A una persona enferma emocional dale de comer esperanza

La persona enferma emocional no es capaz de salir de su agujero de negatividad, por lo que debemos tenderle una mano para que sepa que nos tiene ahí para ayudarla

Una persona enferma emocionalmente puede sufrir depresión, ansiedad o estar sumida en un duelo del que no es capaz de salir. No se encuentra bien, la desesperanza forma ya parte de su día a día.

Por eso, nuestro deber es brindarle la mayor esperanza posible.

Cuando estamos mal parece que nunca vamos a salir de ese estado. Nos quejamos, nos sentimos víctimas de las circunstancias y tan solo esperamos o “rezamos” que todo pase y vuelva a ser como antes. No obstante, en las cuestiones emocionales no todo es tan fácil.

Lee: El duelo, ese proceso interior para el que nadie está preparado

La imposibilidad de ver más allá

Hombre con depresión

Cuando una persona está afectada emocionalmente se encuentra con que sus emociones hacen todo lo posible para que se venga abajo. Esto sucede porque las emociones que consideramos negativas toman los primeros puestos y no dejan espacio para las positivas.

  • Por eso, por mucho que le digamos a una persona enferma emocionalmente que las cosas irán a mejor o que esto tan solo es un bache, no servirá de nada.
  • Ella será incapaz de ver más allá de su propio dolor. Porque, además, el dolor emocional es mucho peor que un dolor físico.

El dolor emocional te arrebata tus ganas, tu motivación y, en ocasiones, hasta tu propia autoestima. Puede que dejes de arreglarte, que te encierres y te alejes de los demás.

Las emociones negativas terminan cubriéndote de tal manera que no vislumbras ninguna luz.

Descubre: El dolor emocional es el que más tarda en sanar

Sin embargo, las emociones negativas no son las únicas que pueden echarte hacia abajo: también las personas de tu entorno aunque no tengan intenciones de hacer esto. Pero, la sociedad nos ha educado para rechazar lo bueno y abrazar lo malo.

Profundicemos más en esto…

Una persona enferma emocional no necesita compasión

Amigo consolando

La sociedad en la vivimos nos ha enseñado a rechazar a quien dice “todo me va estupendamente” considerándolo un osado y un creído. Sin embargo, aceptamos de buen grado que nos digan “no me va muy bien”, “todo va como siempre” o “podría ir mejor”.

  • El motivo por el que aceptamos mejor que nos digan que las cosas no les van genial es porque así nosotros no nos sentiremos mal.
  • Podremos, entonces, sentir compasión y pena por la otra persona, para así decirnos “a mí no me va tan mal”. Nos estamos comparando…

No obstante, lo menos que necesita una persona enferma emocional es que le tengan compasión o pena. Lo que necesita es esperanza. Sin embargo, tan solo escucha frases como “verás que todo irá mejor” o “parece que es la enfermedad que todos sufren ahora”.

Lee: A veces ayudar significa no hacer nada

¿Dónde está esa mano amiga que agarra fuerte y que no suelta? ¿En qué momento las personas se olvidaron de escuchar a los demás para escucharse solo a sí mismas? ¿Por qué no reír, hacer bromas e intentar animar a esa persona? ¿Por qué sentir pena?

Todo esto solo agravará su dolor…

Cómo ayudar a una persona enferma emocional

Hablar te hará bien

La mejor manera de ayudar a una persona enferma emocionalmente es escuchándola. No tenemos que decirle ninguna de las frases ya mencionadas que interrumpirán su discurso.

Dejemos que se desahogue, tan solo estemos a su lado, acompañándola y escuchándola.

Bajo ningún concepto tenemos que enfadarnos o perder la paciencia. A veces, cuando alguien sufre depresión, no entendemos sus altibajos emocionales y tendemos a entrar en discusiones o a echar culpas que empeorarán la situación.

Aunque no parezca que la persona enferma emocional quiere que la molestemos, un “¿cómo te encuentras hoy?” o “¿necesitas algo?” serán muy bien recibidos, aunque la respuesta sea siempre un “no”.

Esto le hará saber a la persona enferma que están a su lado, que no está sola y que se preocupan por ella.

Antes de irte no te pierdas: 5 consejos para apoyar a las personas con enfermedades que desafían la vida

Una persona enferma emocional tiene que pasar ella sola por ese trance. Aunque nosotros podemos estar a su lado, no es nuestra responsabilidad quedarnos con parte de su dolor para resolverlo. Tenemos que entender esto y hacer que se sienta apoyada.

Estas son algunas maneras de brindarle esperanza. Formas sutiles, en las que parece que no hacemos nada pero, en realidad, estamos haciendo mucho.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar