¿Sabías que las patas de gallo tienen un significado y se pueden prevenir?

Las patas de gallo pueden ser una señal del hígado para indicarnos que debemos desintoxicarlo. Si mejoramos la salud de este órgano, también conseguiremos avances contra esas marcas en los ojos.

Las patas de gallo no son solamente una cuestión estética que preocupa a muchas personas porque les da un aspecto más envejecido. Estas marcas también indican cómo está funcionando el hígado. Por este motivo, es aconsejable prevenirlas de manera natural y, a la vez, mejorar la salud en general.

Descubre en este artículo el verdadero significado de las patas de gallo y cómo prevenirlas de manera sencilla, efectiva y natural, sin recurrir a costosos tratamientos de belleza.

¿Qué son y qué indican las patas de gallo?

Las patas de gallo son las arrugas horizontales que aparecen en el borde externo de los ojos, en dirección a la sien, y que se acentúan cuando sonreímos o nos reímos. Aunque es una marca de expresión, el hecho de que a algunas personas se les vean más que a otras está relacionado con el funcionamiento del hígado.

Las patas de gallo pronunciadas, sobre todo cuando aparecen desde edades prematuras, como a partir de los 20 años, indican una debilidad en la función hepática. Analicemos este problema en profundidad.

¿A qué se debe la debilidad hepática?

Drogas y agentes químicos

Hay muchos factores que pueden perjudicar al funcionamiento del hígado y, como consecuencia, favorecer la aparición de las patas de gallo. Estos son los más comunes:

  • Alimentación desequilibrada: El exceso de frituras y grasas de baja calidad (bollería, margarina, embutidos, cremas lácteas, etc.), azúcares, edulcorantes artificiales y harinas refinadas. Las carnes y los lácteos deberían de consumirse con moderación.
  • Aditivos alimentarios: Están presentes en gran cantidad de alimentos no ecológicos.
  • Determinados medicamentos.
  • Hábitos tóxicos: Por ejemplo, el alcohol o el tabaco.
  • Emociones negativas: En especial la rabia o la ira.
  • Estrés.
  • Contaminación ambiental.

Te puede interesar: 7 cosas que afectan la salud del hígado sin beber alcohol

¿Cómo mejorar la salud del hígado?

El hígado es un órgano que cumple funciones relacionadas con el metabolismo, el sistema inmunitario y la depuración de la sangre. Si bien sufre las consecuencias de muchos factores que nos influyen de manera directa cada día, también tiene la sorprendente capacidad de regenerarse.

Por este motivo, con algunos remedios y técnicas naturales podemos mejorar su actividad y prevenir o reducir las patas de gallo.

Aplicación de calor

Aplicación de calor

El hígado es un órgano que tiende a enfriarse cuando se debilita, por lo que podemos aplicarle calor de forma local para mejorar su función. Esto se puede hacer apelando a diferentes elementos:

  • Esterilla eléctrica.
  • Bolsa de agua caliente.
  • Toalla húmeda caliente, con una toalla seca encima.

Es recomendable aplicar estos remedios una media hora antes de acostarnos cada día, ya que puede hacernos sentir cansados.

Enema de café

Cuando se realizan enemas de café, se potencia la actividad de la enzima GGT (gamma-glutamil-transferasa o transpeptidasa), que es imprescindible para tener un hígado saludable. Así, facilitamos la expulsión de bilis y depuramos el organismo. Los enemas se realizan con café ecológico tostado y en polvo, y se pueden aplicar una o dos veces por semana.

Plantas medicinales

Diente-de-león

Las plantas medicinales amargas favorecen el hígado y mejoran la digestión en general. De este modo, mediante infusiones, podemos regular y mejorar la función hepática sin efectos secundarios, para prevenir también la aparición de las patas de gallo.

Podemos tomar cada noche una infusión medicinal a base de plantas beneficiosas para el hígado, como las que se enumeran a continuación:

Para potenciar todavía más los efectos depurativos de estas hierbas, es aconsejable endulzarlas con estevia agregarles un poco de jugo de limón.

Suplementos a base de aminoácidos

Una de las maneras más cómodas de depurar el hígado consiste en tomar suplementos a base de plantas, nutrientes y otros remedios beneficiosos para su funcionamiento. Una de las opciones son los aminoácidos, en particular los siguientes:

  • L-Arginina
  • L-Ornitina
  • L-Citrulina

Una cuestión importante a tener en cuenta es que, aunque los aminoácidos potencian la función del hígado, no deberían consumirse en casos de cirrosis.

Lee también: 11 plantas medicinales para el dolor de estómago

Batidos verdes

Batidos verdes

Los vegetales de color verde tienen la virtud de regenerar el hígado. Por este motivo, una manera de consumir más estos alimentos y en su estado crudo, que es como conservan mejor sus propiedades, es mediante batidos verdes.

En estas bebidas, se combinan frutas como la manzana, la fresa o el plátano con vegetales de hoja verde, como la espinaca, la acelga, las hojas de remolacha o la rúcula. El resultado es un batido muy nutritivo y depurativo de un sorprendente y delicioso sabor.

Podemos tomar estos batidos verdes cada mañana, a modo de desayuno, e incluso combinarlos con otros ingredientes como bebidas vegetales, frutos secos, semillas, cacao, etc.

En síntesis, debemos tener en mente que el cuerpo es un todo y que, en la mayoría de los casos, la apariencia exterior está profundamente ligada a su andar interno. Las patas de gallo no son la excepción; para erradicarlas, apunta a cuidar el hígado como primera medida.

  • Newswire, P. R. (2013). Los veinteañeros enfrentan signos tempranos de envejecimiento: empiezan a aparecer las líneas finas, las arrugas, y la falta de brillo. Hispanic PR Wire (Spanish).
  • Nacionales, I., & Nacional, B. (2016). Cambios en la piel por el envejecimiento.