Pielonefritis aguda y crónica: síntomas y tratamiento

Andrea Flores · 3 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 7 noviembre, 2018
La pielonefritis es una enfermedad que consiste en una infección de las vías urinarias altas. Afecta al riñón y ocasiona diversas molestias al paciente.

Por norma general, se utiliza el término pielonefritis para referirse a una alteración que afecta a las vías urinarias superiores. De esta manera, se produce una infección en esta región que normalmente alcanza la pelvis y la parénquima renal.

Además, suele empezar a desarrollarse en la uretra o en la vejiga y más tarde se extiende hasta llegar a los riñones. Por otra parte, las infecciones en las vías urinarias inferiores suelen presentarse con más frecuencia que esta clase de trastornos.

En muchos problemas médicos podemos aplicar un criterio de clasificación en función de su duración. La pielonefritis puede generarse de forma súbita y en un periodo de tiempo reducido. Sin embargo, la infección puede mantenerse a lo largo del tiempo, dificultando su tratamiento y la calidad de vida del paciente.

En cualquier caso, será el médico quien deba identificar los síntomas más característicos de este problema. De esta manera, comprobando las circunstancias del paciente y del propio trastorno, se podrá elegir el tratamiento más adecuado en cada caso.

¿Qué causa la pielonefritis?

Al tratarse de una infección, tiene su origen en la proliferación de microorganismos patógenos. En este caso, la mayoría de los casos clínicos se encuentran relacionados con una infección de origen bacteriano.

Por otra parte, también puede estar causada por la presencia de microorganismos resistentes a ciertos tipos de medicamentos u otras especies con menor frecuencia.

Quizá te interese: Señales de que  mis riñones no funcionan bien

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la pielonefritis?

Hombre con dolor de pielonefritis

Normalmente, cuando un paciente desarrolla algún tipo de cambio o problema médico experimenta ciertos síntomas. El análisis de esas señales guiará al equipo de expertos a identificar correctamente la causa del trastorno. En cualquier caso, entre los síntomas más frecuentes de la pielonefritis podemos encontrar:

  • Fiebre que puede variar en cuanto a intensidad.
  • Escalofríos o temblores en distintas zonas corporales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Inapetencia. Se refiere a la disminución del apetito que puede provocar la reducción de peso corporal en un periodo de tiempo reducido (sin proponérselo).
  • Cefalea o dolor de cabeza intenso.
  • Fuertes molestias en la zona lumbar que pueden llegar a extenderse a otras regiones como el abdomen e incluso la ingle.
  • Escozor e incomodidad al orinar. Además, se expulsa una cantidad de orina menor que en condiciones normales. También el paciente puede sentir que no haber completado la micción o la necesidad urgente de acudir al servicio.
  • Alteraciones en las características de la orina. Por ejemplo, presenta una cantidad de sangre, pus, una tonalidad y olor distintos, etc.

Descubre: Cómo evitar y entender una infección de las vías urinarias

¿Cuál es el tratamiento adecuado para corregir la pielonefritis?

Mujer con pielonefritis

Actualmente, los especialistas suelen llevar a cabo una serie de pruebas médicas con el fin de identificar el desencadenante. Entre ellas, se revisarán los síntomas que haya desarrollado el paciente.

En cualquier caso, se planificarán las opciones de tratamiento más adecuadas de acuerdo a cada paciente y caso clínico. Así, entre las pautas o recomendaciones dentro del tratamiento de la pielonefritis podemos destacar:

  • Antibióticos. De esta forma, se ataca a las bacterias que están provocando esas alteraciones. En los casos más complicados es posible que se requiera la hospitalización del sujeto para asegurar la recuperación. Es necesario cuando aparece un agravamiento de la enfermedad, si no se puede emplear la vía oral…
  • Reposo o reducción temporal de la actividad física intensa.
  • Utilización de otros tipos de fármacos con el objetivo de solucionar los síntomas relacionados. Es el caso de la fiebre intensa y de las náuseas frecuentes.
  • Consumo de una dieta equilibrada y saludable que contenga la cantidad de líquidos adecuada.

Es importante seguir las pautas recomendadas y los tratamientos para acelerar la recuperación. De esta manera, además, se evitan posibles complicaciones derivadas, aunque no en todos los casos clínicos se consigue.

En cualquier caso, esperamos haber resuelto algunas dudas sobre el tema. Pero ante cualquier síntoma o sospecha de padecer pielonefritis, tanto aguda como crónica, es esencial acudir de inmediato al médico para someterse a un chequeo.