¿Piropos o acoso sexual callejero? Mujeres en América Latina se sienten afectadas

Daniela Castro 3 febrero, 2016
El acoso sexual callejero va mucho más allá de un simple piropo. Un auténtico problema que preocupa en América Latina y ante el que las autoridades han empezado a tomar medidas.

El tema del acoso sexual callejero en América Latina cada vez cobra más importancia gracias a la llamada de atención que están haciendo muchas personas, en especial las mujeres, para que a través de las leyes se regule y se considere como una forma de violencia.

En la actualidad se cataloga como un ataque contra la dignidad, la libertad y los derechos fundamentales. Lejos de ser un simple piropo, es una conducta agresiva, física o verbal, casi siempre con connotación sexual y llevada a cabo contra otra persona sin su consentimiento.

La tendencia mundial que existe hacia el control de este problema da cuenta del reconocimiento que están haciendo las organizaciones de derecho sobre un tema delicado que viene afectando a la sociedad desde hace muchas décadas.

acoso-callejero

En países como Chile, Argentina, Colombia y Paraguay este tipo de acoso es una realidad cotidiana, siendo la población femenina la más vulnerable. En respuesta a ello, la mayoría están adelantando proyectos de ley mediante los cuales se intenta prohibir y sancionar este tipo de agresión.

En marzo de 2015 Perú se convirtió en el primer país de Latinoamérica en promulgar la Ley para Prevenir y Sancionar el Acoso Sexual en Espacios Públicos. Desde entonces las organizaciones de los demás países han puesto todos sus esfuerzos para demostrar que en verdad es una problemática que requiere control inmediato.

¿Qué se considera acoso sexual callejero?

acoso-mujer-calle

El acoso callejero, casi siempre de tipo sexual, es un comportamiento perpetrado tanto en espacios públicos como en espacios privados de acceso público (como centros comerciales). Este se da mediante actos verbales con comentarios ofensivos, pero también de forma no verbal mediante gestos o jadeo.

También se consideran acoso callejero conductas como:

  • Captación de material audiovisual sin consentimiento
  • Abordaje
  • Exhibicionismo
  • Masturbación
  • Persecución
  • Contacto corporal

Este afecta a hombres, mujeres, adolescentes y niños, pero está comprobado que las más expuestas a ser atacadas por este tipo de agresiones son las féminas, en especial en edades jóvenes.

Acoso sexual callejero en América Latina

acoso-callejero2

En gran parte de los países de América Latina es común que las mujeres vayan caminando por la calle y de repente escuchen un comentario sobre su belleza o sobre su cuerpo. Si bien algunos son de carácter poético y no ofensivo, la mayoría exceden el límite de palabras permitidas y pasan a ser algo realmente vulgar.

“Eres bella, mamita”, “con una así yo no duermo”, “tienes todo en su puesto” o “si te llevo no te devuelvo” son ejemplos de cómo muchos hombres venezolanos saludan a las chicas.

Para ocultar la intención sexual con este tipo de comentarios, muchos utilizan el término piropo, que en el diccionario está definido como “un dicho breve con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer”.

Pero la realidad es que el piropo y el acoso se dieron la mano y ahora se ha convertido en un problema a tratar porque son miles las mujeres que desean poder ir tranquilas por la calle sin tener que soportar esas palabras.

Chile es uno de los países que más registra este tipo de agresiones en los espacios públicos. De acuerdo con una  encuesta realizada por el Observatorio Contra el Acoso Callejero, en los últimos 12 meses 3 de cada 4 personas han sufrido acoso callejero en el país. De estos se registró un 85% de mujeres afectadas, frente  a un 55% de hombres.

En otros estudios, como el que realizó el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) de Chile, también se probó cuán grande es esta problemática: un 68% de las jóvenes chilenas y un 24%  de los chilenos de 15 a 29 años han sufrido acoso sexual callejero.

Y es que, a pesar de las luchas y la promoción de campañas contra esta clase de violencia, este país continúa siendo uno de los más retrasados en cuanto a la identificación y solución del problema, comparado con otros lugares de América como Colombia, México y Perú.

Sin embargo, un proyecto de ley con el que se pretende modificar el Código Penal para tipificar el acoso sexual callejero ya se encuentra en primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados, en la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia.

Así mismo, Argentina y Paraguay se han comprometido más con esta iniciativa, promoviendo campañas y proyectos de ley para prevenir y castigar esta modalidad de acoso.

En otros lugares de América ya están implementados programas para reducir este tipo de acoso, tales como  Viajemos Seguras y No te pases (en Ciudad de México), Yo viajo segura en el Metropolitano y Oye Varón (en Lima) y Una Rosa no se Roza (Bogotá).

Te puede gustar