Plan de hoy para dejar de fumar: ¿Empezamos?

Además de aliviar el síndrome de abstinencia, gracias al regaliz supliremos esa necesidad psicológica de tener algo en la mano o en la boca

Dejar de fumar no es fácil y, a pesar de que lo hayas intentado en numerosas ocasiones, es muy posible que no hayas podido superar esos complicados síntomas de abstinencia que suelen variar mucho de persona a persona.

Hay quien siente ansiedad, ira, decaimiento, otros sufren problemas de sueño y sensación continua de hambre, otros notan cómo les cambia el humor….

Otro aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de dejar de fumar es que a los efectos de la abstinencia hay que hacer sumarles también a esas situaciones asociadas al hábito del tabaco.

Puede ser al despertarnos por la mañana y recurrir a ese necesitado cigarrillo, al reunirnos con determinados amigos y familiares que también fuman, o esa costumbre de “descansar” en el trabajo para salir unos minutos a fumar.

Mantener el control y estar motivados es algo fundamental. Tu cuerpo se ha habituado a esas dosis regulares de nicotina, pero va a ser tu mente quien le diga con firmeza que va a tener que vivir sin ella, porque deseas ganar en calidad de vida, en longevidad y en salud junto a los tuyos.

¿No son bastantes estímulos para querer dejar de fumar? Empecemos hoy mismo. Veamos qué plan tenemos en este día para conseguirlo.

1. Hacer frente al primer pensamiento del día

Regaliz

Los fumadores suelen comentar que uno de los momentos más duros a los que hacer frente es cuando despiertan por las mañanas. De inmediato, sienten el síndrome de abstinencia y recurren al primer cigarrillo del día con el que relajarse.

  • Sabes que eso va a ocurrir, así que lo que vamos a hacer nada más despertar es mantener la fuerza de voluntad y recurrir a unas nueces que dejaremos en la mesilla para llevárnoslas de inmediato a la boca y  “mantenerla ocupada”, o incluso a una raíz natural de regaliz.
  • Debido a su sabor fuerte, el regaliz actúa como un buen mediador para aliviar el síndrome de abstinencia.
  • Evita tomar café, a no ser que lo necesites para despejarte, pero debes saber que esta bebida suele asociarse con el tabaco y que, a su vez, incrementa la ansiedad.
  • Empieza el día con un tazón de avena. Es relajante y nos ofrece adecuadas vitaminas y minerales a la vez que equilibra nuestro sistema nervioso.
  • Puedes tomarte una infusión de manzanilla o una valeriana. Como ya sabes, la fitorapia es siempre una excelente ayuda para dejar de fumar.

Te recomendamos leer: Los efectos de las emociones y pensamientos negativos en nuestro cuerpo

2. Eliminar el olor a tabaco de la casa

Es una estrategia no solo higiénica sino también simbólica para visualizar esa “liberación”, esa voluntad por eliminar todo rastro de nicotina de nuestra vida.

  • Hoy has decidido dejar de fumar, así que podemos empezar, por ejemplo, con lavar toda esa ropa que huela a tabaco, así como las cortinas o todo aquello de tu hogar donde haya podido quedar impregnado el olor a nicotina.
  • Si sueles fumar en el coche, sería necesario también que limpiásemos las tapicerías y todo aquello que veamos con el clásico “tono amarillo”. ¡Es higiénico y liberador!

3. Pequeños tentempiés a lo largo del día y alimentos nuevos que experimentar

receta-comida-sushi

El síndrome de abstinencia te va a visitar a lo largo de toda la jornada, así que nuestra estrategia básica va a ser engañarlo, disuadirlo y hacerle frente con una clara voluntad.

Para ello vamos a recurrir a pequeños tentempiés que no nos hagan subir de peso pero que, a su vez, sacien nuestra ansiedad. Toma nota de cuáles son:

  • Una manzana verde con piel
  • Bayas de goji
  • Bayas de açai
  • Nueces
  • Almendras
  • Chocolate negro
  • Ensaladas de espinacas, con trocitos de piña, nueces y aceite de oliva
  • Trocitos de papaya con uvas
  • Un yogur blanco natural
  • Unos dátiles
  • Medio aguacate
  • Pan de centeno

Otro recurso muy adecuado para combatir el síndrome de ansiedad y olvidar un poco nuestra necesidad por fumar es dedicarle un poco más de tiempo a la cocina y experimentar con sabores nuevos, con alimentos que no conocíamos.

Son estímulos nuevos que van a despertar el interés de nuestros sentidos, despistando así el síndrome de abstinencia.

  • Las algas, por ejemplo, son un recurso natural tan sano como adecuado para reducir la ansiedad. Son ricas en hierro, yodo y triptófano y nos ofrecen muchas posibilidades a la hora de cocinarlas.
  • Recurre a los arroces integrales, al arroz basmati o a diferentes especialidades que ofrezcan a tus platos nuevos y ricos sabores. Son saciantes, y si además disponen de granos enteros o fibra, reducen también la ansiedad.
  • No olvides lo saludables que son los pescados frescos como el salmón. Puedes, por ejemplo, prepararte platos orientales como el clásico sushi. Disponen de sabores muy intensos a la vez que se alzan como opciones muy saludables.

Lee también: ¿Cuáles son los beneficios de las algas para la salud?

4. Nuevas actividades en tus rutinas

yoga2

Tu propósito es dejar de fumar y hoy ya has puesto en marcha tu plan, ese que tendrá como principal objetivo olvidar que tu cuerpo necesita esa dosis de nicotina.

Al igual que nos estamos esforzando por comer mejor e innovar un poco en la cocina para encontrar sabores nuevos y estimulantes, vamos a hacer lo mismo en nuestra rutina:

  • Apúntate a clases de yoga para poder relajarte y ejercitar tu cuerpo.
  • Apúntate a clases de baile o algún deporte que ponga en marcha tu organismo y te ayude a “liberar” la ansiedad.
  • Dedícate varios instantes a lo largo del día para “desahogar” esa inquietud: sal a caminar, a nadar, haz actividades nuevas que antes no practicabas y que desvíen tu atención.
  • Adquiere aficiones que te motiven y que te sean interesantes, y sobre todo, evita pasar mucho tiempo con personas fumadoras.

¡Busca espacios y gente más sana!