¿Por qué patean los bebés en el vientre?

Thady Carabaño·
06 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
21 Febrero, 2019
La emoción que siente la embarazada al sentir las primeras patadas de su bebé en el vientre siempre es indescriptible. Sentir otra vida dentro del propio cuerpo es de las mejores experiencias de la vida.
 

Una vez que se ha confirmado la noticia de estar embarazada, toda mujer sueña con el día en que sentirá los movimientos de su bebé (o sus bebés) en el vientre. Sentir esas primeras patadas es motivo de celebración y alegría.

Una madre primeriza notará el movimiento de su bebé aproximadamente entre las semanas 16 y 24. Para una mujer que está en su segunda o tercera gestación, sentir el movimiento de su pequeño puede ocurrir antes, entre las semanas 13 o 16.

Todas las mamás se alegrarán al notar esos primeros movimientos: un burbujeo, unas cosquillas, unas palomitas de maíz que estallan en el interior del abdomen… Pero lo cierto es que los bebés en el vientre se mueven desde mucho antes que sean notados por su madre.

El movimiento de los bebés en el vientre

Cuando el embrión pasa a convertirse en feto, aproximadamente, en la semana 8, se inician los movimientos. Entre las semanas 12 y 14, el bebé está ganando peso y masa muscular, por lo que sus movimientos se hacen más firmes, pero todavía falta mucho para que la madre pueda sentirlo.

Qué es una ecografía.

Los huesos y los músculos se fortalecen y los movimientos se hacen más activos. El feto comienza a succionar sus dedos y cada vez se mueve más; se estira y cambia de posición.

 

Los movimientos del bebé también son su respuesta a estímulos externos, como la luz y los alimentos que ingiere la madre. Muchos se mueven más después de que la madre coma. Este es un buen momento para hacer ejercicios de estimulación prenatal.

Entre las semanas 16 y 24, la mamá comenzará a sentir el cosquilleo en la parte baja del abdomen, como señala esta información del National Health Service in England, pero se puede decir que no son las “primeras patadas”. Durante las ecografías, también parece moverse más.

Lee también: ¿Puedo hacer ejercicio durante el embarazo?

Está creciendo y se mueve

Los movimientos del bebé comenzarán a sentirse como las esperadas patadas cuando ya haya crecido y el espacio en el útero sea más reducido. De ahí que muchas mujeres registren sus movimientos como suaves patadas. La emoción de sentirlas puede ir acompañada de un poco de dolor.

Una fecha promedio estará sobre la semana 24, pero cuidado con generalizar, pues no todos los bebés se comportan igual en el viente. Lo cierto es que entre el final del segundo trimestre y el comienzo del tercero es el mejor momento para sentir los movimientos que las mamás identificarán como patadas de su bebé. También sentirán el hipo, los codazos, los giros y los cambios de posición.

Es común y divertido para madres y padres seguir y acariciar los bultos que aparecen en el abdomen. El movimiento del bebé será, en ocasiones, más suave y, en otras, más fuerte y frecuente. Es el mejor indicador de que está bien y creciendo.

 

¿Por qué patean más de noche los bebés en el vientre?

En algunos embarazos, el día y la noche de la madre y del bebé se sincronizan. También es muy frecuente que algunos bebés pateen más de noche. Ello se debe a que, durante el día, la madre está activa y sus propios movimientos arrullan al bebé, que pasa entre el 90 y el 95 % del día durmiendo.

Padre escuchando a su bebé.

Cuando la madre se acuesta y se relaja, es cuando más siente las patadas. Si se acuesta sobre el costado izquierdo, aumenta el flujo sanguíneo hacia el bebé, por lo que se moverá más.

Asimismo, muchas mujeres señalan que después de tener un orgasmo el bebé también se mueve más, pero, por el momento, son necesarias más investigaciones al respecto.

Cuando el pequeño está en movimiento, es un buen momento para hablarle. Es genial que mamá, papá y hasta sus hermanos lo intenten y esperen a que reaccione a sus voces. También influye que la mujer, al estar más relajada mental y físicamente, puede conectarse más con el movimiento de su hijo.

Las emociones y las hormonas maternas también inciden en los movimientos del bebé. El cortisol y la adrenalina que se producen por una alteración o por estrés también pondrán más alerta al pequeño.

 

Te interesa leer: 9 mitos sobre el embarazo

¿Y si se siente menos el movimiento?

Se cree que, a medida que avanza el tercer trimestre, como el bebé es más grande y hay menos espacio en el útero para moverse, es normal sentir la disminución de los movimientos. Sin embargo, tal y como señala este estudio publicado en la revista Muerte y Duelo Perinatal, esto es un mito, por lo que es fundamental que las futuras mamás tengan muy clara la importancia de los movimientos fetales.

En las últimas semanas, si el bebé está de cabeza, es posible notar las patadas en las costillas. Puede ser una presión molesta. Si no lo sientes moverse, puedes hablarle, tomar agua fría o comer algo dulce para que lo veas cómo reacciona.

Bebés en el vientre que patean

Si han pasado más de dos horas y aún no se siente al bebé, es aconsejable comunicarte con tu médico. La disminución de los movimientos puede indicar que le está fallando el suministro de nutrientes o el oxígeno. Así, tu médico te puede indicar hacer una ecografía para ver si hay algún indicio de sufrimiento fetal.

El movimiento de los bebés en el vientre

Evita alarmarte en exceso si notas que los movimientos de tu pequeño han disminuido. Recuerda que duerme 17 horas al día y que, cuando despierta, es durante apenas 40 o 50 minutos. También es común que, si haces ejercicios de relajación, tu bebé también se relaje y se mueva menos.

 

Es importante crear consciencia sobre lo que implica dicha disminución de movimientos. Lo principal es que informes a tu médico cuando creas que algo no está bien, pues será quien tome las mejores medidas para preservar el bienestar de ambos.