Pinchazos al respirar, ¿a qué se deben?

Valeria Sabater·
15 Octubre, 2020
En la mayoría de los casos estos pinchazos se deben a tensiones musculares, así como a la ansiedad o estrés.

Las personas que experimentan molestias como los pinchazos al respirar describen el problema como si sintieran que se les clavan agujas en el pecho y que esto les dificulta respirar. Sin embargo, aparentemente no hay nada allí (en la ropa o directamente en la piel) ejerciendo presión alguna. Por esto mismo, la causa suele desconocerse hasta que se acude al médico para un chequeo.

¿Te gustaría saber a qué pueden deberse los pinchazos en el pecho, cómo actuar al respecto y en qué momento acudir al médico? En ese caso, no dejes de seguir leyendo todo lo que vamos a comentarte a continuación.

¿Qué son los pinchazos?

dolor en el pecho por arritmia
Algunos de estos síndromes son asintomáticos y otros cursan con dolor en el pecho y falta de aire

Como hemos mencionado al principio, muchas personas definen los pinchazos como si sintiera una o varias agujas clavándosele en el pecho o incluso directamente en el corazón. Asimismo, indican que esto suele presentarse de manera súbita y que causa dificultades para respirar.

A diferencia de lo que se suele pensar, los pinchazos son un fenómeno común que la mayoría de las personas han experimentado puntualmente en alguna ocasión. A pesar de ello, no por el hecho de que sean una molestia común hemos de pasarlos por alto.

Si se presentan con frecuencia, es indispensable acudir al médico para un chequeo. De esta manera se podrá averiguar la causa del problema y comenzar el tratamiento más adecuado.

La mayoría de las veces, los pinchazos al respirar son algo pasajero y que casi en un 70% de los casos se debe a estrés y ansiedad.

Posibles causas de las molestias o pinchazos al respirar

Hay tres causas principales que desencadenan pinchazos al respirar: la ansiedad, el estrés y los problemas cardíacos.

La ansiedad y el estrés son la primera causa y no debemos pasarla por alto. Cabe destacar que los pinchazos no tienen por qué aparecer en el momento en el que estés bajo una situación estresante o cuando te sientas realmente ansioso, pueden aparecer después. Es más, lo normal es que si has pasado por alguna situación estresante, los ”bloqueos” aparezcan en los próximos días.

Mujer con dolor de cabeza por ansiedad.

Los expertos nos dicen que el mayor índice de infartos o de problemas surgen en los periodos vacacionales o fines de semana. Son esos momentos en que intentamos relajarnos, y entonces, el cuerpo es incapaz de hacerlo y aparecen, por ejemplo, esos pinchazos. Por lo tanto, la ansiedad puede desencadenar las siguientes situaciones que hacen que suframos los pinchazos:

  • Tensión muscular elevada: al ser tan elevada no somos capaces de respirar adecuadamente.
  • Hiperactividad vegetativa.

Por otra parte, los pinchazos también pueden ser consecuencia de un problema cardiaco no atendido.Para averiguar si esta podría ser la causa, deberíamos saber que hay factores de riesgo que favorecen la aparición de problemas cardíacos. Alguno de ellos son los siguientes:

  • Edad: las personas mayores de 50 años tienen más posibilidades de sufrir algún problema cardíaco.
  • Hipertensión.
  • Colesterol elevado.
  • Antecedentes familiares.

Descubre: Dolor y tensión muscular por estrés

¿Cómo actuar en caso de experimentar pinchazos al respirar?

Lo primero que los expertos nos recomiendan hacer es sentarnos y tratar de tranquilizarnos. Para ello podemos enfocarnos en respirar despacio y profundo, contando números o nombrando colores y cosas al azar. Luego, cuando ya nos vayamos calmando, debemos tomar conciencia de que es algo pasajero y que la molestia desaparecerá en un corto periodo de tiempo.

A lo largo de todo el proceso es importante respirar de un modo tranquilo y pausado, cogiendo aire por la boca lentamente. También podríamos intentar tomarnos las pulsaciones (ya que este dato luego se lo podremos comentar al médico).

¿Cómo respirar profundo?

Aromaterapia
La inhalación de algunos aceites esenciales produce un efecto relajante que ayuda a mitigar el cansancio.

La respiración profunda, abdominal o diafragmática se trata básicamente conseguir que el aire entre en los pulmones, bajando hasta el diafragma. Si sigues estos pasos te será más fácil conseguirlo:

  1. Siéntate de forma cómoda.
  2. Colócate una mano sobre el abdomen.
  3. Coge aire por la nariz, poco a poco, sin prisas. Debes notar como tu tripa se levanta y tu mano se mueve.
  4. Contén la respiración 2 segundos.
  5. Coloca los labios como si fueras a apagar una vela, y entonces, deja ir el aire poco a poco notando cómo  tu mano desciende.
  6. Vuelve a coger aire durante dos segundos.
  7. Espira durante 4 segundos.

Si los pinchazos no cesan pasados cinco minutos y se vuelven más intensos deberemos acudir al médico. También acudiremos de modo urgente al médico si tu dolor se extiende a otras áreas del cuerpo, como el cuello, la mandíbula y los brazos, y experimentamos opresión en el pecho y no podemos respirar con normalidad.

En conclusión, lo esencial es controlar que esta molestia no se extienda demasiado en el tiempo y, sobre todo, que no derive en otros síntomas como los expuestos anteriormente.

  • Craske, M. G., & Stein, M. B. (2016). Anxiety. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(16)30381-6
  • Mortola, J. P. (2003). Mechanics of Breathing. In Fetal and Neonatal Physiology: Third Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-7216-9654-6.50087-4
  • Taíz and Zeiger, & Physiology, S. (1982). Stress Physiology. Plant Physiology.