Prueba este peeling hecho de manera natural

Aunque sus ingredientes son naturales, si al aplicar el peeling notamos algún tipo de reacción alérgica deberemos retirarlo con abundante agua y suspender el tratamiento para evitar problemas

El tiempo no perdona y te indica que debes tomar cartas en el asunto y atacar esa terrible señal de que los años están pasando y dejando sus huellas. Así que, si tienes tus primeros signos de expresión o arruguitas, toma nota de este peeling hecho de manera natural.

A través de esta opción podrás comenzar a retrasar esas recién aparecidas líneas de expresión y manchas que aparecen en tu rostro con el transcurrir del tiempo.

Así podrás hacer en casa y de una forma natural, económica y, sobre todo, muy sencilla, esta técnica de peeling natural.

¿Qué es un peeling facial?

El peeling facial es un tratamiento estético, que en centros especializados tiene costos muy elevados. Peeling significa exfoliación o descamación. Para este proceso, se emplean sustancias químicas o extractos naturales que remueven capas y eliminan imperfecciones de la piel. Así podemos obtener uniformidad en el color y la textura de la piel.

Este tratamiento logra la disminución de líneas de expresión (arrugas), una piel sustancialmente hidratada, renovada y con luminosidad.

Su función es reducir los síntomas del envejecimiento de la piel como:

  • Arrugas
  • Acné y sus secuelas
  • Manchas
  • Flacidez
  • Piel grasa

Te recomendamos leer: 7 tips de maquillaje para chicas de piel grasa

Cómo hacer un peeling facial correctamente

peeling facial.

Es importante resaltar que tu piel mostrará sequedad pero esto es algo natural. Es parte del proceso, ya que la piel muerta cae dejando una capa mas sensible y suave.

Si al aplicar este tratamiento sientes picor o ardor debes retirar inmediatamente los productos con abundante agua fresca. Recuerda que este tratamiento lo puedes realizar por uno o dos meses, al culminar verás resultados favorables.

Ten en cuenta que no en todos los casos se eliminarán por completo las imperfecciones. Esto dependerá de cada piel. Así, tomando en cuenta la profundidad de las imperfecciones, debes ser paciente si no ves resultados a la primera aplicación.

Este es un peeling natural, por eso no debes combinarlo con otros cosméticos como cremas blanqueadoras, mascarillas, ni otros tratamientos comerciales.

A continuación te mostraremos cómo preparar dos mascarillas para la realización de un peeling natural casero, fácil, útil y muy económico.

Peeling natural con avena

Mascarilla de leche y avena.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón
  • 3 cucharadas de hojuelas de avena (30 g)
  • ½ Tomate
  • ½ Pepino
  • 1 cucharadita de miel de abeja (7,5 g)

Preparación

  • Coloca la avena en un procesador, pulverízala y pásala a un bol pequeño. Añade el jugo de limón y reserva.
  • Calienta la miel hasta que este tibia.
  • Por otra parte, en la licuadora procesa el tomate y el pepino, y reserva.

Modo de aplicación

  • Aplica en tu rostro de manera circular la mezcla de la avena y el limón durante cinco minutos. Con esto dilataremos los poros.
  • Pasado este tiempo, retira sutilmente con una toalla suave. Luego, con la ayuda de un algodón, unta la miel y déjala actuar otros cinco minutos.
  • Después, retírala con abundante agua a temperatura ambiente.
  • A continuación, aplica la crema resultante del pepino y el tomate, y déjala actuar por tiempo prolongado.
  • Por último, retira con abundante agua.

Ver también: Aclara las manchas de tu rostro con esta mascarilla de avena y limón

Peeling natural con piña

Recetas para ensalada dulce

Ingredientes

  • 2 cucharadas de semillas de lechosa (papaya) (20 g)
  • 1 rodaja de papaya
  • 1 rodaja de piña
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

Preparación

  • Extrae las semillas del centro de la lechosa, viértelas en la licuadora y procesa hasta que obtengas una consistencia arenosa. Reserva.
  • En cantidades iguales, procesarás en la licuadora la piña (sin el corazón) y la lechosa (papaya). Puedes variar las cantidades en función del área que desees tratar.
  • Recuerda que es recomendable que las frutas que utilicemos en la preparación estén siempre frescas.

Aplicación

  • Lava la zona con agua a temperatura ambiente y jabón. Luego, aplica las semillas de lechosa para exfoliar de forma circular durante cuatro o cinco minutos.
  • Posteriormente, retira con agua y luego frotar con el resultante de las pulpas de frutas durante ocho o diez minutos, o según la tolerancia, y retirar con abundante agua.
  • Para finalizar, hidrata con el aceite de oliva dejándolo actuar por largo tiempo.

Realiza este tratamiento en las noches y, durante el día, es fundamental proteger la piel del rostro con algún protector solar.

Si vas de vacaciones a la playa o algún lugar muy soleado, debes esperar tres meses luego del viaje para aplicar este tratamiento. Transcurrido este tiempo, estarás lista para ponerlo en práctica y notarás el resultado.