Pausas activas: un momento de vital importancia

Además de para estirarnos y descansar, las pausas activas nos pueden servir para recuperar la energía perdida y volver al trabajo con más vitalidad

En la actualidad, las rutinas diarias son cada vez más pesadas y estresantes. Tanto que a veces solemos mezclar las rutinas laborales con las personales, sin poder culminar con éxito ninguna de las dos. Por eso, ahora más que nunca, las pausas activas son un momento de vital importancia tanto para la salud física como mental. Necesitamos estar en calma y tranquilos por unos segundos.

¿Qué son las pausas activas?

Mujer atrapada en un reloj de arena

Por si no lo sabes, las pausas activas son momentos breves que se toman, o se deberían tomar las personas, mientras realizan su  jornada laboral. En este pequeño intervalo de tiempo, las personas recuperan un poco las energías para poder continuar con el trabajo. De esta forma disminuye el cansancio y se evita un estrés mayor.

No se trata de dejar el trabajo a medias. Una pausa activa son pequeños descansos en los que las personas deben aprovechar ese breve instante para relajar la musculatura y liberar un poco la tensión que se va acumulando durante la jornada. De esta forma luego podrán continuar su actividad laborar sin dolor, fatiga o cansancio.

  • Una persona que trabaja muchas horas sentada en la misma posición debe tomar una pausa activa para levantarse y dar una vuelta. Así podrá liberar la tensión acumulada en los glúteos y en la espalda.
  • De igual forma, las personas que trabajan de pie durante muchas horas, deben tomar un descanso sentados para relajar la tensión en las piernas.

Ver también: Ejercicios para aumentar los músculos de las piernas

¿Por qué son vitales las pausas activas?

Chica estresada en la oficina

Este tipo de pausas son muy importantes, ya que en las jornadas largas de trabajo, los músculos se agotan y permanecen estáticos durante horas.

Así se podrán reducir las tensiones musculares, disminuir la sensación de fatiga, reducir el estrés y mejorar la postura. Pero también conseguiremos optimizar la atención y concentración en el trabajo.

Esto nos ayudará a desempeñar nuestra labor de forma más eficaz, algo que beneficia tanto al empleado como al empleador. Una persona cómoda y relajada trabaja mucho mejor.

Te recomendamos leer: 6 soluciones para controlar el estrés y la ansiedad sin fármacos

¿Qué tiempo deben durar las pausas activas?

Persona con mucho estrés

Lo más recomendable es realizar pausas al inicio de la jornada laboral. Se debe hacer esto a manera de calentamiento, para prepararnos para la actividad del día.

Luego podemos realizar pausas al menos cada dos o tres horas durante toda la jornada. Lo mejor es que sean pequeñas, de cinco a diez minutos.

¿Cómo hacer las pausas?

Al tomar las pausas activas ten en cuenta algunas consideraciones. De esta forma, estas pausas serán realmente productivas y lograrás el fin deseado.

Realiza una respiración lo más profunda, rítmica y lenta que pueda. La idea es relajarse mientras se pone en práctica el ejercicio que se ha elegido.

  • Lo más recomendable es realizar ejercicios que incluyan la movilización de  las articulaciones antes de realizar el estiramiento.
  • Trata de concentrarte en sentir el trabajo de cada músculo y de cada articulación que vas a estirar.
  • Para que el estiramiento sea eficaz, manténlo al menos 10 segundos. No debe ser doloroso: solo debes sentirlo.