Pautas sencillas para mejorar nuestra memoria día a día

¿Notas que estás perdiendo la memoria? ¿Te cuesta concentrarte y no sabes cómo se te olvidan las cosas? No te preocupes, la mayoría de las veces se debe a nuestro estrés cotidiano. Te explicamos cómo mejorarla día día sin que te suponga un gran esfuerzo.

¿Por qué se me olvidan las cosas?

Memoria (2)

No te preocupes, el olvido es algo normal en las personas. La mayoría de las veces responde a la intensidad con la que llevamos nuestras vidas: el trabajo, las responsabilidades de la casa, los niños, la familia… Así, en muchos casos, las mujeres somos esas máquinas todoterreno que llegamos a todos los sitios y que estamos obligadas a recordar múltiples y variados detalles. Ahora bien ¿En qué momentos deberíamos preocuparnos por nuestros fallos en la memoria? Vale la pena tenerlo en cuenta por nuestra tranquilidad:

  • Olvidarte de rutinas que cumples todos los días: desayunar, cenar, confundir un día de entre semana con un fin de semana y no ir a trabajar, olvidarte de recoger a los niños…
  • Desorientarte frecuentemente, no recordar por ejemplo cómo se va del trabajo a casa.
  • Olvidar los nombres de amigos y familiares muy cercanos.
  • No saber con certeza en qué día te encuentras.

Como puedes ver, todavía no has llegado a estos extremos así que no debes alarmarte. Nuestro principal problema está en el estrés cotidiano, ese que nubla nuestra memoria y que hace que dejemos de pensar más en nosotras mismas. Veamos ahora cómo solucinarlo.

Pautas sencillas para mejorar tu memoria

Bien, en primer lugar debes saber que tu memoria, es como un músculo. La estructura cerebral donde se almacenan nuestros recuerdos está muy relacionado con las emociones, de ahí que seamos tan vulnerables al estrés y la ansiedad. Cuando peor nos sentimos, más cosas olvidamos. Seguro que lo has notado. Así pues, debes saber que la mejora de la memoria irá poco a poco siempre que mejoremos nuestros hábitos de vida. Será como un músculo que ir ejercitando y cuidando día a día. Veamos pues estas pautas.

1.Tu memoria necesita energía

leche nueces

Debes tener en cuenta que el cerebro, es uno de los órganos que más energía requiere. Casi el 20% de nuestras reservas. Si no nos alimentamos bien, pierde nutrientes, pierde oxígeno y no se realizan las adecuadas conexiones neruonales que estimulan nuestra memoria. De ahí, que sea imprescindible alimentarte adecuadamente.

El desayuno es lo que más va a estimularlo. Es esencial pues que desayunes bien nada más empezar el día. Una tacita de café es algo adecuado. La fruta, como una manzana y una pera fresca es maravilloso. Y ante todo, frutos secos como nueces, almendras, pasas, pistachos… todo ello actúa como un nutriente excelente. Y no lo dudes, el chocolate negro, el que no dispone de leche ni de mucho azúcar, solo cacao, es energía pura para el cerebro y la memoria.

2. Valora el aquí y el ahora

dosis-de-soledad

Seguro que lo has notado. Cuando sufrimos de estrés siempre estamos pensando en el mañana, en el “tengo que hacer, tengo que cumplir, tengo que entregar, tengo que acabar…” nos pautamos siempre cosas para el día de mañana, pensando solo en obligaciones futuras. Pero ¿Qué pasa con el ahora? ¿Qué es lo que estás haciendo ahora? Al pensar en esas obligaciones seguramente no estás pendiente en donde estás guardando ahora tu teléfono móvil, en dónde has dejado tus llaves, o en quién acabas de hablar ahora.

Si centras tu mirada en el mañana, pierdes el presente. Tu memoria no se actualiza, solo proyectas pero no te fijas en lo que haces. Así pues, empieza a detenerte. A ir más poco a poco, en no tener prisa y en fijarte en todo lo que tienes alrededor.

Toma aire, aminora el rítmo. No hay prisa, lo más importante de tu vida está aconteciendo ahora, fíjate un poco más en lo que en este momento hay a tu alrededor. El cerebro necesita tranquilidad, necesita que bajes tu ansiedad, solo entonces mejorará tu memoria.

3. Cuida tus emociones, piensa en ti misma

emociones

En ocasiones centramos más la atención en los demás. En los niños, en ayudar a tus padres, en tu pareja, en esas amigas que siempre te piden cosas… ¿Cuándo tienes tiempo para ti? ¿Cuándo disfrutas de tu tiempo haciendo lo que quieres? Ha llegado el momento de reaccionar. A partir de ahora vas a dedicarte dos horas al día solo para ti. ¿Y en qué mejora esto tu memoria? En que el cerebro descansa y puede organizar la información. En que el estrés ya no eleva el nivel de cortisol en tu cuerpo haciendo estragos en tu memoria. El descansar, el pensar en ti, el salir a pasear, te une contigo misma, equilibra tus emociones y potencia tu memoria. Porque estás en calma, porque estás bien. Y no hay nada mejor.

4. Duerme bien por las noches

Dormir

El cerebro, necesita que duermas para poder consolidar los recuerdos y mantener en buen nivel tu memoria. Si solo dormimos cuatro o cinco horas al día no podrá cumplir con su trabajo, se mantendrá en alerta y no podrá reorganizar recuerdos y experiencias. Debes cerrar los ojos y obtener un sueño reparador para que tu memoria está en un buen estado. Necesario que descanses entre 7 y 8 horas diarias.

5. Cuida tu alimentación

Alimentacion

Debes saber que los niveles altos de colesterol, o una tensión alta, dificulta la correcta circulación de la sangre también a nivel cerebral. Todo ello hace que no lleguen nutrientes, que muchas venas y arterias se vayan volviendo rígidas, que no existan adecuadas conexiones neuronales.

Reduce las grasas, la sal, abandona el tabaco si eres fumadora… recurre a las verduras, a las frutas frescas, a frutos secos, a las infusiones como la salvia, el romero, el jengibre que mejoran nuestra circulación, que son relajantes y que nos ayudan a concentrarnos.

Recuerda, mejorar tu memoria es posible.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar