Pérdida de peso repentina: ¿cuáles pueden ser las razones?

4 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La pérdida de peso repentina es una señal que nos alerta de posibles problemas de salud. En el caso de las enfermedades más graves, casi siempre el adelgazamiento va acompañado de otros síntomas. Sin embargo, en todos los casos en conveniente consultar al médico.

La pérdida de peso repentina puede obedecer a muchas causas, que casi siempre tienen que ver con problemas de salud. De cualquier modo, se trata de una señal importante que no debe pasarse por alto y amerita una consulta médica pronta.

En la época actual, el tema del peso corporal tiene muchas connotaciones estéticas y sociales. Por lo mismo, lo primero que se debe corroborar es que efectivamente se haya presentado una pérdida de peso repentina. A veces, simplemente hay un cambio en la percepción de la imagen corporal.

Al respecto, el doctor Jorge Quiroga Vila, director del departamento de medicina interna de la Clínica Universidad de Navarra, señala que hasta el 50 % de los pacientes que consultan por una pérdida de peso repentina, en realidad no han adelgazado significativamente.

La pérdida de peso repentina

Siempre que haya pérdida de peso repentina debe sospecharse de la existencia de una enfermedad sistémica. Sin embargo, antes de cualquier cosa, se deben establecer los parámetros de lo que significa una pérdida de peso considerable o relevante desde el punto de vista médico.

No es fácil establecer cuándo una pérdida de peso resulta preocupante. Sin embargo, existe un parámetro sobre el que hay un consenso médico casi absoluto. Señala que toda pérdida del 5 % de la masa corporal, en un lapso de entre 6 y 12 meses, debe ser motivo de consulta médica.

Por lo tanto, lo importante no es cuántos kilogramos se pierdan, sino qué porcentaje de la masa corporal total representan. Así, una persona de 100 kilos debe sospechar que algo anda mal si pierde 5 kilos en el lapso señalado. Sin embargo, en una persona de 50 kilos, la cifra de alerta son 2,5 kilos.

No sobra señalar algo que en principio puede parecer obvio, pero que siempre conviene enfatizar: la pérdida de peso debe ser involuntaria. Es decir que lo preocupante radica en que sin hacer algo específico para bajar de peso, se produce el adelgazamiento.

pérdida de peso
La señal de alerta debe ser la pérdida involuntaria del 5 % de la masa corporal en menos de un año

Sigue leyendo: Inflamación celular y obesidad

Principales causas

Las causas de la pérdida de peso repentina son muchas, y en el 75 % de los casos es posible identificar el motivo. En general, se pierde peso porque se ingieren menos calorías de las que el cuerpo necesita, o bien porque existe algún trastorno que le impide al cuerpo absorber los nutrientes de manera adecuada. A veces están presentes ambos factores.

Es muy común que esas pérdidas súbitas de peso sean el fruto de un estado de depresión. Es muy importante analizar si existió un duelo previo, tal como una muerte o un divorcio, o algún acontecimiento traumático, antes de que la persona adelgazara.

Hay algunas enfermedades en las que la pérdida de peso aparece antes que otros síntomas. Es el caso de los tumores del aparato digestivo. También de algunas enfermedades infecciosas como VIH, endocarditis, tuberculosis, y enfermedades fúngicas o parasitarias.

La pérdida de peso es habitual en los casos de hipertiroidismo o feocromocitoma, diabetes mellitus e insuficiencia suprarrenal. Varios tipos de cáncer se asocian con el adelgazamiento, pero lo habitual es que en esos casos haya más síntomas.

peso corporal
Hay enfermedades crónicas que tienen como parte de sus síntomas la pérdida brusca de peso, como es el caso de algunos cánceres

Descubre más: ¿Por qué las dietas funcionan en algunas personas y no en otras?

La edad y la pérdida de peso

La edad es un factor relevante a la hora de analizar las causas y las consecuencias de la pérdida de peso. Hay etapas o circunstancias específicas en las que se presenta esta situación. Veamos:

  • Bebés recién nacidos: no es raro que los bebés pierdan hasta el 10 % de su peso corporal durante sus primeros 15 días de vida. Esto se debe a la expulsión de líquidos a través de las heces o la orina. De ahí en adelante, se espera que aumente media libra por semana hasta los 6 meses.
  • Personas mayores: es normal que haya pérdida de peso durante el proceso de envejecimiento, siempre que esta se produzca de manera paulatina. También es normal que haya pérdida de masa muscular y de masa ósea. Si se produce súbitamente indica problemas de salud.

Hay que anotar que muchas veces se pierde peso durante el embarazo. Esto ocurre en las madres que presentan mareos y vómitos al comienzo de la gestación, y por ello no logran mantener una alimentación adecuada. Es importante consultar con el médico en esos casos.

El estrés emocional también es una causa frecuente de la pérdida de peso. Los altos niveles de cortisol, así como el desorden en las comidas lleva a esto. Así mismo, el consumo compulsivo de drogas psicoactivas puede incidir decisivamente en el peso.

¿Qué hacemos si detectamos una pérdida de peso repentina?

Si detectas que has perdido mucho peso en poco tiempo, y te das cuenta que aparecen alteraciones en el funcionamiento de tu cuerpo que previamente no estaban, debes hacer consulta médica. Un profesional de la salud sabrá orientarte en los pasos a seguir para detectar la causa y avanzar en el abordaje del problema.

  • Reig García-Galbis, M., Rizo Baeza, M., & Cortés Castell, E. (2015). Factores predictores de pérdida de peso y grasa en el tratamiento dietético: sexo, edad, índice de masa corporal y consulta de asistencia. Nutrición Hospitalaria, 32(3), 1028-1035.
  • Vaca, Giancarlo Erazo, et al. "Factores de riesgo en pacientes con enfermedades sistémicas para los enfermedades periodontales." RECIAMUC 4.1 (2020): 83-92.
  • Amzallag, William. "De perder peso, al control del peso." Revista cubana de investigaciones biomédicas 19.2 (2000): 98-115.