te ayudarán. Te sentirás melancólico, triste y desanimado. Sin embargo, no te dejes vencer. No permitas que sean ellas las que te hagan dar media vuelta.

No corras tanto

camino-de-árboles-fantasía

Cuanto más deprisa quieras ir, mayor será el golpe que te darás. No solo por las dificultades que aparecerán, sino porque no serás capaz de ir con paso firme.

De esta manera, favoreces que todo vaya mal, pues es siempre mejor ir con calma y pensando muy bien las cosas.

Piensa que el camino no es recto, sino que tiene curvas, senderos inexplorados, miles de piedras en el sendero…

A veces, tendrás miedo; otras, estarás muy seguro de ti mismo.

Antes de irte lee: Sigue caminando, pase lo que pase

No obstante, vete despacio, aunque lo veas todo muy claro al principio. Nadie sabe lo que nos deparará el futuro unos pasos más allá.

Lo bonito es ir descubriendo lo fuertes que somos y el empeño que ponemos en lograr lo que en verdad queremos.

No te precipites. Paso a paso, conseguirás llegar a lo más alto.

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar