Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil!

Mientras que las cebollas debemos regarlas a diario, a los ajos les basta con una vez a la semana. En solo 6 meses podremos disfrutar de nuestra propia cosecha

¿Por qué no tener en casa nuestra propia plantación de ajos y cebollas? Basta con que dispongas de un pequeño balcón y unas cuantas macetas para que con el tiempo, y un con un poco de ayuda por tu parte, puedas disfrutar de estos tesoros de la naturaleza tan buenos para nuestro salud y nuestras comidas.

Los cultivos orgánicos en el hogar son cada vez más frecuentes. Si dispones de tu propio jardín será sin duda algo ideal, no obstante, tampoco vamos a renunciar a nuestro pequeño suministro de ajos y cebollas solo porque vivamos en la gran ciudad y en un piso.

Estamos seguros de que te va a encantar esta idea, y de que tus hijos se divertirán muchísimo ayudándote. ¿Empezamos?

1. Cómo plantar cebollas en casa

Cebollas-en-casa

Cultivar cebollas en casa es realmente sencillo. No importa la variedad que elijas, todas pueden crecer en una maceta y nos van a ofrecer excelentes resultados en poco más de 6 o 7 meses. Solo tienes que seguir estos sencillos consejos.

¿Qué necesito?

  • Semillas de cebolla o bulbos, lo que tú desees. Las cebolla suelen plantarse en primavera, sobre marzo o abril (septiembre u octubre, si vives en el hemisferio sur).
  • La maceta o macetas (depende del espacio que tengas en tu balcón o terraza) debe tener unos 30 cm de profundidad y otros 30 cm de ancho. En cada maceta puedes plantar dos cebollas, es decir, puedes poner varias semillas o dos bulbos.
  • Elige una tierra que esté suelta y mezclada con fertilizante natural.

Preparación

  • Lo primero será preparar bien la tierra de las macetas, no debe ser muy terrosa ni tampoco arenosa. Lo mejor es que esté muy suelta para que la cebolla pueda crecer sin “presiones” y que tenga siempre la posibilidad de encontrar adecuados nutrientes, que le habremos aportado gracias al fertilizante natural.
  • Si eliges plantar semillas, deberás introducirlas a una profundidad de 2,5 cm. También es importante tener en cuenta que, en este caso, siempre será adecuado dejarlas en el interior de casa durante al menos un mes, hasta que el esqueje de la cebolla haya salido ya al exterior. Una vez veas que la planta ya asoma por el exterior de la tierra, puedes sacar la maceta al balcón o la terraza.
  • Si eliges plantar las cebollas en bulbos, planta dos por maceta y también a una profundidad de 2,5 cm. En este caso, puedes dejar la maceta en el exterior.
  • A las macetas les debe dar el sol a diario, para que la cebolla crezca con fuerza y vitalidad. Necesitan el sol primaveral y una temperatura cálida. Tampoco olvides regarlas un poco cada día.
  • Al cabo de los meses, cuando veas que los tallos tienen ya un color verde intenso, la cebolla ya estará lista para ser cosechada. No será muy grande, pero el sabor será simplemente delicioso. Como curiosidad te diremos también que, para evitar que las cebollas se vean afectadas por algunas plagas, suele plantarse entre ellas rábanos. ¡Es muy buena idea!

2. Cómo plantar ajos en casa

ajos-germinados

Ya tienes tu maceta lista para que crezcan las cebollas,así que ahora vamos a preparar otras más con ajos para poder disfrutar de estos dos alimentos medicinales tan básicos en nuestro día a día. ¿Qué es lo que deberemos tener en cuenta para poder disfrutar de una buena cosecha de ajos? ¡Toma nota!

¿Qué necesito?

  • 1 cabeza de ajos
  • 1 maceta de 20 cm de profundidad y 20 cm de amplitud
  • Tierra enriquecida con fertilizantes naturales

Preparación

  • La mejor época para plantar ajos es en primavera o en verano. Al igual que las cebollas, necesitan el calor de la luz del sol para germinar de modo óptimo, así que no tengas miedo de dejar las macetas en tu terraza o en el balcón.
  • Lo primero que haremos será agarrar esa cabeza de ajos e ir separándolos uno a a uno. Muy fácil.
  • El segundo paso es preparar ya la maceta. Para ello, colocaremos en primer lugar un drenaje adecuado en el fondo, para que el agua restante pueda salir con facilidad cada vez que reguemos las macetas. Lo más habitual es poner unas pequeñas piedras como, por ejemplo, la clásica gravilla.
  • Ahora vamos a introducir ya los dientes de ajo en la maceta, y lo haremos de una forma muy específica: a 10 centímetros de profundidad y con la parte puntiaguda apuntando hacia arriba. ¡Es muy importante!
  • En una misma maceta puedes poner varios ajos, siempre y cuando queden a una distancia de 8 centímetros uno de otro.
  • Finalmente, pondremos la maceta donde le dé la luz directa del sol, tal y como te hemos señalado antes.
  • No te preocupes por regar los ajos cada día, la humedad no es buena para ellos y basta con que lo hagas una vez por semana.
ajo y cebolla tomylees

Al cabo de unos 6 o 7 meses, tendrás tu cosecha de ajos y cebollas, todo un tesoro de propiedades de las que podrás disfrutar del modo más sencillo y entretenido. Además, cuentas con la seguridad de que el cultivo se ha llevado a cabo en las mejores condiciones y totalmente orgánico.

¿Nos ponemos manos a la obra?

Categorías: Curiosidades Etiquetas: