Plan de ataque contra la celulitis

Para mejorar nuestros problemas de celulitis, debemos practicar ejercicio a diario y consumir dos litros de agua, así como infusiones con propiedades diuréticas para eliminar líquidos.

Muchas personas se preguntan si es posible tener un plan de ataque contra la celulitis, esa molesta alteración de la piel que se produce cuando hay acumulación de grasa o problemas en la circulación sanguínea y en el sistema linfático.

Aunque no existen soluciones milagrosas para hacerle frente, si estás dispuesta a hacer los esfuerzos  para combatir la celulitis, no te pierdas el siguiente plan para ganarle la batalla. Pero antes, descubramos por qué se produce.

¿Qué origina la celulitis?

La acumulación de toxinas y desechos, así como la retención de líquidos, son desencadenantes de este problema estético que se divide en tres tipos: celulitis blanda, celulitis dura y la más conocida, esclerótica o piel de naranja.

Se estima que entre un 85 y 90% de las mujeres experimentan algún grado de celulitis después de la pubertad ya que, además, se produce por los cambios hormonales. De hecho, aunque es más frecuente en las personas con obesidad, también afecta a las personas delgadas.

Las partes del cuerpo más afectadas por la celulitis son las caderas, los muslos y nalgas, aunque en algunos casos también puede afectar el abdomen.

Quizás te interese: Cómo emplear la semilla de aguacate en el tratamiento de la celulitis

La exfoliación: primer paso de tu plan de ataque contra la celulitis

Uno de los primeros pasos para conseguir una piel más lisa, suave y libre de celulitis, es exfoliar como mínimo una vez por semana.

Exfolición de la piel.

A través de la exfoliación es posible eliminar las células que se acumulan en la piel, activar la renovación celular e incrementar el efecto del producto anticelulítico.

¿Cómo puedo exfoliar mi piel?

En este caso, debes emplear un exfoliante comercial o natural bajo la ducha y aplicarlo siempre mediante masajes circulares para potenciar sus efectos.

Además, al terminar la ducha, has de dirigir un chorro de agua fría a las piernas, muslos y nalgas, primero a un lado y después al otro.

Haz lo mismo con agua caliente y finaliza con agua fría. Este truco aumenta la circulación sanguínea, facilita el drenaje y es útil para mejorar el metabolismo para quemar grasa.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo hacerte tus exfoliaciones naturales y originales

Masaje + un producto anticelulítico

El segundo paso de tu plan de ataque contra la celulitis pasa por los masajes. Todos los días, después de la ducha habitual, haz uno sobre las zonas afectadas por la celulitis. Su duración será de unos 5 minutos y deberá realizarse utilizando un guante de crin y mediante movimientos circulares en dirección al corazón.

Masaje sobre la piel.

Con este tratamiento, contribuirás a aumentar la circulación sanguínea, relajar los tejidos y activar el flujo linfático.

Tras esto, aplícate un producto anticelulítico en todas las zonas afectadas, siempre haciendo masajes circulares hasta que absorba por completo.

En el mercado se pueden conseguir cremas, lociones o gel anticelulítico. No obstante, también se pueden utilizar ingredientes naturales como el aceite de almendras o de coco.

Echa un ojo a: Bebida medicinal de linaza para combatir la celulitis y mejorar la salud de la piel

Dieta saludable

Algo que necesario en un plan de ataque contra la celulitis es una alimentación saludable que contribuya a quemar grasa, combatir la flacidez y eliminar esos rollitos que se forman en el abdomen y las piernas.

Dieta saludable frente a la celulitis.

El agua es el líquido por excelencia que no te puede faltar en un plan de alimentación sano. Así pues, en lo posible procura beber dos litros al día y complementarlo con el consumo de té verde, diente de león y cola de caballo que, por sus propiedades diuréticas, contribuyen a luchar contra la celulitis.

¿Qué alimentos debo incluir en mi dieta para combatir la celulitis?

Evita el consumo de azúcar blanco y las harinas refinadas que producen un efecto que frena la capacidad del cuerpo para quemar grasa.

También trata de no consumir sal de manera excesiva, ya que es la causa principal de la retención de líquidos y otros problemas de salud.

Además de reducir la ingesta de alimentos poco saludables, debemos incrementar el consumo de: 

  • Verduras
  • Ensaladas
  • Fruta fresca y frutos secos
  • Cereales integrales con toda su fibra
  • Aceites vegetales como el aceite de oliva
  • Pescado azul
  • Carnes magras

Lee también: 10 alimentos antiinflamatorios que deberías incluir en la dieta habitual

Actividad física

Uno de los mejores remedios para hacerle frente a la celulitis y mejorar la calidad de vida en general es la práctica diaria de algunos ejercicios.

Comienza con ejercicios suaves

Personas realizando actividad física.

Aunque hay algunas rutinas que son extenuantes y de alto impacto, no siempre te tienes que someter a una de ellas para obtener buenos resultados. Una buena opción es iniciar con 30 minutos de ejercicio al día, incluyendo algunos como:

  • Correr suave
  • Caminar
  • Nadar
  • Montar en bicicleta
  • Subir y bajar escaleras
  • Saltar a la comba
  • Practicar zumba

Del mismo modo, si por alguna razón tienes que permanecer mucho tiempo sentada, procura sacar algunos minutos para hacer sencillos ejercicios de estiramiento que contribuyan a mejorar la circulación y evitar que todo el peso recaiga sobre las piernas.

Te puede ser útil: Tratar la celulitis con alcohol de romero

Más tarde, añade ejercicios más intensos

Cuando tengas un mejor estado físico, puedes empezar a considerar una rutina que incluya la práctica de ejercicios localizados como:

  • Sentadillas
  • Estocadas
  • Levantamiento de piernas
  • Elevación de pelvis
  • Abdominales
  • Lagartijas

Por último, recuerda evitar el uso de ropa demasiado ajustada, ya que también influye en la aparición de la celulitis.

¿Has tomado ya nota de los pasos a seguir para elaborar tu plan de ataque contra la celulitis? No dudes en ponerlos en práctica. ¡Ya verás cómo pronto notarás una mejoría! De no ser así, no dudes en visitar a un médico especialista.

  • Raff, A. B., & Kroshinsky, D. (2016). Cellulitis a review. JAMA - Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.2016.8825
  • Swartz, M. N. (2004). Cellulitis. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMcp031807
  • Vijayalakshmi, B., & Ganapathy, D. (2016). Medical management of cellulitis. Research Journal of Pharmacy and Technology. https://doi.org/10.5958/0974-360X.2016.00422.4