Picaduras de pulgas: tratamiento y prevención

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 13 noviembre, 2018
Es muy importante mantener el área de la picadura limpia y no rascarse para no abrir la herida. De ocurrir se pueden producir infecciones secundarias.

Las picaduras de pulgas resultan una verdadera molestia debido a que generan una intensa picazón en la piel. Por supuesto, al rascar la piel para intentar aliviarla, es posible que la molestia se haga aún mayor puesto que se irrita la piel con el roce excesivo.

Las pulgas son insectos de tamaño muy pequeño, que se clasifican como parásitos exteriores debido a que se alimentan de la sangre de animales mamíferos.

Cuando no tienen una fuente de alimento pueden llegar a picar a los humanos, sobre todo, en las extremidades inferiores al transitar por montes y caminos de tierra. Una de las áreas más afectadas son los tobillos y los pies, en vista de que están más próximas del suelo.

Las picaduras de pulgas

Por lo general, las picaduras de pulgas son benignas salvo en caso de que exista alergia a su saliva. La lesión de la piel se produce, sobre todo, por el arañado que se produce en la misma al rascar. Otra consecuencia de rascarse forma excesiva la piel es que la picadura puede infectarse, inflamarse y llenarse de pus.

Las picaduras de pulgas pueden producir alergia.

Ante la picadura de una pulga, la reacción habitual de la piel es la formación de un círculo pequeño, de color rojo, con un punto negro en el centro.

Por lo general, el círculo roja se presenta en grupos de 3 y 4 manchas, que corresponden a los puntos donde la pulga se alimentó. Cabe destacar que una pulga puede pasar entre 20 y 150 minutos alimentándose. 

Existen 3 tipos de pulga que son las que atacan con mayor frecuencia a los humanos: la pulga del gato (Ctenocephalides felis), la pulga del perro (Ctenocephalides canis) y, por supuesto, la pulga humana (Pulex irritans).

Te puede interesar: 9 ungüentos para tratar picaduras de insectos

Medidas preventivas

  • Si se tiene una mascota, mantener el control de vacunas, uso de collar antipulgas y una buena higiene.
  • Mantener el aseo del hogar, en especial, de los lugares de difícil acceso, como rincones y esquinas.
  • En caso de que la casa y la mascota hayan sido infestadas, se recomienda lavar las telas con agua caliente (ropa, sábanas, mantas, fundas de almohadas y cojines, etcétera) y un producto antipulgas.
  • Utilizar repelente para insectos cuando se vaya a pasar por el monte y revisarse una vez finalizado el recorrido.

Tratamiento para las picaduras de pulgas

Cuando hay picaduras de pulgas es fundamental mantener el área limpia y evitar rascarse, a pesar de que la picazón sea intensa, dado que así se evitará crear heridas y facilitar la infección de las mismas.

Ahora bien, lo primero que se debe hacer para iniciar el tratamiento es aplicar sobre la piel algún tipo de antiséptico o, simplemente, jabón con agua fría. No se recomienda utilizar agua caliente, ya que esta puede aumentar las molestias.

Si la picadura produce una picazón e hinchazón pronunciadas, se pueden aplicar cremas como hidrocortisona, un medicamento cuyo uso debe autorizar un médico tras una evaluación.

Descubre: El regaliz, una cortisona natural

Remedios caseros

Existen varios remedios caseros para aliviar la picazón producida por la picadura de pulgas y son bastante conocidos, además, también podemos usar varios productos naturales que benefician la salud de la piel.

Una opción es mezclar bicarbonato de sodio con unas gotas de agua hasta formar una pasta y aplicar sobre la zona de la picadura. Luego, hay que dejarla sobre la piel durante 15 -30 minutos, lo cual calmará la tan molesta sensación de picazón.

También se puede poner a hervir una cáscara de limón en 250 cc. de agua. Dejar reposar el líquido y luego aplicar con un algodón o una gasa sobre la zona afectada.

Para calmar la picazón hay otro remedio clásico: mezclar dos cucharadas de agua y una cucharada de vinagre de manzana. Luego, guardar en la envera unas horas y aplicar del mismo modo sobre la picadura.

Las picaduras de pulgas afectan a los mamíferos.

La solución definitiva

Para solucionar definitivamente el problema de las pulgas es necesario desinfestar el hogar y la mascota (si la hubiere). Para ello, será necesario consultar con el veterinario acerca de cuál puede ser la mejor opción para la mascota. Una vez nos dé las indicaciones, será fundamental ser consecuentes con las mismas.

Todas las medidas comentadas anteriormente, en conjunto y de forma regular, ayudarán a eliminar las pulgas del hogar y a despedirnos para siempre de las picaduras pulgas.