Pasos para cambiar el pañal

Cambiar correctamente el pañal de tu bebé es fundamental para su higiene. Y es que, como todo, cambiar un pañal implica determinados pasos, los cuales te compartimos a continuación. Tu bebé te lo agradecerá.

El pañal es una pieza de vestir que usan los bebés desde el momento en que nacen hasta aproximadamente los dos años. Fue creado para recoger de forma higiénica la orina y las heces de los pequeños, y así mantenerlos limpios y secos. Por esta razón, se debe cambiar el pañal.

Estas piezas absorbentes se crean porque los pequeños no han desarrollado la capacidad de controlar el momento de hacer sus necesidades fisiológicas.

Características de los pañales

Existen pañales para niños y adultos. En cuanto a los de adultos, son pañales para personas con alguna enfermedad que les ha hecho perder la capacidad para controlar el esfínter. Algunos pañales son elaborados con plásticos, como es el caso de los pañales desechables. Se fabrican por tallas, las cuales van desde recién nacido (RN) hasta extra grande (XXG).

Su forma es anatómica y ajustable para mayor comodidad del bebé. También, existen los pañales de tela, piezas textiles en forma cuadrada. Este tipo de pañal es reutilizable, es decir, se puede lavar.

Es importante saber cómo y cuándo realizar un cambio de pañal para así evitar “sorpresas”.

Ver también: El chupete en bebés y niños

Pasos para cambiar el pañal

Talco-bebes

El cambio de pañal es una actividad que se debe practicar las veces que sean necesarias. Aquí te dejamos los pasos para hacerlo de manera adecuada. Pero primero, es indispensable tener a la mano:

  • Pañal (desechable o de tela).
  • Toalla húmeda desechable.
  • Crema para prevenir la pañalitis.
  • Talco (preferiblemente antialérgico).
  • Cobija para acostar al bebé.
  • Bolsa plástica.

1. Escoge un lugar apropiado para cambiar el pañal

Selecciona un lugar limpio y seco para acostar al bebé. El ambiente debe ser cálido, así el bebé se sentirá cómodo y no estará inquieto al momento de cambiar el pañal.

2. Retira las cintas para cambiar el pañal

Retira las cintas para cambiar el pañal

Teniendo al bebé acostado boca arriba, retira las cintas que sujetan el pañal de cada lado. Cuando el pañal es desechable, las cintas deben pegarse sobre el mismo pañal para que no se fijen a la piel del bebé.

Te recomendamos leer: ¿Qué hacer si tu bebé tiene rozaduras en la zona del pañal?

3. Revisa el pañal

Luego de retirar las cintas del pañal, revisa si el bebé defecó o solo orinó. Si el bebé defecó, limpia el restante que le queda en el cuerpo con el mismo pañal. Cuida que no le queden residuos en los genitales.

4. Limpia la orina o las heces 

Limpia la orina o las heces

Para eliminar la orina o las heces de las pequeñas nalgas, agarra al bebé por los tobillos y levanta lentamente sus piernas. Esta es la mejor forma de limpiar y evitar dejarle residuos. Utiliza la parte del pañal que quedó limpia para quitar los residuos de orina o heces.

Después de limpiarlo, dobla el pañal por la mitad con la parte sucia hacia dentro. Deja el pañal debajo del bebé para prevenir que se ensucie, en caso de que haga una necesidad fisiológica inesperadamente.

Usa toallas húmedas desechables o un trozo de tela húmeda para terminar de limpiar al bebé. Si tu bebé es niña, limpia de adelante hacia atrás. Esta forma de limpieza minimiza la posibilidad de que entren bacterias del recto a la vagina y le causen una infección.

5. Coloca el pañal limpio

Ya culminado el proceso de limpiar al bebé, retira el pañal sucio y sustitúyelo por uno limpio. Abre el pañal y ubica debajo de las nalgas la parte donde están las cintas. Luego, separa las piernas del bebé y colócale crema protectora o talco para prevenir la irritación.

Pasa el resto del pañal entre las piernas hasta llegar a la barriga. Debes tener cuidado cuando separes las piernas, ya que los bebés son frágiles. También, debes preveer que el pañal no se abulte entre las piernas debido a que puede casuarle irritación.

Si tu bebé está recién nacido, debes evitar cubrir el ombligo porque está en proceso de cicatrización. En el caso de los varones, debes asegurarte de que el pene esté en la posición correcta (apuntando hacia abajo) para evitar que se salga la orina.

Es el momento de cerrar el pañal. Separa las cintas autoadhesivas, rodea la cintura del bebé y pégalas en la parte de adelante. El pañal debe estar ajustado, pero cómodo para los movimientos del bebé. Es bueno leer las instrucciones del empaque, debido a que cada fabricante puede tener modelos diferentes.

6. El pañal sucio

Agarra el pañal sucio, envuélvelo dejando las cintas autoadhesivas por fuera y pégalas formado un rollo. Colócalo dentro de una bolsa y échalo en la papelera. Vuelve a vestir al bebé y ya la tarea estará terminada.

Para finalizar, no debes olvidar lavarte las manos antes y después del cambio de pañal para así mantener la mayor higiene posible. También, es recomendable darle un juguete al bebé mientras se realiza el cambio. De esta manera, se distrae y no pondrá resistencia por durar tiempo en la misma posición.

Te puede gustar