Permítele a la vida que fluya

En lugar de ir contracorriente y enfrentarte a la vida ¿por qué no dejas que esta te lleve por su sendero y aprendes de cada una de las enseñanzas que te tiene preparadas?

La vida fluye, pero a veces intentamos agarrarla con fuerza para así poder controlarla y que vaya por el sendero que, en un vano intento, le dictamos.

Cuando surge algún imprevisto, algo inesperado, somos injustos y nos rebelamos contra ella. Le echamos toda la culpa encima con frases como “¿qué he hecho yo para merecer esto?” y nos volvemos víctimas de algo ante lo que teníamos determinadas expectativas.

Lee: Victimismo crónico: personas que se lamentan continuamente

Como bien sabemos, las expectativas son increíblemente negativas. La mayoría de las veces no se cumplen, por lo que caemos en un derrotismo y en una sensación de decepción y fracaso que nos llevan a lo más hondo.

La vida no requiere de órdenes, sino de confianza en ella

mujer valiente

Desear controlar la vida es un sinsentido. Sin embargo, parece que es una forma de actuar por nuestra parte casi por inercia.

Cuando todo va bien, genial. Sin embargo, cuando todo va mal empezamos a hacernos las víctimas, en vez de sacar las garras y envalentonarnos para superar lo que se nos viene encima.

La vida no es fácil. Tenemos la creencia errónea de que para ser feliz todo nos debe ir bien, no obstante, ¿no es eso un poco codicioso?

Todo se compone de momentos buenos y momentos malos. Ambos sirven para algo, aunque unos nos hagan sentir mucho mejor que otros. Sin embargo, hay que decir que es una cuestión de perspectiva.

Descubre: 10 personas exitosas que no se dejaron hundir por el fracaso

  • Un fracaso no tiene por qué hacernos desistir de nuestros intentos por llevar a cabo algo que nos hace mucha ilusión.
  • Lejos de eso, puede ser una oportunidad para mejorar, para madurar y para aprender de todo aquello que no hemos hecho bien.
  • Una relación tóxica no es un motivo para rechazar el amor y renunciar a él.

Puede ser una oportunidad para aprender a ser más selectivos y para quitarnos la venda de los ojos, fruto de nuestras expectativas, lo antes posible.

No nades a contracorriente, fluye con la vida

mujer-caminando-por-vía-del-tren

¿Vas a seguir dándote cabezazos contra la pared cuando la vida te diga “por aquí no”? No te victimices ante una situación, porque quizás lo que se te quiere decir es que te pongas en marcha en otra dirección.

Deja de culpar a las otras personas de lo mucho que te hacen sufrir, quizás eres tú quien lo está permitiendo, quien no es capaz de cortar relaciones y alejarse de quien no le conviene.

Vives tu vida en piloto automático, por eso no eres capaz de captar todo lo que ella te dice a cada paso que das.

Ella te da las indicaciones precisas, aunque no sean aceptadas de la mejor manera por ti. Pero te las da, ¡abre los ojos! Ahí están…

Nos esforzamos por relaciones que no valen la pena, nos llenamos de quejas en vez de ponernos en marcha, arrastramos un victimismo que nos hace considerarnos víctimas cuando no es así.

¿Por qué no empezamos a fluir con la vida?

Lee: Tengo un gran miedo al rechazo

Dejemos de rechazar todo lo negativo que nos venga encima y empecemos a verlo como una ocasión perfecta para elegir otra dirección.

A veces, estamos tan cómodos en nuestra zona de confort que perdemos la perspectiva, ¡odiamos los cambios! Sin embargo, estos son necesarios.

¿Dejarás de desear tener el control?

cuerda-floja

Cuando una dificultad aborda tu existencia todo tu mundo se descontrola. Te gusta tenerlo todo planificado, que los días sean rutinas, que nada se salga de lo previsto.

No obstante, cuando así sucede porque es algo inevitable te echas las manos a la cabeza y te sientes como en una cuerda floja. La incertidumbre te disgusta, los cambios no elegidos por ti los consideras una desgracia.

Modificar nuestra forma de ver las situaciones lo es todo. Hasta lo más negativo tiene una parte positiva, tan solo hay que saber verla porque puede ser muy sutil.

Antes de irte no te olvides de: Cómo tomar una actitud positiva frente a una situación adversa

No serás capaz de hacerlo si te vas por la vía fácil, la de quejarte, la de negar y rechazar todo lo que se te viene encima.

Fluye con la vida, déjate llevar y no temas a lo que pueda pasar. Cuando menos te lo esperes, sucederán cosas maravillosas que jamás habrías esperado.