Penne al pesto con pollo

Mariela Ibarra 6 mayo, 2015
Aunque también podemos utilizar la salsa pesto ya preparada, será mucho más sana si la elaboramos en casas con ingredientes naturales. La pasta la cocinaremos al punto

El penne al pesto con pollo es una receta deliciosa receta a base de pasta. Es un plato fácil de preparar, sin embargo, te dará un resultado exquisito que te hará parecer todo un profesional. Aun así deberás tener presente que esta receta requiere un tiempo en la nevera de aproximadamente una hora.

Ingredientes para el penne al pesto

  • 450 gramos de pasta penne
  • 500 gramos de pechuga de pollo
  • 200 gramos de nata líquida
  • 5 dientes de ajo
  • 1 manojo de perejil y albahaca
  • 80 gramos de piñones tostados
  • 75 gramos de queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto.
conchas de pasta rellena

Preparación

Esta receta es muy fácil de preparar, solo deberás cuidar los tiempo de cocción, en especial el de las pastas, para evitar que queden muy duras o demasiado blandas.

Corta finamente las hojas de perejil, la albahaca y el ajo. Reserva el ajo en un recipiente aparte y pon el perejil y la albaca en un robot de cocina. Cuando se hayan incorporado bien estos ingredientes, adiciona el ajo y procesa todo hasta que se forme una pasta.

Procede a agregar los piñones y el queso, dejándolos no más de treinta segundos. Para finalizar, agrega un chorro de aceite de oliva y retira la mezcla del robot, separa por mitades en dos recipientes diferentes.

Corta la pechuga en tiras pequeñas y ponlas en un bol junto con la mitad de la mezcla que has creado, revuelve todo muy bien y lleva el recipiente a la nevera por lo menos durante una hora.

Cuando falten 15 minutos para retirar el pollo de la nevera, precalienta el horno a 200ºC. Extiende las tiras de pollo sobre una bandeja y llévalas al horno por lo menos durante 20 minutos.

Mientras el pollo está listo, pon a hervir agua en una olla honda. Cuando el agua esté burbujeando, adiciona la pasta con un poco de aceite de oliva y una cucharadita de sal, déjala ahí durante 5 minutos. Cuando esté al dente, retiramos del agua y dejamos escurriendo.

Una vez se haya terminado de hornear el pollo, retíralo del horno y déjalo enfriar por unos minutos a temperatura ambiente.

Procede ahora a calentar la otra mitad de la mezcla (pesto) que hiciste con anterioridad. Adiciónale la nata y aprovecha para salpimentar. Revuelve todo para que espese un poco y agrégale las tiras de pollo que tenías reposando.

Ahora mezcla en un bol grande la pasta junto con la de pechuga y pesto. Incorpora todo muy bien, verás como la pasta gana un lindo color verde. Ahora lo único que te falta es servir la pasta en un plato hondo, espolvorear con un poco de orégano y queso parmesano, acompañado de una deliciosa ensalada dulce.

pasta con guisantes

Consejos adicionales

  • En caso de que no cuentes con un robot de cocina, puedes utilizar una trituradora o dado el caso, la licuadora.
  • El punto de la pasta puede variar dependiendo del tamaño y la temperatura del agua. Te recomendamos adicionar la pasta cuando el agua esté hirviendo, de este modo reducirás considerablemente el tiempo de cocción.
  • Cuando decimos que la pasta esté al dente nos referimos al punto en que está blandita, pero al partirla podemos ver que tiene una línea o punto (en el caso de los espaguetis) blanco en el centro.
  • El pesto puede hacerse también de manera manual. Sin embargo, te tomará mucho esfuerzo. Se hace picando muy bien cada una de las hierbas y después deberás mezclarlas con un poco de aceite de oliva. Debes revolver todo muy bien hasta lograr una contextura pastosa y, una vez llegues a este punto, adicionar el parmesano. Justo cuando vayas a servir deberás agregar los piñones tostados y ya está, tu salsa al pesto hecha de forma manual.
  • Si deseas ahorrar tiempo puedes simplemente usar una de las salsas pesto que se ofrecen en el mercado.

 

Te puede gustar