4 maneras de preparar pasta integral con verduras

Maite Córdova 15 septiembre, 2018
Las recetas de pasta integral con verduras, además de deliciosas y nutritivas, nos permitirán saciarnos antes, gracias a su aporte de fibra, por lo que también pueden favorecer la pérdida de peso.

La pasta integral es mucho más nutritiva que aquella elaborada con harina de trigo refinada. Esto se debe a que en su proceso de fabricación no se muele por completo el grano y, por ende, no elimina sus nutrientes.

Destaca por su aporte de vitaminas (especialmente del grupo B) y minerales (como el potasio, el magnesio y el fósforo). Así pues, no es de extrañar que sea rica en fibra y que favorezca la digestión.

Pasta integral con anchoas y queso

Pasta integral.

Ingredientes (2 o 3 comensales)

  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Albahaca fresca (al gusto)
  • 3 cucharadas de almendras (45 g)
  • Varios tomates cherry
  • 4 filetes de anchoa en aceite
  • ½ bote de aceitunas negras sin hueso (75 g)
  • 1 bote de aceitunas verdes sin hueso (150 g)
  • 3 tazas y media macarrones integrales (350 g)
  • 1 taza de queso parmesano (125 g)
  • Condimentos: sal, pimienta

Te interesa leer: 7 menús diarios para una dieta saludable

Preparación

  1. En primer lugar, rallamos el queso parmesano y picamos la albahaca en trozos pequeños.
  2. Escurrimos bien las anchoas y las aceitunas.
  3. Pelamos las almendras y, en una sartén, sin engrasar, las tostamos.
  4. Colocamos una olla con abundante agua a hervir y una pizca de sal. Antes de que rompa en hervor, añadimos la pasta y la dejamos cocerse hasta que quede al dente.
  5. Cuando la pasta esté lista, la escurrimos y reservamos el agua de cocción.
  6. Aparte, preparamos la salsa para la pasta. Para ello, colocamos en el vaso de la licuadora un poco del agua de cocción de la pasta (menos de ¼ de taza), las aceitunas verdes, las almendras, el queso, la albahaca, las anchoas y los ajos pelados. A continuación, procesamos hasta conseguir una mezcla homogénea.
  7. Condimentamos la mezcla y le añadimos los tomates cherry. Volvemos a procesar durante un par de minutos para integrar bien todos los ingredientes.
  8. Servimos la pasta y vertemos por encima la salsa de manera generosa. Antes de llevar a la mesa, podemos decorar con unas cuantas aceitunas negras, una hoja de albahaca fresca y una almendra entera.

Pasta integral con verduras

Ingredientes (para 2 comensales)

  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • 1 berenjena
  • ½ cebolla
  • 1 pimiento verde 
  • 2 tomates maduros
  • ½ paquete de pasta (250 g)
  • 3 tazas de espinacas (120 g)
  • Opcional: 2 cucharadas de queso parmesano (30 g)
  • Condimentos: sal, pimienta, cúrcuma, salsa de soja

Descubre: 3 recetas con cúrcuma para desayunar y comer

Preparación

  1. Lavamos y escurrimos el pimiento verde, los tomates maduros y la berenjena.
  2. Cortamos el rabo de todos los vegetales y procedemos a picarlos en rodajas finas. Preferiblemente, de menos de un centímetro de grosor.
  3. Colocamos una olla con agua a hervir con una pizca de sal. Una vez rompa el hervor, bajamos un poco el fuego y agregamos la pasta para que se cueza.
  4. Una vez que la pasta esté al dente, escurrimos el agua y reservamos. Recordemos que no hace falta rociar agua fría sobre la pasta para que se enfríe, con escurrir el agua y dejarla a temperatura ambiente basta.
  5. Aparte, colocamos las rodajas de berenjena y las de pimientos para que se cuezan al vapor.
  6. Mientras tanto, pelamos los dientes de ajo y los picamos en trozos medianos.
  7. Calentamos una sartén, ligeramente engrasada con un poco de aceite de oliva, y salteamos los ajos, la cebolla y el tomate. Una vez que los ajos y la cebolla estén dorados, procedemos a añadir las hojas de espinacas. Removemos todo constantemente con movimientos lentos para evitar que se queme.
  8. Condimentamos los ingredientes de la sartén y rociamos un chorrito de aceite de oliva por encima. Dejamos cocer otros 3 o 4 minutos y apagamos el fuego.
  9. Colocamos la mezcla de la sartén en el vaso de la licuadora, junto con las berenjenas y los pimientos cocidos, y procesamos todo hasta obtener una especie de crema homogénea, sin grumos.
  10. Comprobamos la sal de la crema y, si hace falta, rectificamos.
  11. Servimos la pasta y le agregamos abundante salsa por encima. Para decorar, podemos espolvorear un poco de queso parmesano rallado.

Por lo general, se suele preferir la pasta integral en todo tipo de dieta; no solo porque ayuda a combatir el sobrepeso, sino porque brinda energía y sacia el apetito con mayor facilidad que la pasta corriente. Así, un comensal puede disfrutar de una ración de pasta integral sin tener siempre la necesidad de repetir para conseguir sentirse lleno. Esto, a la larga reduce la ingesta de carbohidratos y, evidentemente, evita el aumento de peso.

Te puede gustar