Pionono relleno de dulce de leche

Aunque puedes comprar el dulce de leche ya preparado, también puedes elaborarlo fácilmente con un bote de leche condensada al baño María, o bien con leche, azúcar, bicarbonato y esencia de vainilla

 

El pionono es un postre originario de España y tradicional del pueblo de Santa Fe, en la provincia de Granada. El pionono también es muy popular en varios países de Sudamérica, tales como Argentina o Uruguay, entre otros.

Para los que no sabéis lo que es un pionono, hay que decir que es casi igual a un brazo de gitano. En Sudamérica hacen los piononos salados y dulces, con la forma igual que el brazo de gitano. Los piononos salados suelen estar rellenos de jamón york, queso, atún, verduras o huevo duro, entre otros. Hay múltiples recetas dependiendo de la región.

En España, sin embargo, se elabora en dulce normalmente, se trocea y se le añade encima una especie de crema tostada.

Curiosidades

El nombre de pionono proviene del Papa Pio nueve, que en italiano se dice “pio nono”. Los piononos tienen el merengue en la parte superior, a modo de sombrero cilíndrico de los Sumos Pontífices, de ahí su nombre.

Curiosamente, Leopoldo Alas Clarín, nombro el pionono todo junto en su obra “La Regenta”.

Pionono relleno de dulce de leche

En esta ocasión, vamos a mostrarte como hacer un pionono dulce: el pionono relleno de dulce de leche. Si no te apasiona mucho este ingrediente, debes saber que puedes rellenarlo de lo que tú quieras: mermelada, nata, chocolate…

¿Ya tienes la boca hecha agua? Yo también… ¡pues vamos manos a la obra!

Ingredientes

brazo gitano platano

  • 4 huevos
  • 60 gramos de harina
  • 60 gramos de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Dulce de leche

Preparación

Para comenzar a elaborar nuestro pionono, batiremos los huevos a temperatura ambiente en un cuenco grande, con la ayuda de las varillas de montar de una batidora.

Cuando estén los huevos batidos, añadiremos el azúcar poco a poco, en forma de lluvia. Batimos mientras tanto sin parar en ningún momento.

Paramos la batidora.

Añadiremos entonces la cucharada de miel. La miel, no solo va a aportar a nuestro pionono un toque de color, sino que va a permitir que tenga la humedad suficiente para poder enrollar sin problemas el bizcocho junto con el relleno escogido, en esta ocasión con dulce de leche.

Enchufamos de nuevo la batidora con las varillas y mezclamos hasta obtener un punto de nieve. El punto de nieve se consigue cuando dejas caer de las varillas un poco de mezcla sobre ella, y se forman dibujos conforme mueves tu mano, la que sujeta la batidora.

Paramos la batidora. Añadimos una cucharadita de esencia de vainilla, la cual permitirá realzar los sabores de nuestro pionono relleno de dulce de leche.

A continuación, incorporaremos los ingredientes secos.

Añadimos una pizca de sal a la harina, removemos y tamizamos. Después, lo incorporaremos a la mezcla de huevos, azúcar, miel y esencia de vainilla.

brazo gitano chocolate crema mascarpone

Con la ayuda de una espátula o lengua de repostería, mezclaremos bien todo de manera envolvente, de abajo hacia arriba y apurando los bordes del cuenco, ya que la harina tiende primero a quedarse en estos sitios.

Nota: si quisieras hacer un pionono con bizcocho de chocolate, quita un 20% de la harina y sustitúyelo por cacao.

Pon en una bandeja una hoja de papel de horno, untada con mantequilla o manteca y harina. Es importante que esté untada, ya que permitirá que el pionono no se quede pegado al papel cuando tengas que enrollar.

Coloca la mezcla encima y extiéndela bien con la ayuda de una espátula metálica.

Hornea a 200 grados centígrados. En unos 8 ó 10 minutos ya estará listo, cuando la capa superior se dore. Al ser tan fino, solo necesitarás ese tiempo.  Es importante que se hornee a fuego fuerte, ya que de lo contrario, el pionono se resecaría demasiado y quedaría como una galleta gigante, imposible de manejar para enrollar.

Deja enfriar.

Nota: puedes enrollar el pionono junto con el papel de horno, guardarlo en la nevera y rellenarlo después; o bien rellenarlo enseguida.

Unta dulce de leche por la parte superior del bizcocho, no llegando a untar los extremos: deja un centímetro aproximadamente libre.

Con la ayuda del papel para hornear, enrolla del todo con cuidado desde la parte más ancha. Una vez hecho el rollo grande, puedes cortarlo en dos partes, si no tienes bandejas o platos tan grandes. Deja enfriar en la nevera.

Puedes decorarlo si quieres, con chocolate, nata montada, o virutas, como tú quieras.

¡A disfrutar!

Te puede gustar