¿Qué es un perinatólogo, especialista en medicina materno-fetal?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 11 marzo, 2019
Thady Carabaño · 29 abril, 2018
Ante un embarazo de alto riesgo, para resguardar el bienestar de la mamá y bebé lo ideal es que el perinatólogo asuma el control prenatal

Con los avances de la ciencia surgen nuevas especializaciones, como es el caso de la perinatología, una especialidad en medicina materno-fetal. El perinatólogo se encarga de la evaluación y tratamiento de los embarazos de alto riesgo y de las alteraciones fetales.

Desde la semana 28 de gestación hasta su primera semana de vida, el perinatólogo puede ser recomendado por el ginecólogo en casos de que exista algún tipo de complicación. Esto dependerá de distintos factores, como la edad de la madre, condiciones de salud y de el diagnóstico del bebe.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud indican que las muertes prematuras de bebés se han reducido en un 45% en los últimos 25 años. Y la perinatología es, en parte, responsable de esta buena noticia.

¿Cuándo se considera que un embarazo es de alto riesgo?

Mujer embarazada recostada, preocupada por posibles complicaciones

Hoy en día, la ciencia puede determinar los riesgos del embarazo con un 90% de certeza, según un estudio publicado por el Journal of Perinatology.

Cuando una mujer embarazada presenta las condiciones que mencionaremos a continuación, su embarazo es de alto riesgo. Ante ello, su control médico debe realizarlo un perinatólogo.

  • La mujer tiene menos de 18 años o más de 40.
  • Diabetes, ya sea previa al embarazo o gestacional.
  • Presión arterial alta, previa al embarazo o producto de la gestación.
  • Ha tenido abortos espontáneos o parto prematuro.
  • Sufre de alguna enfermedad de trasmisión sexual.
  • Embarazo de gemelos o más bebés.
  • Diagnóstico prenatal que indica que el bebé tiene un defecto de nacimiento o problemas de crecimiento.

¿Cuál es la labor del perinatólogo?

En caso de embarazo de alto riesgo, el seguimiento del perinatólogo será continuo. Entre otros aspectos, debe atender los siguientes:

  • Presta atención médica después del parto en el caso de complicaciones como sangrado excesivo, presión arterial alta, diabetes o convulsiones.
  • Realiza pruebas y practica procedimientos para descubrir alteraciones en el feto.
  • También en aquellos casos en que los defectos fetales sean tratables, el perinatólogo evalúa las posibilidades de aplicar determinados correctivos.
  • Dará las recomendaciones para el cuidado de la mujer y del feto durante el trabajo de parto.
  • Ayudará en el alumbramiento del bebé.

Algunos procedimientos pueden ser muy invasivos y arriesgados. El ejemplo son las intervenciones directas dentro del útero, sin embargo, hoy en día son cada vez más frecuentes.

Ver también: Factores de riesgo durante el embarazo

Procedimientos diagnósticos prenatales

Mujer realizando controles y monitoreos fetales

El monitoreo fetal y la ecografía son pruebas inocuas para el bebé y la madre, no traen consigo ninguna consecuencia negativa. Hay otras pruebas que implican riesgos considerables, por lo tanto se debe tener certeza de que son realmente necesarias.

1. Ultrasonografía o ecografía

Es un procedimiento que usa ondas de ultra sonido que crean ecos y forman imágenes del feto, para detectar alteraciones en su formación.

2. Monitoreo fetal

Permite obtener información de la frecuencia cardíaca del feto y del estado del útero a través de la colocación de electrodos en la pared abdominal de la mujer.

También, existe el monitoreo intraparto, que mide la frecuencia cardíaca fetal asociándolas al las contracciones del trabajo de parto.

3. Amniocentesis

Esta prueba consiste en la extracción de una pequeña cantidad de líquido amniótico. Se realiza mediante una punción con una aguja fina que se introduce a través de la pared abdominal y del útero. La punción es guiada mediante una ecografía.

El líquido amniótico que rodea al feto contiene células fetales y sustancias químicas. Su análisis permite estudiar posibles trastornos fetales.

4. Cordocentesis

Técnica invasiva a través de la cual se obtiene sangre del cordón umbilical del feto.

Es una técnica invasiva a través de la cual se obtiene sangre del cordón umbilical del feto. Se realiza mediante una punción y el objetivo es determinar si hay alguna infección o enfermedad genética.

Esta prueba se debe llevar a cabo entre las semanas 17 y 18. Generalmente, se realiza para confirmar los resultados de la amniocentesis. También, cuando se ha obtenido muestra de líquido amniótico insuficiente o el resultado es confuso.

5. Fetoscopia

La cirugía fetal es la tecnología capaz de solucionar malformaciones, realizar biopsias o cirugías menores a un feto aún en el útero.

El fetoscopio, un fino instrumento de iluminación con fibra óptica, visualiza directamente el feto, la placenta y el cordón umbilical. Así se puede precisar cuáles son los procedimientos que se deben seguir en función del diagnóstico realizado.

Lee también: Los cambios que experimenta tu cuerpo en el embarazo

Procedimientos terapéuticos prenatales

Cada vez son más frecuentes los procedimientos terapéuticos prenatales. En general, son muy invasivos, ya que permiten corregir algunas anomalías en el bebé antes de nacer. Su finalidad es revertir daños producidos durante la gestación.  

El perinatólogo, tomando en consideración el ultrasonido y la fetoscopia, puede corregir defectos simples del tubo neural o tratar transitoriamente problemas como la hidronefrosis y la hidrocefalia.

También puede realizar una cordocentesis para tratar anemias, inmunodeficiencia congénita, insuficiencia y arritmias cardíacas, entre otros problemas.

El abordaje directo del feto es el procedimiento más avanzado para tratar afecciones pulmonares, obstrucción urinaria o cardiopatías congénitas. Se puede realizar en útero cerrado o abierto.

Consideraciones finales

Mujer embarazada sometiéndose a una practica medica en quirófano

Es usual que los embarazos de alto riesgo requieran de más consultas médicas y ultrasonidos que los embarazos de bajo riesgo. Evita alarmarte si tu médico te indica que debes consultar con un perinatólogo.

Algunas mujeres mantienen la consulta regular con su ginecólogo y ven al perinatólogo solo en consultas puntuales. Para otras, el perinatólogo será el médico que las atienda durante todo el embarazo.

Cuando el perinatólogo te indique que es necesario realizar algún procedimiento, pídele que te explique en detalle qué es lo que va a realizar, por qué debe hacerlo y qué riesgos conlleva. Pregunta todo lo que estimes necesario, lo importante es que tu bebé nazca sano, sin que el procedimiento implique ningún riesgo para ti.

  • Choose an obstetrician: American Pregnancy Association. (2015, August) americanpregnancy.org/planning/choosing-an-obstetrician/
  • Gynecology and obstetrics: maternal fetal medicine (high-risk pregnancies). (n.d.) hopkinsmedicine.org/gynecology_obstetrics/specialty_areas/maternal_fetal_medicine/services/maternal_fetal_medicine_high_risk_pregnancies/
  • What is a maternal-fetal medicine specialist. (n.d.) smfm.org/members/what-is-a-mfm
  • Fetal non-stress test (NST). (2015, July) americanpregnancy.org/prenatal-testing/non-stress-test/