Petting o magreo: descubre placer con esta práctica sexual

Conocido como el 'sexo adolescente' el Petting o magreo es una práctica en la cual se permiten solo besos, caricias, abrazos y sexo oral. ¡Puede ser divertido y erótico al mismo tiempo!

Se la conoce como la ‘práctica sexual adolescente’ sin embargo varios adultos la disfrutan como una novedad o como una manera de avivar la pasión en la pareja. Básicamente se trata de una relación ‘no sexual’ en la cual está vetada la penetración de cualquier tipo.

En español se la llama ‘magreo’ aunque también es conocida por su nombre en inglés: petting. Esta palabra proviene del verbo ‘to pet’ que se relaciona a acariciar o besar. Conoce más sobre esta práctica en el siguiente artículo.

¿Qué es y por qué se practica el petting?

El magreo o petting es una práctica en la cual solo están permitidos los besos, las caricias y los roces entre dos personas (o varias) sin quitarse la ropa interior. Esto quiere decir que en ningún momento se lleva a cabo la penetración, ya sea vaginal o anal.

Se trata de una práctica sexual muy famosa entre los jóvenes, sobre todo si aún no han perdido la virginidad. Y si bien bajo este nombre no se conocía antiguamente, la realizaban en generaciones anteriores aquellas parejas ya comprometidas que debían llegar castos y puros al matrimonio.

El petting es un paso previo al sexo, pero sabiendo que no habrá, justamente, sexo. Todo lo que implique besar, acariciar, hacer mimos o frotar está permitido. En un nivel superior podemos incluir el sexo oral y la masturbación. Siempre y cuando no haya sexo ‘completo’ estamos practicando magreo.

Para que el magreo sea ‘completo’ no se puede tener sexo después. Porque sino estaríamos hablando de otra cosa: de juegos previos que nos preparen para la penetración.

Una de las razones por las cuales una pareja puede realizar el petting es porque aún no se han decidido a tener relaciones sexuales. Por ejemplo, en el caso de que la chica sea virgen y no esté segura de dar ese gran paso en su vida. También aparece cuando los jóvenes quieren descubrir su sexualidad.

Ver también: 6 mejores series para entender la vida en pareja

Otro motivo es porque esperan para tener sexo hasta la boda. Aunque esto parezca algo antiguo, aún muchas parejas aguardan estar casados para intimar.

La mejor hora del día para tener sexo.

Además, puede servir para avivar la llama de la pasión y hacer algo diferente de vez en cuando si ya estamos en pareja hace mucho tiempo. Es considerado un afrodisíaco para los adultos y una novedad incluso en matrimonios de larga duración o bien en personas que recién se están conociendo.

Por supuesto, hay otras razones para practicar el petting: aumentar la confianza con la pareja y conocer cada área de su cuerpo (saber qué le gusta y qué no), evitar el miedo a la eyaculación precoz -si el hombre está acostumbrado al magreo puede retrasar el orgasmo- y reducir, aunque no eliminar las enfermedades de transmisión sexual.

Cómo se hace el petting

Usar los genitales femeninos y masculinos no es la única manera de obtener placer y disfrutar. El petting o magreo nos permite utilizar todas las partes de nuestro cuerpo: labios, manos, lenguas, pies… Y prestar atención a las sensaciones que experimentamos.

Como primera medida recomendamos practicar el petting con conocimiento y consentimiento. Esto quiere decir, saber qué haremos y qué cosas están permitidas (y cuáles prohibidas).

No se trata de ‘engañar’ al otro pensando que luego habrá sexo -ni tampoco de ser engañado por la pareja– sino de que ambos estén conscientes de lo que sucederá.

El magreo se puede realizar en cualquier ambiente o superficie, de pie, sentado o acostado y en todo momento. Al no haber penetración quizás sea más fácil en posiciones que de otra manera serían incómodas.

La boca y las manos juegan un papel fundamental. Puedes hacer un masaje, besar la espalda o el vientre e ir ‘bajando’ hacia sus partes íntimas. O bien besar cada centímetro de su piel muy despacio.

Existen tres etapas en el magreo o sexo sin penetración, las cuales se pueden practicar al mismo momento o por separado. En el grado I está permitido tomarse de las manos, besarse y abrazarse.

Conoce estas: 8 ideas para avivar la pasión

Sexo en la playa.

En el grado II se pasa a las caricias sexuales o en cualquier parte del cuerpo con la ropa puesta. Y en el grado III se acaricia por debajo de la ropa o sin ella. También se acepta el sexo oral, la masturbación mutua y frotar los genitales entre sí en un completo contacto piel con piel.

A su vez, se pueden añadir algunos juguetes sexuales en esta última etapa, como por ejemplo vibradores. Sin embargo, no se recomendaría aquellos que requieran de penetración, porque no se consideraría ‘magreo’ con todas las letras.

Se dice que el petting no tiene riesgos en cuanto a transmisión de enfermedades sexuales, sin embargo esto es un mito que sería bueno derribar. Es verdad que por las caricias o los abrazos no hay contagios, pero cuando se incluyen áreas húmedas como la boca y la lengua, hay chances de contagiarse herpes.

Por lo tanto, si se añade la felación a la práctica, las posibilidades de padecer una ETS aumentan. Lo que sí estamos 100% seguros es que no hay riesgo de embarazo, siempre y cuando el semen no haga contacto con la vagina ni la vulva.