Perder una amistad puede doler tanto como romper con la pareja

Los vínculos de la amistad pueden resultar incluso más fuertes que los del amor y podemos pasar un auténtico duelo cuando, por alguna razón, perdemos esa relación de confianza

Todos, a lo largo de nuestra vida, hemos dejado ir más de una amistad para encontrar otras nuevas. Lo mismo sucede con las parejas. Hay rupturas y surgen nuevas uniones igual de maravillosas y felices.

Ahora bien, algo que también sabemos es que hay “amistades y amistades”. Nuestro corazón, en ocasiones, establece una unión muy íntima y valiosa con una persona determinada, hasta el punto de convertirse en un pilar imprescindible en nuestro día a día.

Este dato es más relevante en el caso de las mujeres. Según un estudio publicado en la revista Epidemiology and Community Health, las relaciones familiares tienen más impacto para la salud de los hombres, mientras que en las mujeres, el apoyo de las amigas mejora notablemente su bienestar físico y emocional.

Por ello, en muchas ocasiones, perder a una amistad debido a una desavenencia o un problema determinado puede tener los mismos efectos que romper una relación afectiva.

Te hablamos de ello.

Una amistad, un tesoro, un apoyo cotidiano

Te gustará saber que la amistad es un concepto muy presente no solo en el ser humano. Según un interesante estudio publicado en la revista The sciencie of animal se sabe que chimpancés, babuinos, caballos, hienas, elefantes o delfines tienen sus propios “mejores amigos”.

El impacto que tiene la amistad en nuestro mundo emocional es inmenso. Además, también sabemos que no todos los amigos son iguales, y que lo más probable es que los verdaderos amigos apenas se cuenten con los dedos de una mano.

Por ello, en más de alguna ocasión tú mismo habrás vivido las siguientes dimensiones.

Te recomendamos leer “la buena gente da felicidad, la mala lecciones

Los amigos cuidan de nuestra salud

Según un trabajo llevado a cabo en la Universidad de Virginia (Estados Unidos) cuando la amistad entre dos personas es auténtica y recíproca pueden llegar a experimentar las mismas sensaciones.

  • El poder de la empatía tiene tanta relevancia que pudo llegar a constatarse mediante pruebas médicas como, por ejemplo, una resonancia magnética.
  • Pudo llegar a verse que cuando una persona está en peligro, si su amigo conoce también esta situación, lo vive de la misma manera.
  • En ambos cerebros las áreas relacionadas con el miedo y la amenaza se activan por igual.
  • Una amistad es un refuerzo cotidiano, un desahogo donde encontrar alivio, consejo y confort. Los problemas se relativizan, se alivia el estrés, se relaja la tensión y el mundo, se ve con un poco más de luz.
  • Si tenemos en cuenta los múltiples beneficios que nos aporta una amistad “verdadera” entendemos también el gran impacto que puede suponer llegar a alejarnos de esa persona cuando, por una razón u otra, hemos de decirle adiós.
Amistad

La “ruptura” con nuestro mejor amigo

El tener que alejarnos y cortar con ese vínculo tan fuerte de amistad con una persona suele responder a múltiples razones que nos darían para más de un artículo.

  • Desavenencias, cambios repentinos de intereses, traiciones, mentiras, decepciones… Son muchas las razones que pueden llevarnos a perder a un amigo. No obstante, algo que suele vivirse por igual son las consecuencias posteriores.
  • Perder una amistad supone tener que pasar por un duelo muy similar al que se vive tras la ruptura con una pareja.
  • Pasamos una fase de enfado y de escepticismo al no terminar de entender por qué ha tenido que pasar ese hecho determinado.

Más tarde llega la fase de confrontación con nosotros mismos donde intentamos buscar razones.

Hasta que poco a poco, llega la fase de tristeza y la posterior aceptación.

Lee también “en ocasiones, la soledad es el precio de la libertad”

Para muchos resulta casi imposible llegar a comparar la pérdida de una amistad con la ruptura de una pareja pero, dado que la unión emocional suele ser igual de intensa, hay gente que lo vive de este modo y para la que supone, sin duda, un instante muy duro.

diente de león con flor azul representando el vacío

La vida tras perder a una amistad importante

Sabemos que hay amistades que vienen y van, que nos dejan parte de ellos mismos y que, más tarde, avanzan en sus caminos, como nosotros lo hacemos en los nuestros, sin que duela demasiado.

Lee también “familias tóxicas y los trastornos que pueden provocar”

  • Ahora bien, los amigos que habitaron en nuestro corazón de forma especial y a los que, más tarde, hemos de dejar ir, dejan un hueco y son heridas que quedan para siempre.
  • Siempre que sea posible, hemos de quedarnos con los buenos recuerdos que nos hicieron pasar. Si nos centramos de forma exclusiva en esa desavenencia, ampliaremos aún más el rencor e incluso nuestra desconfianza a iniciar nuevas amistades.
  • No vale la pena. La vida nos trae muchos aprendizajes y todos hemos de asumirlos con aceptación. No obstante, nunca debemos cerrar las puertas del cariño, de la oportunidad de encontrar nuevos y nobles amigos.

Porque la amistad es una de las mejores medicinas para el día a día.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar