Pingüino nada 5.000 millas cada año para visitar al hombre que le salvó la vida

Daniela Castro 10 marzo, 2016
El comportamiento de los animales muchas veces nos obliga a reflexionar. Es lo que ocurre con la asombrosa historia de este pingüino y su relación con el hombre que le salvó la vida

En muchas ocasiones hemos tenido la oportunidad de conocer historias que nos demuestran cuán estrecha es la relación sentimental que tienen muchos seres humanos con los animales.

Aunque haya personas a las que les cueste comprenderlo, algunos animales se entienden muy bien con sus amos y manifiestan su cariño a través de actos que nos dejan impresionados.

Los casos más comunes son los de los gatos y los perros, que con el paso del tiempo se han convertido en integrantes muy especiales de la familia. También se han conocido ejemplos de vacas, cerdos y otras especies domésticas que se se llevan bastante bien con quienes los cuidan.

Pero, aunque estos vínculos son cada vez más normales para nosotros, todavía hay muchos sucesos que nos resultan muy conmovedores y difíciles de creer.

Este es el caso de la amistad entre un jubilado brasileño y un ejemplar de pingüino de Magallanes al que rescató en el año 2011 cuando estaba a punto de morir.

Su relación se dio a conocer a través de redes sociales e importantes medios internacionales, que destacan principalmente el sentimiento de agradecimiento que muestra el animal.

La historia

pinguino-brasileño

Todo comenzó en las playas de Río de Janeiro, en Brasil, cuando un jubilado brasileño llamado Joao Pereira de Souza, que trabajaba como albañil y pescador, encontró a un pingüino Magallanes que estaba a punto de morir.

El hombre se inquietó cuando notó algo extraño entre las rocas de la playa, por lo que se acercó a ver de qué se trataba. Para su sorpresa, se encontró con este animal en unas condiciones deplorables, cubierto de petróleo e indefenso.

Por supuesto, no dudó en rescatarlo, retirarle la sustancia y cuidarlo en su proceso de recuperación. Tanto fue el cariño que le tomó al animal, que lo bautizó con el nombre Dindim y lo liberó en el mar tan pronto como notó que estaba en perfectas condiciones.

pinguino-brasil1

En su despedida del ave, Pereira pensó que jamás volvería a ver al ejemplar de pingüino, sin saber que este le daría una gran sorpresa.

Pocos meses después del rescate, Dindim regresó a la playa que los unió a ambos y reconoció de inmediato a quien fue su salvador. Desde entonces, el animal pasa cerca de 8 meses con Pereira y el resto del tiempo parte hacia las costas de Argentina y Chile a alimentarse.

Según destaca el  Daily Mail, Dindim nada 5.000 millas para regresar junto a su amigo humano, quien diseñó una dieta especial para mejorar la resistencia y fortaleza del ave.

En la entrevista, este hombre de 71 años expresó su sentimiento por el animal, señalando que este no se deja tocar por nadie más.

“Quiero al pingüino como si fuera mi propio hijo y yo creo que él también me quiere”, aseguró. “Nadie más puede tocarlo. Les pica si lo hacen. Él se acuesta en mi regazo, me permite que le dé duchas y darle de comer sardinas” , añadió.

pinguino-brasil

Souza cuenta que muchos le han dicho que su amigo no regresará después de volver al mar, pero él confía en que sí lo hará. En los últimos cuatro años ha llegado en el mes de junio y regresa a casa en febrero.

El biólogo Paulo Krajewski, quien se entrevistó con Joao Pereira de Souza para Globo TV, expresó su asombro por esta maravillosa historia.

“Nunca había visto algo como esto antes. Creo que el pingüino cree Joao es parte de su familia y, probablemente, también cree que él es uno de su especie”, señaló. “Cuando lo ve mueve la cola como un perro”, agregó el biólogo.

Otro experto en este tipo de especies dijo que el comportamiento de Dindim indica que reconoce a Pereira como lo haría con cualquier otro pingüino, y actúa en consecuencia.

Joao se despide de su amigo en el mar confiado en que pronto regresará, tal y como lo ha hecho estos años.

Sin lugar a dudas, es otra muestra de que los animales son excelentes amigos y pueden ser mucho más que agradecidos.

Te puede gustar