Pericardiocentesis: ¿en qué consiste?

Andrea Flores · 5 septiembre, 2018
La pericardiocentesis se define como un procedimiento médico en el que se extrae líquido pericárdico, que recubre el corazón del paciente.

La pericardiocentesis se refiere a un procedimiento médico que consiste en la extracción de líquido del saco pericárdico empleando para ello una aguja fina. Debe su nombre al pericardio, una especie de saco que rodea al corazón y se compone de dos envolturas o capas. Es decir, se trata de una doble membrana que rodea al corazón.

El tejido o membrana que compone el pericardio fibroso (su parte externa) es resistente y presenta una forma cónica. Además, esta capa se encuentra firmemente unida al diafragma a través del ligamento pericardiofrénico. De esta manera, el corazón mantiene su posición a pesar de que cambiemos de postura corporal. Además, también se encarga de limitar la expansión o distensión del corazón.

El pericardio seroso (su zona interna) consta de dos envolturas: el pericardio parietal y el visceral. En este caso, la capa visceral se encuentra directamente sobre el miocardio (el músculo cardíaco). Sin embargo, la capa parietal se sitúa sobre la cara interna del pericardio fibroso.

Por otra parte, entre estas dos envolturas existe un espacio denominado cavidad pericárdica. En ella se encuentra un fluido que facilita el desplazamiento de las capas cardíacas. Gracias a este líquido lubricador, el corazón puede llevar a cabo sus movimientos de forma normal.

¿Cómo se lleva a cabo la pericardiocentesis?

Corazón

  • En primer lugar, el equipo médico seleccionará el lugar donde se realizará la intervención quirúrgica. Por norma general, se realiza en la Unidad de Cuidados Intensivos o UCI. No obstante, existen ocasiones en las que se aplica incluso en la habitación del paciente.
  • A continuación, los especialistas colocarán una vía intravenosa en un brazo del sujeto. De esta manera, pueden administrar al paciente líquidos o medicamentos si lo necesita. Normalmente, se recomiendan si se desarrolla una arritmia (alteración del ritmo cardíaco sinusal). También pueden utilizarse en caso de disminución de la presión arterial durante el procedimiento.
  • Más tarde, se limpiará la región por debajo del esternón y se aplicará un anestésico local. Por tanto, al paciente no le molestará la entrada de la aguja.
  • Así, con ayuda de un ecocardiograma, los médicos guiarán la aguja hasta la posición adecuada gracias a los ultrasonidos. Una vez situada correctamente, se sustituye la aguja por una sonda o por un catéter. Se trata de un pequeño tubo a través del cual se drenará el líquido a un pequeño recipiente.
  • A menudo, se deja el catéter en esta posición para que continúe sacando el fluido durante varias horas. Durante este método médico, se controlarán en todo momento los signos vitales del paciente y cómo responde a la operación.
  • Sin embargo, en caso de complicaciones es posible que el equipo médico decida realizar una pericardiocentesis quirúrgica. En este caso, la técnica es más invasiva y el paciente debe someterse a anestesia general para llevarla a cabo. En ella, se opta por drenar el líquido a la cavidad abdominal o pleural para retirarlo con más facilidad.

Descubre: ¿Por qué sufrimos pinchazos en el corazón?

¿Se necesita preparación antes de realizar la pericardiocentesis?

Para qué se hace la ECG

El médico le comunicará la serie de pautas que deben respetarse antes de la intervención. Generalmente, los pacientes deben evitar comer o beber las horas previas a la cirugía. Además, deberán firmar su consentimiento a la operación y la comprensión de los riesgos que conlleva.

¿Qué puede sentir el paciente?

Por norma general, el sujeto sentirá presión a medida que se desplaza la aguja a través del tórax. Asimismo, existen pacientes que sienten un dolor torácico que se puede contrarrestar con el uso de analgésicos.

Quizá te interese: Síndrome de Churg-Strauss o granulomatosis alérgica

¿En qué casos se recomienda?

Este examen médico del líquido pericárdico se puede llevar a cabo por distintas razones. Por ejemplo, podemos destacar los siguientes casos clínicos:

  • Derrame pericárdico. Se utiliza para identificar la causa de este trastorno ya sea recurrente o agudo. Consiste en la acumulación de líquido en la cavidad pericárdica. Esta situación genera presión sobre el corazón y altera su funcionamiento.
  • Taponamiento cardíaco. Los médicos eligen este método también a modo de tratamiento para este problema que puede llegar a ser mortal para el paciente.
  • LeWinter MM, Hopkins WE. Pericardial diseases. In: Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, Libby P, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 71.
  • Little WC, Oh JK. Pericardial diseases. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 77.
  • Kilpatrick ZM, Chapman CB. On Pericardiocentesis. Am J Cardiol. 1965;16:722-8. Medline
  • Bishop LH, Estes EH, McIntosh HD. The electrocardiogram as a safeguard in pericardiocentesis. JAMA. 1956;162:264-5.
  • Becker RM. Management of pericardial effusion [carta]. Am J Cardiol. 1980;45:188-9. Medline