Pie de atleta o hongos en los pies - Mejor Con Salud

Pie de atleta o hongos en los pies

Para evitar los hongos es muy importante extremar la higiene de los pies, así como mantenerlos secos. Para evitar posibles focos de infección utilizaremos chanclas en zonas públicas, como piscinas o duchas

El pie de atleta es una infección por hongos que afecta a los pies, especialmente a la zona entre los dedos, al talón o a la zona plantar. Es la infección por hongos más común y el hongo responsable suele ser un dermatofito.

Los dermatofitos son unos hongos contagiosos que proliferan en condiciones de alta humedad y temperatura. Por ello, el riesgo de infección aumenta si se usa un calzado cerrado, sobre todo, si es de un material no transpirable; si se suda mucho o se mantienen los pies húmedos durante periodos prolongados de tiempo y si existen heridas en la uña o la piel cercana.

Síntomas del pie de altleta

– Picor en la zona afectada.

– Piel agrietada entre los dedos, acompañada de sensación de que quema.

– Aparición de ampollas que pueden ir acompañadas de enrojecimiento alrededor.

– Pueden observarse placas que pueden desgajarse, sobre todo, entre los dedos.

– Olor fuerte y desagradable.

– Si llega a afectar a las uñas, éstas se vuelven amarillentas, quebradizas, se engrosan o se curvan.

Prevención pie de atleta

El pie de atleta es una infección muy contagiosa y que cuesta mucho de eliminar, siendo inevitables muchas veces, las reinfecciones. Por este motivo, es muy importante la prevención. Ésta se centra fundamentalmente en evitar el contacto con fuentes de contagio y que la humedad y el calor sean altos en los pies.

– Una buena higiene de los pies es fundamental. Deben lavarse diariamente con agua y jabón, sobre todo entre los dedos y secarlos bien después. Deben lavarse siempre después de realizar ejercicio o cualquier actividad que suponga un exceso de transpiración.

– En zonas públicas como duchas o piscinas deben usarse chanclas y evitar el contacto con el suelo húmedo.

– No deben compartirse los utensilios de aseo de los pies o los que usamos para cortar las uñas.

– El uso de un calzado adecuado es primordial. Debe ser un calzado que transpire, de cuero preferiblemente, evitando los revestimientos plásticos.

Si a pesar de estos cuidados, sufre pie de atleta es necesario que acuda al médico para que le recete el tratamiento adecuado pues, ya hemos dicho que se trata de una infección de difícil erradicación, pudiéndose alargar el tratamiento a 2 o 3 meses. Si afecta a la uña, también se recomienda la visita al podólogo. Y recuerde que una buena higiene es el mejor tratamiento.

Fotografía cortesía de Andrés Nieto Porras