Pausas activas: ejercicios en el trabajo

Raquel Lemos Rodríguez·
14 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
12 Diciembre, 2018
Descubre cuales son los mejores ejercicios para practicar en la oficina de una forma fácil y rápida. Te lo contamos todo en el siguiente artículo.
 

¿Qué sueles hacer cuando tienes un descanso en el trabajo? Quizás, vayas a por un café. Sin embargo, hoy te proponemos que tengas pausas activas. Una manera diferente de aprovechar ese tiempo de reposo y que te vendrá muy bien.

Aunque el trabajo no permita dedicar mucho tiempo a hacer ejercicios, si optamos por las pausas activas, estas nos proporcionarán determinados beneficios. Al fin y al cabo, el cuerpo está siendo ejercitado.

¿Qué son las pausas activas?

A continuación, vamos a describir algunos de los ejercicios más beneficiosos para estos pequeños descansos.

1. Ejercicio para evitar el síndrome del túnel carpiano

Ejercicio túnel carpiano

Cuando se pasa mucho tiempo tecleando en el ordenador, puede que se note la muñeca entumecida, con un ligero dolor y que incluso sientas cierto hormigueo en manos y dedos. Por este motivo, este ejercicio es esencial.

 
  • Para realizarlo tan solo hay que estar sentados.
  • Estira el brazo, pon la palma de la mano mirando al frente y con la otra mano, estira los dedos hacia atrás.
  • Este estiramiento relajará la muñeca y ayudará a prevenir el síndrome del túnel carpiano.
  • También puede ayudarte a evitar otras dolencias, como la tendinitis o la epicondilitis.

Lee: Mindfulness en el trabajo, ¿cómo me ayuda?

2. Masaje de cuello

Mujer estirando el cuello

El cuello puede sobrecargarse y doler. Por eso, en las pausas activas es muy importante que le prestes atención. Puedes realizar diferentes ejercicios que describiremos a continuación:

  • Flexionar la cabeza hacia adelante intentando tocar el pecho con el mentón. Después, levantar la cabeza y llevarla hacia atrás.
  • Girar suavemente la cabeza hacia el lado derecho y, después, hacia el izquierdo.
  • Con la cabeza mirando hacia el frente, ayúdate de una mano para intentar llevarla hasta uno de los hombros. Haz lo mismo hacia el lado contrario.
 

Ten mucho cuidado al realizar estos ejercicios. Consulta primero, a ser posible, con un fisioterapeuta. Si realizas movimientos muy bruscos puedes ocasionarte alguna contractura.

Descubre: ¿Cómo tratar el dolor de cuello?

3. Ejercicio para estirar los brazos

Estiramientos y buenos hábitos

Este ejercicio que puede realizarse en las pausas activas requiere que te levantes. Si llevas mucho tiempo sentado, tu cuerpo te lo agradecerá.

  • Una vez en pie, eleva los brazos, junta las manos y estírate hacia arriba.
  • Después, inclínate hacia la izquierda y hacia la derecha, manteniendo la posición, como si te estuvieras desperezando.
  • A continuación, lleva tus brazos con las manos juntas hacia delante, ahueca el abdomen y estira la espalda.
  • Para terminar, coloca los brazos estirados detrás de la espalda. Intenta llevar las manos lo más lejos posible para después soltar.
 

Este ejercicio es muy completo y te permitirá desentumecer el cuerpo.

4. Ejercicio para las piernas

Si pasas mucho tiempo sentado, puede que necesites estirar las piernas. Si no puedes dar un paseo o caminar un rato porque cuentas con muy poco tiempo, puedes hacer el siguiente ejercicio.

  • De pie, pon una pierna hacia delante y otra hacia atrás. Como si estuvieses caminando, pero habiendo dado una gran zancada.
  • Intenta que el pie de la pierna de atrás esté completamente apoyado, mientras flexionas la pierna de delante un poco.
  • Puedes poner las manos sobre las caderas para mantener una postura erguida.
  • Debes notar el estiramiento en la pierna posterior.

A ser posible, busca todos los días un rato para salir a andar, aunque sea durante media hora. Puedes aprovechar ese momento para relajarte y, de paso, respirar aire puro. Te vendrá muy bien.

 

Los beneficios de las pausas activas

Aunque pueda parecer una tontería, las pausas activas en el trabajo tienen muchos beneficios. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Previenen las lesiones osteomusculares.
  • Ayudan a eliminar la tensión acumulada.
  • Previenen la fatiga y el cansancio.
  • Ayudan a evitar calambres y dolores.

Las personas que trabajan durante mucho tiempo sentadas y no se permiten realizar pausas activas son conscientes de que, cuando se levantan, notan las piernas pesadas o débiles.

Han estado tanto tiempo quietas que ahora sus miembros hormiguean o incluso sienten gran alivio al cambiar de posición. Por eso es importante que, además de levantarse a menudo, se realicen algunos de los ejercicios anteriormente mencionados.

No solo serán beneficiosos para el cuerpo, sino también para la mente. Volverás al trabajo más preparado, descansado y activo. Esto ayudará a tu productividad y te será mucho más fácil concentrarte.

 
  • VV.AA. (2014). El uso de las técnicas de relajación en la práctica de una clínica de psicología. http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-97282014000200003
  • VV.AA. (2014). Síndrome del túnel carpiano. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2014000500010