Pastel de piña salado

Para que se compacte y tome consistencia deberemos dejar reposar el pastel unas horas en el refrigerador con algo de peso encima. Antes de consumirlo lo decoraremos con mahonesa y piña

¿Mucho calor? Ya lo creo. El verano empieza fuerte y lo que más nos apetece, aparte de bañarnos en el mar o en la piscina, es comer algo fresquito, ligero y saludable.

Si añadimos que estamos de vacaciones, lo que menos nos apetecerá es estar horas en la cocina o enchufar el horno para que caliente toda la estancia de la cocina. Lo que nos faltaba…

Entonces, esta receta va a ser la ideal para preparar en verano, ya que la dejarás lista en minutos. Puedes meterla en la nevera para que quede fría, e irte mientras a refrescarte a la piscina o a la playa. Cuando vengas de tu baño o paseo, tendrás la comida lista y en su punto, perfecta para toda la familia, muy nutritiva, ligera y óptima para hacer una buena digestión mientras te echas la reconfortante siesta. ¡Ya llegó el verano!

Por eso, prepara esta receta: pastel de piña salado y ve a disfrutar con los tuyos. Es una ensaladilla exótica, para que te hagas una idea previa.

Pastel de piña salado 

beneficios-de-la-piña

Ingredientes

  • 9 rebanas de pan de molde sin corteza
  • 12 rodajas de piña al natural
  • 2 latas de atún
  • Un puñado de aceitunas rellenas
  • Un puñado pequeño de aceitunas negras sin hueso
  • 1 lata de anchoas
  • 200 g de palitos de cangrejo o surimi
  • Mayonesa
  • Sal
  • Lechuga para decorar
  • 1 huevo

Preparación

Para decorar, reserva: 4 rodajas de piña, 4 aceitunas verdes rellenas o 4 negras, 4 filetes de anchoa y la lechuga.

  • Pon a cocer el huevo en un cazo de agua hirviendo con sal. Deja cocer unos 7 minutos. Saca del fuego, quita el agua caliente y échale agua fría del grifo para parar la cocción. Reserva.
  • Pica las aceitunas verdes restantes, las negras, la piña y el surimi.

Preparamos el relleno

  • En un bol grande, añade las dos latas de atún bien escurridas, las aceitunas verdes, las aceitunas negras, la piña y el surimi.
  • Añade cuatro cucharadas de mayonesa, una pizca de sal y mezcla bien. Ya tenemos el relleno.

Montaje

  • Forramos un molde para hacer bizcochos con papel film transparente, dejando que sobresalga este por los lados.
  • En la base, añadimos 3 rebanadas de pan de molde sin corteza, uno al lado del otro. Ajustamos bien la base.
  • Encima del pan, añadimos la mitad de la mezcla que habíamos hecho antes como relleno. Repartimos bien y apretamos con la cuchara contra el pan de la base.
  • Añadimos encima otra capa de pan, con 3 rebanadas más. Apretamos.
  • Encima, añadiremos el resto de relleno, apretando bien.
  • A modo de capa superior, ponemos una última capa de pan con las 3 rebanas de pan de molde sin corteza que nos quedan.
  • Una vez montado el pastel de piña salado, lo tapamos con el papel film que nos sobresalía del molde. Pon un poco de peso encima, como un plato, o dos vasos acostados, por ejemplo. Mete en la nevera, 4 horas mínimo, para que se enfríe. (Ahora te puedes ir a la playa).
  • Cuando vayáis a consumir el pastel de piña salado, sácalo de la nevera.
  • Retira el papel film de la parte superior y pon un plato o bandeja encima del molde. Dale la vuelta al pastel de piña salado, como si fuera una tortilla.
  • Retira el papel film que queda.
Mayonesa.pelo.absolut

Decoración:

Unta sin exceso la parte superior y los lados del pastel de piña salado con mayonesa.

Coloca encima las 4 rodajas de piña escurridas. En los huecos de las rodajas, añade un poco más de mayonesa. Encima de esos montículos, coloca una aceituna verde rellena o una negra sin hueso envuelta de un filete de anchoa.

Toma el huevo duro y pélalo. Córtalo en trozos.

Lava dos hojas de lechuga y córtalas en juliana. Colócala alrededor del pastel de piña salado, hasta cubrir el plato. Encima, coloca los trozos de huevo duro repartidos.

Opcional: puedes añadir, si quieres, unas tiras de pimiento rojo asado (40 minutos a 180 ºC con aceite y sal untados en el pimiento), o unas rodajas de tomate.

El resultado es un pastel de verano exótico, fresco, ligero y ¡no engorda mucho!