Pechuga de pollo rellena de espinacas y queso

Al sellar el pollo en la sartén y después cocinarlo en el horno conseguimos que no pierda líquidos durante la cocción y quede jugoso

Si quieres un plato sencillo para una cena rápida, sabrosa y que te haga parecer todo un profesional, esta receta de pechuga de pollo rellena de espinacas y queso será la opción indicada para ti.

Esta receta corresponde a una manera de darle la vuelta a un plato típico, pues en lugar de hornear, guisar o asar tus pechugas, puedes darles un toque completamente sofisticado, siguiendo unos pasos muy sencillos. Así que te dejamos con esta deliciosa receta de pechuga de pollo rellena:

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo deshuesadas
  • 1 taza de requesón
  • 2 tazas de espinacas
  • Media cebolla
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta
las-espinacas

Preparación:

  • Esta receta es bastante simple, solo debes tener en cuenta no pasarte en el tiempo de cocción del pollo, para que no te quede demasiado seco.
  • Para empezar,  pon a reposar durante unos minutos la espinaca en un recipiente con agua de limón, de esta manera le quitarás un poco el sabor amargo que en ocasiones tienen algunas verduras. Déjala durante unos 10 minutos, después retírala, lávala bien y reserva.
  • Filetea en dos partes ambas pechugas, procura que las piezas te queden lo más planas posible, agrégales unas gotas de aceite de oliva y salpimienta las pechugas por ambos lados, resérvalas para después.  Procede a picar la cebolla finamente y resérvala en un recipiente.
  • Calienta dos cucharadas de aceite de oliva a fuego medio y saltea la cebolla durante unos minutos, procede a agregar el ajo, la espinaca y el requesón.  Prueba el sabor y salpimienta a tu gusto. Revuelve durante unos minutos y retira todo del fuego para dejarlo enfriar.
  • Precalentar el horno a 180 grados. Toma tus pechugas, extiéndelas y pon un poco de la mezcla que acabas de preparar, evitando los bordes. Enrolla las pechugas, sujétalas con un palillo y, en la misma sartén en que salteaste el relleno, sella el pollo con un poco de aceite.
  • En un recipiente apropiado para hornear, pon tus pechugas selladas e ingrésalas al horno, deja que el pollo se cocine por lo menos durante 15 minutos. Recuerda que debes vigilar la cocción para evitar que quede seco o se queme.
  • Una vez esté listo puedes retirarlo del fuego y servir.
rollos pechuga pollo y bacon

Consejos adicionales:

  • El ajo tiende a dorarse muy rápido, por lo que te recomendamos estar muy pendiente de su preparación cuando lo adiciones a la sartén, para que no se dore demasiado.
  • Para filetear el pollo, debes tomar las dos porciones que te salen de los hemisferios de la pechuga y abrirlos haciendo un corte mariposa.
  • Una buena forma de adobar el pollo es, después de salpimentarlo, dejarlo reposar con un poco de vino blanco.
  • Sellar el pollo (freírlo ligeramente por todas partes) de este modo evitará que este pierda demasiados jugos durante el horneado.

Finalmente, recuerda que puedes acompañar la pechuga de pollo rellena con una buena ensalada. ¡Disfrútalo!