Pizza sin gluten y sin levadura

Irene Peláez Díaz-Laviada · 6 mayo, 2015 · Última actualización: 7 enero, 2019 7 enero, 2019
Al no llevar gluten, levadura ni lactosa esta pizza también es muy recomendable para todos aquellos que, sin ser alérgicos, tengan dificultades para digerir estos alimentos

Hoy en día, ser alérgico a algún tipo de alimento es algo normalizado en la sociedad. Las alergias que más abundan son al gluten (celíacos), a los frutos secos o al huevo. También la sensibilidad o la intolerancia se encuentran ya muy visibilizadas, sobre todo al azúcar de la leche y derivados (intolerantes a la lactosa).

Estas precauciones alimentarias han de llevarse a raja tabla. Por eso, aquí presentamos algunas recetas de pizza sin gluten y sin levadura, apta para celíacos, intolerantes a la lactosa y alérgicos al huevo. Una buena opción para estas personas que desean tomar alimentos que, por lo general, tienen ingredientes que no pueden tomar. Pues bien, con esta receta se solucionaron tus problemas. ¡Qué aproveche!

Opción 1: Pizza sin gluten y sin levadura

Ingredientes (para 1 persona):

  • 120 g de harina de arroz
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de linaza molida
  • 150 ml de agua
  • ¼ cucharadita de zumo de limón
  • 1 tomate
  • Sal y condimentos

Procedimiento:

pizza masa coliflor

  • Lo primero que tienes que hacer es precalentar el horno a 230ºC. A continuación, prepara el molde engrasándolo con aceite de oliva o forrándolo de papel para hornear.
  • Mezcla la linaza con 1 ó 3 cucharadas de agua. Deja reposar 15 minutos aproximadamente hasta que la mezcla quede semiespesa.
  • Pon a hervir el agua y posa el tomate unos 30 segundos hasta que se le empiece a despegar la cáscara. Después tienes que sacarlo del agua, dejarlo enfriar y pelar con cuidado. ¡No te quemes!
  • Tras ello, has batir el tomate pelado y condimentarlo con sal, ajo, orégano, etc… Puedes añadirle más especias, dependiendo de tu gusto y el del resto de tus comensales.
  • A la mezcla de linaza con agua, agrega el resto del agua y el zumo de limón. Muévelo bien.
  • Aparte, tienes que mezclar la harina con el bicarbonato de sodio y la sal.
  • Después vete agregando a cucharadas la harina a la mezcla de linaza y remueve muy bien para que no queden grumos. Amasa hasta que se obtenga una bola que no se pegue ni al bol ni a las manos.
  • Poner la masa en el molde y aplanar la bola para formar la base de la pizza.
  • Sobre la masa, vierte la salsa de tomate preparada y pon los ingredientes según el gusto y condimentar. Recuerda que el aspecto de la pizza lo puede hacer más o menos apetecible, así que ¡esmérate en la decoración y distribución de la pizza para hacerla más deliciosa!
  • Pinta los bordes con aceite de oliva y hornea la pizza hasta que se hagan los ingredientes. Aproximadamente, unos 15 minutos. 

Opción 2: Pizza casera sin gluten

Ingredientes:

  • 300 g harina de maíz sin gluten
  • 15 g levadura fresca sin gluten
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 vaso de agua templada
  • Sal

Procedimiento:

mini pizzas hojaldre

  • Lo primero que tienes que hacer es diluir la levadura en un vaso de agua templada.
  • En otro bol, incorpora la harina y el agua con la levadura mezclando todo con una cuchara.
  • Añade la sal, el azúcar y un chorro de aceite. Mezcla hasta conseguir una masa homogénea.
  • En una superficie lisa y limpia, espolvorea harina y amasa bien la masa. Trata de que la masa no se te pegue en las manos, de ahí que la harina sea crucial para evitarlo.
  • Forma una bola y deja reposar en un bol tapado con film transparente durante 30 minutos aproximadamente en un lugar templado, hasta que doble su tamaño.
  • Pasado este tiempo, estírala de nuevo dándole forma de pizza con los bordes un poco elevados.
  • Coloca en una bandeja de horno y extiende sobre ella tomate frito y los ingredientes que desees. Puedes añadir jamón york o aceitunas, siempre que no lleven ningún tipo de ingrediente al que seas alérgico.
  • Hornea a 200ºC durante 10-12 minutos solo por debajo.

Cualquiera de estas dos opciones será válida para las necesidades alimenticias de los alérgicos al gluten, al huevo y los intolerantes a la lactosa. Podrás disfrutar de una deliciosa pizza sin tener que pensar en las consecuencias de después. Ambas recetas son sencillas de hacer y están buenísimas. ¿Cuál de las dos te ha gustado más? ¿Has añadido algún otro ingrediente estrella? ¡Haz las recetas y cuéntanos tu experiencia y la de tus invitados! Esperamos que os guste.