¿Qué es la placenta? ¿Cómo funciona?

Edith Sánchez · 19 julio, 2018
Diversas culturas en el mundo le han otorgado un valor sagrado a la placenta, ya que es, por así decirlo, el primer hogar del ser humano.

La placenta es un órgano de importancia vital para la protección y el desarrollo de una nueva vida. Por eso no es gratuito que se le haya rendido culto en diversas culturas y tiempos. Incluso hoy en día se le atribuyen propiedades extraordinarias en la cosmética.

La apariencia de la placenta causa impresión en muchas personas. Hay una gran cantidad de padres que presencian el parto y llegan a desmayarse cuando la nueva madre expulsa la placenta. Sin embargo, también es el símbolo por excelencia de la vida.

La placenta es el órgano que, junto con el cordón umbilical, permite la conexión directa entre la madre y el feto. La palabra viene del latín y significa “torta plana”, o “torta circular”, debido a su apariencia.

¿Qué es la placenta?

La placenta es un órgano de apariencia redondeada, que está presente exclusivamente en las mujeres embarazadas. Tiene entre 15 y 20 cm de diámetro y, en promedio, unos 2 cm de grosor. Se encuentra en la primera capa del útero, e incluso detrás. Este órgano tiene un color rojo azulado y un peso de unos 500 gramos. Presenta dos caras:

  • Cara materna. Está anclada a la superficie interior del útero. Tiene una apariencia rugosa, carnosa y con protuberancias.
  • Cara fetal. Forma parte de la bolsa amniótica. Podría decirse que es la parte de la placenta que “ve” el bebé. Tiene una superficie lisa, con muchas venas y arterias que finalmente forman el cordón umbilical.

La placenta se implanta en la cavidad uterina y queda fijada allí. Durante la gestación, el útero es como un globo que se infla. Por eso la placenta puede desplazarse y cambiar de ubicación, pero siempre dentro de ese órgano.

Descubre: Qué dieta es adecuada para la etapa de embarazo

Conformación y evolución de la placenta

La placenta nace, crece y muere. Se forma a partir del óvulo y el espermatozoide, las mismas células que darán origen al nuevo ser. Comienza a formarse en la segunda semana del embarazo. Es un órgano cambiante, que va evolucionando a medida que avanza la gestación.

Las transformaciones más grandes se dan durante los primeros 4 meses de embarazo. El principal cambio es un gran aumento de tamaño en la placenta. Después no presenta modificaciones significativas.

El periodo de vida de la placenta es de 42 semanas. A partir del séptimo mes comienza a envejecer. Pierde capacidad de regeneración y presenta unas manchas blancas. Tras el parto, este órgano es expulsado del cuerpo de la madre. A esto se le llama alumbramiento.

Quizá te interese: ¿Cuáles son los efectos del herpes genital en una mujer embarazada?

Funcionamiento de la placenta

La placenta contiene varios cotiledones o núcleos originarios, que son como compartimentos. Estos, a su vez, contienen una multitud de vellosidades. Cada vellosidad es un capilar sanguíneo que está rodeado de un pequeño lago de sangre materna.

La pared de cada vellosidad se comporta como si fuera un filtro. Permite que haya intercambio entre la sangre materna y la sangre fetal, sin que las dos entren en contacto directo. Lo que sí permite es que los nutrientes y los desechos se intercambien sin problema.

Funciones de la placenta

Se dice que la placenta es un órgano prácticamente perfecto. Su arquitectura y su manera de funcionar, conforman una estructura ideal para hacer posible la vida. Es un escudo protector que nutre y permite un intercambio saludable del feto con la madre y con el mundo. Las principales funciones de la placenta son:

  • Función de intercambio. Básicamente permite el paso de algunas moléculas y evita el de otras. Transporta los nutrientes y es fundamental en la función respiratoria. Permite la llegada de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono en el feto.

  • Función inmunológica. Esta función se desarrolla en dos sentidos. Por un lado, impide que el organismo perciba al feto como un cuerpo extraño y lo ataque. Por otro lado, sirve de barrera para el feto frente a las bacterias que provienen del exterior.
  • Función endocrina. Una de las funciones de la placenta es la de sintetizar varias hormonas como el estradiol, la progesterona, etc. Estas influyen decisivamente sobre el desarrollo fetal.

La función endocrina es una de las más importantes. Por ejemplo, la placenta genera una hormona llamada gonadotrofina coriónica. Esta es fundamental para que el embarazo evolucione correctamente.

De la misma manera, al generar diversas hormonas sexuales femeninas, se hace posible la implantación definitiva del embrión en el útero. También prepara el cuerpo de la madre para la lactancia. A su vez, contribuye a mantener el equilibrio en el metabolismo de la madre durante la gestación.

  • Cross JC. How to make a placenta: mechanisms of trophoblast cell differentiation in mice--a review. 2005 Apr;26 Suppl A:S3-9.
  • Williams Obstetrics, 18th Edition, F. Gary Cunningham, M.D., Paul C. MacDonald, M.D., Norman F. Grant, M.D., Appleton & Lange, Publishers.
  • Gudea, N. M.; Roberts, C. T.; Kalionisa, B. & King, R. C. Growth and function of the normal human placenta. Thrombosis Research, 114:397-407
  • Prieto, R.; Matamala, F. & Rojas, M. Características morfológicas y morfométricas de la placenta de término, en recién nacidos pequeños para la edad gestacional (PEG) en la ciudad de Temuco-Chile. Int. J. Morphol., 26(3):615-21