Peste porcina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 19 enero, 2019
Ana Karen Quintana · 26 noviembre, 2017
La peste porcina se transmite de un cerdo infectado a otro sano. Esta enfermedad se encuentra en Centroamérica y Sudamérica, Europa, Asia y particularmente en zonas de África.

La peste porcina (también conocida como cólera porcina) se trata de una infección cuya causa es el virus del género Pestivirus de la familia Flaviviridae que suele hospedarse tanto en cerdos domésticos como salvajes. Su síntoma característico es la fiebre hemorrágica con alta morbilidad y mortalidad.

Existe solo un serotipo del virus de la peste porcina, pero el análisis molecular de las diferentes cepas aisladas a nivel mundial clasifican el virus de la peste en tres grupos y varios subgrupos filogenéticos. Estos estudios permiten comprender la epidemiología molecular del origen y diseminación del virus.

Como bien señala Frías Lepoureau «Después de haber sido descrita por primera vez en 1833 en los Estados Unidos de América es considerada hoy en día una de las enfermedades más importante del cerdo por las pérdidas que provoca en la producción porcina industrial y de traspatio».

Transmisión de la peste porcina

La peste porcina es tan viral que puede transmitirse vía genital o inseminación artificial. Los cerdos son los únicos que pueden reservar el virus. Por lo tanto, lo contienen en la sangre, secreciones, excreciones y los tejidos. Así que los cerdos infectados pueden expulsar el virus durante meses de manera constante e ininterrumpida.

Transmisión peste porcina

En vista de esto, las cerdas pueden contagiar a los lechones. Entre tanto, otra forma de contagio es cuando los insectos, aves y otros animales domésticos se infectan.

El contagio entre cerdos es por vía oral, nasal o contacto directo. Por lo general el virus se propaga cuando se alimenta al ganado porcino con productos crudos contaminados. Incluso, los animales pueden adquirir el virus por medio de las membranas mucosas, conjuntiva y abrasiones cutáneas.

La peste porcina es un tanto débil en el medio ambiente, pues sobrevive alrededor de 3 días a 50ºC y de 7 a 15 días a 37 ºC.

También, influyen las condiciones en las que se encuentren los corrales, pues hay casos en las que el virus prevalece hasta 4 semanas en condiciones invernales. Por otro lado, el virus puede sobrevivir hasta 3 meses en carne refrigerada, pero más de 4 años si se congela.

Descubre: Enfermedades infecciosas

Síntomas de la peste porcina

El tiempo que el virus prevalece oscila entre los 6 y 21 días, aunque hay casos en los que llega a los 40 días. Según la etapa del virus, los anticuerpos y edad del animal se presentan síntomas como:

Forma aguda

No más alergias con estos 4 trucos caseros

  • Tos.
  • Letargia.
  • Vómitos.
  • Inapetencia.
  • Conjuntivitis.
  • Convulsiones.
  • Lesiones hemorrágicas.
  • Los cerdos se amontonan.
  • Coloración azul en la piel.
  • Fiebre mayor a los 40ºC.
  • Diarrea o estreñimiento.

Los cerdos infectados mueren entre los 5 y 15 días después de que se presenta la enfermedad.

Forma subaguda

En la forma subaguda los síntomas son muy similares a la forma aguda.

Sin embargo, la diferencia es que el daño es menor porque los animales sobreviven más tiempo.

Forma crónica

  • Diarrea.
  • Neumonía.
  • Postración.
  • Apetito irregular.
  • Retrasos en el crecimiento.

No obstante, en algunos casos los animales portadores son asintomáticos lo que dificulta el diagnóstico.

Diagnóstico

tu doctor

No obstante, en caso de que los cerdos presenten signos de inflamación en todo el cuerpo y temperatura alta debe realizarse una prueba de peste porcina.

Sobre todo, si anteriormente fueron alimentados con alimentos crudos. Sin embargo, no es fácil diferenciar la peste de otras enfermedades por los síntomas tan similares.

Por ello, para determinar un diagnóstico es importante que se adquiera una muestra adecuada con el fin de ser analizada en el laboratorio. Las muestras deben ser de:

  • Bazo.
  • Riñón.
  • Tonsilas.
  • Válvula íleocecal.
  • Sangre anticoagulante.
  • Sangre sin anticoagulante.
  • Ganglios linfáticos retrofaríngeos.

Descubre: Inflamación de los ganglios linfáticos: ¿a qué se debe?

Diagnóstico diferencial

El objetivo es descartar que no se trate de ninguna de las siguientes enfermedades:

  • Salmonelosis.
  • Pasteurolosis.
  • Circovirus porcino.
  • Dermatitis porcina.
  • Intoxicación por sal.
  • Síndrome nefropático.
  • Síndrome respiratorio.
  • Enfermedad hemolítica.
  • Intoxicación con anticoagulantes.
  • Infección congénita con los pestivirus.

Análisis de laboratorio

Diagnóstico peste porcina

  • Inmunofluorescencia directa: los antígenos o ácidos nucleicos se encuentra en la sangre y los tejidos. Los cuales sirven para la detección del virus.
  • Neutralización en suero: estos son procedimientos de inmunoperoxidasa que usan los anticuerpos monoclonales para determinar la enfermedad en los cerdos.
  • Métodos genéticos: puede ser el RT-PCR que sirve para diferenciar la peste porcina de otras enfermedades.
  • Serología: está indicada para los cerdos que llevan más de 30 días con síntomas y es difícil delimitar la causa.

La prueba definitiva para la diferenciación es la prueba de neutralización comparativa. Los cerdos infectados congénitamente son inmunotolerantes y son negativos en la serología. Se han desarrollado ELISAs competitivas para vacunas marcadoras, pero tiene limitaciones en su sensibilidad o especificidad.

–Colegio médico veterinario–

  • Spickler, A. R. (2009). Peste porcina clásica. The Center for Food Security and Public Health.
  • María Teresa Frías Lepoureau. Reconociendo la peste porcina clásica. Madrid, España: FAO-RLAC., 2003.
  • Miguel Moura Esteves. La peste porcina clásica (PPC). Universitad Autónoma de Barcelona: Barcelona, 2011.