Siete pasos para deshacerte de la grasa en el vientre

¿Sabías que tus patrones de sueño también pueden influir en la acumulación de grasa? Al no dormir no generamos leptina, que es la hormona de la saciedad, y comemos de más

La grasa abdominal puede acumularse por diferentes factores, no solo por comer de más o no cuidarse en la dieta. El estrés, la genética o los problemas hormonales también se pueden ver reflejados en tu abdomen. Por eso, queremos presentarte los siete pasos que puedes llevar a cabo para deshacerte de la grasa en el vientre.

Síntomas del aumento de grasa abdominal

Si la grasa que se ha acumulado tiene que ver con el estrés, es más difícil que responda a los ejercicios o las dietas que practiques. Esto se debe a que el sistema endócrino, que regula todas las hormonas, desempeña un papel importante.

Se ha comprobado que el cortisol, conocido como la hormona del estrés, se relaciona directamente con la acumulación de grasa en el vientre. Por lo tanto, si aprendes a calmar la ansiedad y los nervios, es probable que obtengas mejores resultados.

Esta hormona regula la concentración de glucosa en el organismo y el consumo de grasa y proteína. Sin embargo, un nivel elevado puede conducir al hipercortisolismo o síndrome de Cushing.

Algunos de los síntomas que indican cambios en el nivel de cortisol son:

  • Cambios en el estado de ánimo y de humor
  • Problemas de sueño
  • Disminución de las defensas
  • Dolores de cabeza
  • Aumento de peso
  • Palpitaciones
  • Calambres
  • Problemas digestivos

Siete pasos para deshacerte de la grasa en el vientre

Recuerda que, además de esta guía, puedes añadir algunos suplementos que te vendrán de maravilla:

  • Vitamina C: controla los incrementos del cortisol por sus propiedades antioxidantes.
  • Vitamina A: ayuda a reducir los niveles de esta hormona.
  • Ginseng: actúa sobre las glándulas suprarrenales y el cerebro.

Paso 1: realiza ejercicio

El ejercicio físico es una de las mejores formas de mantener el metabolismo activo y quemar grasas. Además, realizado de forma regular, se han demostrado sus beneficios en la prevención de enfermedad coronaria a corto y largo plazo.

No obstante, no practiques un deporte que odies, porque te generará más estrés. Puedes salir a caminar o andar en bicicleta si eso te hace feliz.

Paso 2: ten buenos hábitos para dormir

Evita mirar pantallas como la televisión, tablet o smartphone antes de ir a dormir, así como cenar minutos antes de acostarte, beber cafeína o refrescos con mucho azúcar.

Paso 3: ingiere cinco comidas diarias

Intenta seguir una alimentación que incluya frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras y agua. Evita, sobre todo, los alimentos procesados y los dulces, y no te saltes ninguna comida.

Paso 4: comienza un plan de entrenamiento de fuerza

Realiza dos veces por semana un ejercicio como, por ejemplo, flexiones o abdominales. Crear masa muscular magra es beneficioso para elevar el metabolismo basal, lo que llevaría indirectamente a un déficit calórico.

Paso 5: estabiliza tu estrés

Practicar el yoga, la meditación o Tai Chi puede ayudarte a disminuir los niveles de cortisol.

Paso 6: hábitos saludables

Evita el consumo de tabaco, cafeína o alcohol, ya que estimulan a las glándulas suprarrenales.

Paso 7: pensamientos positivos

Asimismo, para que se reduzcan los niveles de estrés, mantén pensamientos positivos sobre tu cuerpo y sobre ti mismo.

El abdomen es una de las áreas de nuestro cuerpo que más tiende a acumular grasa. Por eso, es conveniente que prestes atención a estos consejos para deshacerte de la grasa del vientre y gozar de mejor salud.

  • Kuo, C.-H., & Harris, M. B. (2016). Abdominal fat reducing outcome of exercise training: fat burning or hydrocarbon source redistribution? Canadian Journal of Physiology and Pharmacology. https://doi.org/10.1139/cjpp-2015-0425

  • Ross, R., & Janssen, I. (1999). Is abdominal fat preferentially reduced in response to exercise-induced weight loss? MEDICINE AND SCIENCE IN SPORTS AND EXERCISE. https://doi.org/10.1097/00005768-199911001-00014

  • Daubenmier, J., Kristeller, J., Hecht, F. M., Maninger, N., Kuwata, M., Jhaveri, K., … Epel, E. (2011). Mindfulness intervention for stress eating to reduce cortisol and abdominal fat among overweight and obese women: An exploratory randomized controlled study. Journal of Obesity. https://doi.org/10.1155/2011/651936

  • Rahe, C., Czira, M. E., Teismann, H., & Berger, K. (2015). Associations between poor sleep quality and different measures of obesity. Sleep Medicine. https://doi.org/10.1016/j.sleep.2015.05.023