Picazón insistente en los dedos. ¿A qué se debe?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Silvia Martín Repullo el 14 diciembre, 2018
Como la picazón insistente en los dedos no supone grandes riesgos para nuestra salud, se la puede tratar en casa. No obstante, conviene que un médico determine su causa.

Las manos son parte fundamental de nuestro cuerpo. Como bien saben los especialistas de la reflexología, las manos contienen terminaciones nerviosas por excelencia. Nos conectan con todo nuestro cuerpo y también con el mundo exterior. En ocasiones, aparece una picazón insistente en los dedos.

Para muchos pacientes es muy preocupante, pero este síntoma solo es una alerta.

Como no supone grandes riesgos para nuestra salud, se puede tratar en casa. No obstante, es preciso que el tratamiento se haga en función de aquello que provoca dicho picor. Solo un médico podría determinar si el picor se debe a una dermatitis, a algún tipo de alergia alimentaria o farmacológica u otra causa desconocida.

Aquí mostramos varias razones de por qué aparece esta picazón insistente en los dedos. Sigue leyendo.

Eczema

Tres dedos de una mano con eczema.

El eczema provoca inflamación, dolor y picor. Es una de las causas principales de la picazón de dedos. Algunas investigaciones revelan que podría tener un componente genético. Para controlar el eczema, se debe acudir al médico.

Él determinará el procedimiento a seguir. A veces con cremas específicas para esta patología es suficiente, sobre todo para calmar el picor.

Dermatitis

La dermatitis es una inflamación de la piel y, además, es la causa más común de la picazón en los dedos. 

También provoca erupciones cutáneas y brotes en la piel que suelen ser, casi siempre, inesperados. No es contagiosa y tiene un alto factor hereditario.

Sin embargo, también puede tener su origen en el contacto con algún agente químico, como pueden ser los productos de limpieza o alguna planta venenosa como la hiedra venenosa, por ejemplo.

Generalmente, cuando se trata de factores externos, suele bastar con aplicar sábila o aloe vera para calmar el malestar.

Alergias

Las reacciones alérgicas a alimentos o medicamentos conducen a menudo a la picazón insistente en los dedos y en la cara.

Sucede de forma muy parecida a la picadura de un insecto, como la abeja. En estos casos, el simple gesto de tomar un antihistamínico o usar una crema calmante será suficiente para calmar el picor.

No obstante, siempre conviene consultar a un médico, ya que en ocasiones puede hincharse la cara o presentarse alguna dificultad para respirar.

Una alergia alimentaria es una respuesta exagerada del sistema inmunológico por el consumo de un alimento en particular. Aquí hay que recalcar que el único tratamiento comprobado para la alergia alimentaria es evitar el alimento que la originó.

Descubre: Alergia a los medicamentos: diagnóstico y síntomas.

Otros motivos de picazón insistente en los dedos

Dedo pinchándose para comprobar el nivel de azúcar en sangre.

La diabetes es otra de las causas de la picazón en los dedos. La mala circulación de la sangre podría dar pie a la picazón. Esta podría ir acompañada de cosquilleo en la mano. De ahí la importancia de hacerse un análisis de sangre, ante una picazón insistente en los dedos, para determinar si padece diabetes o no.

En el caso de los diabéticos, debe tenerse un mayor control. El hecho de que, como consecuencia de dicha patología, disminuya la capacidad del cuerpo para cicatrizar las heridas, aumenta el riesgo de sufrir infecciones.

Quizá te interese: 7 recomendaciones para cuidar las manos del envejecimiento.

Piel reseca

Por último, una causa muy común pero que no se suele tener en cuenta, es la piel seca. Normalmente, se produce por algunas condiciones climáticas o por estados ambientales cambiantes.

Por ejemplo: estás en un lugar fresco y pasas repentinamente al exterior, donde hay mucho calor. Esto es algo difícil de solucionar. Solo cabe evitar exponerse a cambios abruptos de temperatura o bien usar cremas hidratantes que mantengan la piel en su estado normal.

Un consejo final

Manos enjabonadas debajo del chorro de agua de un grifo.

Procura hidratarlas cada vez que las laves. Recuerda cuidar tus manos siempre. Son, sin duda, nuestra principal herramienta de trabajo y las que nos permiten estar en contacto con nuestro entorno. ¡Cuídalas!

  • Antvorskov, J. C.; Josefsen, K.; Engkilde, K.; Funda, D. P., and Buschard, K. (2014). “Dietary gluten and the development of type 1 diabetes”, Diabetologia, 57 (9): 1770-1780.
  • Nambam, B.; Aggarwal, S., and Jain, A. (2010). “Latent autoimmune diabetes in adults: A distinct but heterogeneous clinical entity”, World J Diabetes, 1 (4): 111-115.
  • Piero, M.N.; Nzaro, G.M., and Njagi, J.M. (2014). “Diabetes mellitus – A devastating metabolic disorder”, Asian Journal of Biomedical and Pharmaceutical Sciences, 4 (40): 1-7.