Perder peso con la dieta de la remolacha (betabel)

Para sacar partido de los beneficios de esta hortaliza, elige siempre remolachas que sean redondas, firmes y con un color rojo intenso. Por el contrario, evita las de forma alargada, ya que son más duras y tienen un sabor más fuerte.

Una de las maneras más eficaces de adelgazar de forma sana y natural es perder peso con la dieta de la remolacha. Si bien la naturaleza está llena de frutas y verduras que nos ayudan a regular nuestra línea, tal vez ninguno posee tantos beneficios para la salud como esta hortaliza de color escarlata y sabor fresco.

Entre sus propiedades, encierra un valor calórico muy moderado y, por el contrario, un alto contenido de fibra. De este modo, proporciona una sensación de saciedad que limita el consumo de otros alimentos que pueden engordar. ¿Quieres conocer sus propiedades y el tipo de dieta que puedes seguir? Adelante, te lo explicamos.

Propiedades nutricionales

La remolacha es un alimento maravilloso, con increíbles propiedades nutricionales que siempre deberíamos tener en nuestra dieta. Es una hortaliza muy energética, aconsejada en casos de anemia, enfermedades de la sangre y convalecencias, así como para niños y mujeres embarazadas.

Te puede interesar: Vitaminas necesarias en el embarazo

Por otra parte, dispone de un alto contenido de hierro y es rica en carótenos, folatos y vitaminas B1, B2, B3 y B6. Para graficarlo con un ejemplo, en el caso de consumieras una taza de remolacha cocida (aprox. 250 gramos), estarías ingiriendo los siguientes nutrientes:

  • Calorías: 31 kcal.
  • Proteína: 1,5 gr.
  • Carbohidratos: 8,5 gr.
  • Fibra dietética: 1,5 gr.
  • Potasio: 259 mg.
  • Fósforo: 32 mg.
  • Folate: 53,2 mg.
  • Vitamina A: 58,5 UI (unidades internacionales).
Ensalada de remolacha

¿Cómo elegirla y conservarla?

La remolacha se puede encontrar fresca en los supermercados y se suele vender en manojos. Es mejor que elijas aquellas que estén firmes, redondas, sin manchas y con un color rojo bien intenso; coge también manojos que tenga las hojas muy verdes —es más fresca— y que tengan las raíces iguales para que al cocinarlas lo hagan de un modo uniforme.

Por el contrario, evita las que tengan forma alargada y de piel escamosa en la parte superior porque resultarán duras, fibrosas y de sabor fuerte.

En cuanto a su almacenamiento, conserva las remolachas frescas en el frigorífico y en el interior de una bolsa de plástico; así duran de dos a tres semanas.

Las hojas de la remolacha, por separado, también han de conservarse en una bolsa de plástico y sin lavarlas. De este modo y en refrigeración, pueden mantenerse de tres a cinco días. Nunca congeles la remolacha cruda, porque se vuelve blanda.

¿Cómo prepararla?

La remolacha es una hortaliza que puede consumirse cruda, hervida o en conserva. Su uso principal se da en ensaladas, aunque también puede ingerirse sola, con ajos o cebolla y aliñada con un poco de aceite, sal y vinagre.

Si la quieres comer cruda, puedes rallarla y aliñarla con un poco de aceite y limón. En cambio, si las consumes cocidas, serán más fáciles de digerir.

Para ello, introdúcelas en agua salada hirviendo sin haberlas pelado con anterioridad para que no pierdan su color y sabor. Deben hervirse durante al menos una hora; después ya puedes quitar la piel con facilidad.

Otra alternativa es comer la remolacha asada. Solo hay que introducirlas en el horno y no sacarlas hasta que estén tiernas. Cocinadas de esta forma, las remolachas conservan casi intactas todas sus propiedades.

Remolacha.

Cómo perder peso con la dieta de la remolacha

En primer lugar, debes saber que no es recomendable seguir esta dieta por más de 10 días seguidos. Asimismo, durante ese tiempo, deberás beber al menos dos litros de agua al día. Por supuesto, consulta a tu médico antes de ponerla en práctica.

 Zumo de remolacha para adelgazar

Este zumo te brindará un conjunto de nutrientes indispensables para tu organismo. Además, creará una sensación saciante en el estómago, gracias a la fibra que contiene. Eso hará que tus ansias por comer se reduzcan si lo ingieres antes de las comidas.

 Ingredientes: 6 remolachas, 10 zanahorias, 10 naranjas.

 Elaboración: Batir todos los ingredientes en la licuadora; luego, guardar en un recipiente con tapa en la nevera.

Lee también: ¿Qué beneficios proporcionan las zanahorias?

Menú de la dieta de la remolacha

A continuación, planteamos un ejemplo de un menú que podemos seguir para perder peso con la dieta de la remolacha. Una vez más, aclaramos que la consulta médica es más que aconsejable para prevenir posibles efectos secundarios.

Desayuno

En ayunas y una hora antes de tu desayuno, ingiere el zumo de un limón. Posteriormente, toma una taza de té o café con leche descremada, una tostada de pan integral con queso magro o un yogur dietético con una cucharada de salvado y una manzana.

Licuado de remolacha y manzana

 Comida

  • Un vaso grande de zumo de remolacha.
  • Ensalada: Pepino, tomate, espinacas, lechuga y unos trocitos de nueces; puede condimentarse con aceite.
  • Arroz cocido con pollo al horno sin piel; otra opción es pescado al horno.
  • 1 naranja.

Cena

  • Un vaso grande de zumo de remolacha.
  • Sopa de verduras y una berenjena al horno.
  • 1 manzana o 1 rodaja de sandía o melón.

Por supuesto, este tipo de alimentación puede tener variaciones, que también incluyen otras presentaciones de la remolacha, como ensaladas o al horno. En definitiva, perder peso con la dieta de la remolacha es viable si se lleva un estilo de vida saludable, con actividad física regular y un descanso apropiado.