Las 8 mejores plantas medicinales para el corazón

La combinación de melisa y valeriana es muy recomendable para cuando padecemos ansiedad o nervios, ya que nos ayudan a relajarnos, regulan la circulación y son cardiotónicas

Los beneficios que nos aportan las hierbas medicinales son infinitos. Siempre son un buen recurso, un apoyo en nuestro día a día que vale la pena conocer. Además, existen muchas opciones en la naturaleza para cuidar de nuestro corazón-

En este artículos compartimos desde aquellas que nos relajan para evitar palpitaciones, pasando por las que regulan la tensión hasta las que reducen el colesterol. Además, muchas son antioxidantes, un excelente tesoro que te invitamos a conocer.

Hierbas medicinales para nuestro corazón

Para empezar, la mayoría de plantas que te vamos a presentar son fáciles de encontrar. Es común adquirirlas tanto en farmacias como en herboristerías.

Sus propiedades son muy conocidas. De todos modos, ante cualquier duda recuerda que siempre puedes preguntar a tu médico. No obstante, tomar estas infusiones no te exime por ejemplo de dejar tu propia medicación. Estas plantas son solo un magnífico complementos que nos pueden ayudar en nuestro día a día.

Comentarte también que la siguientes infusiones puedes endulzarlas con miel de abejas. Ya sabes que la miel, por su parte, es un complemento excelente para las afecciones del corazón. Lo ideal además es que tomes aquella que más sea de tu gusto, unas dos veces al día.

Cola de caballo

Cola de caballo para el corazón

Sin duda, una de las hierbas que más nos permiten mejorar nuestra circulación. ¿Qué es lo que puede hacer por ti la cola de caballo? Nos evita el endurecimiento de las arterias (arterioresclerosis) debido a la acción de los lípidos. Si consumes de manera habitual cola de caballo encontrarás una gran mejora en tu circulación.

¿Cómo prepararla?

  • Basta con media cucharadita de hierba de cola de caballo.
  • Para empezar, hervir una taza de agua y permitir que llegue a ebullición.
  • Después, dejar que repose 5 minutos. Puedes tomarla dos veces al día.

Espino blanco

Espino blanco para el corazón

Las propiedades del espino blanco son conocidas desde la antigüedad. Cuida de nuestras venas y arteriasdispone de propiedades vasodilatadoras, regula las taquicardias, las arritmias y nos aporta además una sensación sedante y relajante. Por tanto, es un gran remedio para el corazón.

¿Cómo prepararla?

  • Introducir una cucharada de sus flores y sus hojas.
  • También encontrarás la infusión ya preparada en bolsitas, así que no hay problema.
  • Se recomienda tomar dos tazas diarias de modo regular. Notarás los resultados.

Romero y ruda

Romero para el corazón

Estas plantas, tanto el romero como la ruda, poseen magníficas propiedades para reactivar la circulación y ponerla a niveles normales. Tampoco debes tener problema en encontrarlas en tu herboristería o tienda natural.

Los beneficios de estas dos plantas combinadas son también muy conocidas por la medicina tradicional. Es una mezcla muy adecuada para regular nuestra tensión en caso de tenerla alta y para cuidar el corazón.

¿Cómo prepararla?

  • En primer lugar, poner una cucharada de cada hierba por cada medio litro de agua.
  • Dejar hervir por 15 minutos, luego apagar el fuego y dejar que repose unos 5 minutos más.
  • Después, no tienes más que colarlo y beberte una taza al levantarte y otra al acostarte. ¡Notarás los resultados!

Melisa y valeriana

Melisa para el corazón

La combinación de estas dos plantas es ideal para evitar palpitaciones. En esos instantes en que estás muy nerviosa, llena de ansiedad o que incluso te sientes mareada, esta infusión te va a permitir relajarte e incluso ayudarte a descansar mejor.

Estas dos plantas son calmantes del sistema nervioso y protegen el corazón. Al mismo tiempo que regulan la circulación, combaten el insomnio y se alzan como excelentes cardiotónicos.

¿Cómo prepararla?

  • De seguro que ya las has tomado por separado alguna vez. Es el momento de combinarlas. En especial, antes de acostarte o cuando llegues a casa.
  • Basta con utilizar una bolsita de cada planta, una de melisa y otra de valeriana.
  • Llevarlas a ebullición con una taza de agua. ¡No olvides endulzarlas con una cucharada de miel!

Hamamelis y té verde

Té verde para el corazón

¿Sorprendida? Es posible, pero no lo dudes, esta combinación se alza como un remedio excelente para reducir el colesterol y disponer de un buen aporte de antioxidantes. Y no solo eso, también nos ayudan a bajar los niveles de azúcar en sangre.

Como puedes ver se trata pues de una infusión imprescindible que no debes perder la oportunidad de probar. Introdúcela a diario en tu dieta, al menos dos veces al día. ¿Qué tal si empezamos nuestros desayunos con una buena taza de té verde con hamamelis?

¿Cómo prepararla?

  • Una bolsita de té verde y una de hamamelis. Ponerlas en agua hirviendo y dejar que reposen cinco minutos.
  • Después, utilizar la miel como endulzante.
  • Por último, como siempre en el ritual de las infusiones, tómate unos minutos de descanso para degustarlas. Lo más importante es ser constante y disfrutar de ellas a diario.