Pasta Alfredo con brócoli y pollo

Belén Gisbert · 9 enero, 2019
La salsa Alfredo originaria solo llevaba queso parmesano y mantequilla, pero a día de hoy admite múltiples variaciones, adaptadas a la variedad de la pasta

En este artículo compartimos un delicioso plato de pasta Alfredo con brócoli y pollo, una receta rápida y fácil de hacer, además de sabrosa. ¿Quieres probarlo?

El brócoli es una verdura que tiene muchísimas opciones como ingrediente principal de distintos platos, ya que queda delicioso. Siempre se puede buscar diferentes y deliciosas maneras de disfrutar esta exquisita verdura.

Un toque original es ponerle unos pimientos picantes. Pero si lo deseas, puedes optar por añadir un poco de anchoa salada… ¡el plato será espectacular!

Pasta con brócoli y tomates secos

Ingredientes (para 4 personas)

  • 350 gramos de pasta
  • 1 brócoli
  • 1 chalota
  • Vino blanco
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (90 ml)
  • 6 tomates secos en aceite
  • Queso rallado al gusto
  • Chili o anchoa opcional

Preparación

brocoli pollo y queso

  • Para empezar, limpiar el brócoli y cortar en trozos, y cocer en agua con sal durante unos 15 minutos.
  • Después, en una sartén, poner el aceite y la chalota en rodajas finas y freír. Además, añadir el pimiento rojo y el brócoli y cocinar durante unos minutos.
  • A continuación, desglasar con vino blanco y añadir los tomates secos picados.
  • Por último, cocer la pasta, escurrir y echar en la sartén con la salsa, añadir unas cucharadas de agua de la cocción. Sazonar con queso y servir caliente.

Pasta Alfredo gratinada con brócoli, tocino y queso

En segundo lugar, vamos a mostrarte otra variante de la pasta Alfredo con brócoli y pollo. Además, es un plato de simple preparación que requiere pocos ingredientes.

Ingredientes

  • 400 gramos de pasta
  • 500 gramos de brócoli
  • 200 gramos de panceta o tocino
  • 200 gramos de queso
  • 1 taza de salsa blanca (nata, pimienta, nuez moscada, queso, sal) (200 ml)
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Queso rallado al gusto

Preparación

Gratinado

  • Para empezar, para la realización del gratinado de pasta con brócoli, tocino y queso, comenzamos con la preparación de brócoli poniendo a cocer en agua con sal, después de ser lavado y cortado en ramitos pequeños.
  • A continuación, cocinar hasta que estén tiernos y retirarlos con una espumadera, y reanudar la ebullición para cocer la pasta.
  • Después, en una sartén, poner un poco de aceite de oliva y, cuando esté caliente, saltear la panceta cortada en cubos, agregar el brócoli y mezclar bien para combinar los ingredientes (si es necesario, añadir unas cucharadas de agua de la cocción brócoli).
  • Además, a manera opcional, puedes poner un poco de chili o de anchoa, salteándolo todo. En este paso, mide la sal, ya que estos dos ingredientes tienden a dar un gusto demasiado salado a los platos.
Pasta Alfredo con brócoli y pollo

  • Después, añadir la salsa blanca y sazonar con sal y pimienta.
  • A continuación, escurrir la pasta al dente y echar en la sartén con la salsa preparada, de manera que se unan todos los ingredientes.

Horneado

  • Para empezar, tomar una fuente de horno y forma una primera capa de pasta y poner en los cubos de tocino, cubrir con otra capa de pasta y otra de quesos. Continúa hasta el final de la masa.
  • Después, espolvorear la superficie con una pizca de queso en polvo parmesano mezclado con pan rallado. Añade un poco de orégano también en la superficie.
  • A continuación, cocer la pasta Alfredo gratinada con brócoli, tocino y queso en el horno a 180 grados durante unos 20 minutos, si no forman la corteza del clásico gratinado, poner otros 5 minutos bajo la parrilla.
  • Para acabar, la masa está lista para ser servida. Sírvela en platos individuales hondos y añade unas rodajas de tomate a modo de decoración.

Prueba variantes de las recetas

Estas dos variantes de pasta Alfredo con brócoli y pollo, puede añadirse también tacos de ternera o cerdo. Los ingredientes opcionales de chili y anchoa debes poner poca cantidad, para no estropear el plato con un sabor demasiado fuerte.

Intenta probar añadiendo aceitunas o unos frutos secos, sabes que la imaginación en la cocina es infinita, mucho más en platos de pasta. ¡Atrévete!